Monday, May 23, 2016

EL MENSAJERO DEL DIABLO


Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York
El gobierno cubano está maniobrando, con lo poco que le queda en materia de aliados, para sostenerse en la dirección de la fragmentada política izquiedista de la región y en su propia sobrevivencia.
Raúl Castro empleó a su último partidario incondicional, el presidente de Bolivia Evo Morales, como directo recadero para enviar mensajes, ya que teme que sus conversaciones telefónicas estén interferidas por Estados Unidos.
Por esto, las comunicaciones de los planes se hacen llamando a Morales para que viaje de La Paz a la Habana, para darle precisas instrucciones, que luego el mandatario boliviano ha transmitido directamente al asediado presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
Las medidas son desesperadas, en un panorama donde los aliados han desaparecido uno por uno, como lo ha sido la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en Argentina y Dilma Rousseff en Brasil.
Hoy sólo quedan Rafael Correa, tratando de sobrevivir sus propias crisis políticas y el terremoto; y Nicolás Maduro, en serios aprietos en Venezuela frente al Revocatorio, que lo pretende sacar del poder.
Para La Habana, lo único que cuenta en materia de socios es el chorro de petróleo proveniente de Venezuela, unos 90.000 barriles diarios, que no han mermado pese a la crisis que vive la nación bolivariana, pero que corren serio peligro de desaparecer si hay cambios en el gobierno de Miraflores. De ahí el pánico silencioso, pero real, de la cúpula gobernante cubana frente a esta posibilidad.
La Habana ha movido todos sus resortes en estos días, procediendo a la humillante llamada a Evo Morales para que acudiera a Cuba, bajo el pretexto de analizar "el proceso de integración progresiva de nuestros pueblos".
El remate de la visita del boliviano fue la imposicion de la orden José Martí, ya conferida previamente a Nicolás Maduro. Evo Morales procedió también, como era de esperar, a visitar al Ilustre Comandante Fidel Castro lo que conllevó grandes titulares y artículos en la prensa oficialista cubana:
"Fidel y Evo rememoraron momentos trascendentales del proceso de integración progresiva de nuestros pueblos y el papel que desempeñaron , particularmente, Hugo Chávez y Cristina Fernández de Kichner; dialogaron sobre los vínculos de hermandad y colaboración crecientes entre nuestros dos países; intercambiaron acerca de los acontecimientos que tienen lugar en América Latina, los esfuerzos imperialistas por revertir el movimiento político y social en nuestra región americana". 
De La Habana, Evo Morales partió como el Mensajero Oficial, a Caracas, donde se reunió con Nicolás Maduro y le dio a conocer directamente, las instrucciones emanadas del propio Raúl Castro.
 En medio del hambre de la población, saqueos de mercados y el hampa desbordada, las directrices secretas al gobernante de Miraflores son -entre otras- que resista, porque su futuro y el del gobierno de La Habana dependen de su fortaleza.

No comments:

Post a Comment