Thursday, June 23, 2016

ALGÚN DÍA

 
Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York
Algun día, los países que hoy se desentienden del clamor de un pueblo hambriento, sometido a un gobierno que no entiende razones, van a tener que reconocer sus culpas.
En algún momento, en una de las tantas vueltas de la Rueda de la Historia, los miembros de los gobiernos que pudieran  poner freno hoy y enderezar el destino de los venezolanos, van a tener que agachar sus  cabezas y pedir perdón por sus pasadas equivocaciones.
Frente a las atrocidades  de cada guerra los dirigentes en el mundo se golpean el pecho y juran que no ocurrirán más conflictos de esta clase, en que los más débiles han sido golpeados y exterminados por los más fuertes.
Lo han prometido con un "nunca más", luego de conocerse los horrores del Holocausto.
Sin embargo, lo que está ocurriendo en Venezuela tiene los mismos visos de hambre y devastación ocurridos hace más de cincuenta años. Están muriendo diariamente niños, mujeres y hombres enfermos, que no pueden obtener medicinas. El pueblo es atacado por el hampa incontrolable y debe buscar en la basura como alimentarse.
 Después de las atrocidades de los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial, el mundo no podía creer que lo que ocurrió en ese conflicto hubiera podido acontecer. "Nunca Más", juraba.
¿Cuáles van a ser las disculpas y las promesas, cuando el horror de Venezuela termine, de una forma u otra? 

No comments:

Post a Comment