Saturday, April 2, 2016

ZIMBA-ZUELA


'The Economist': La Venezuela de hoy parece Zimbabue hace 15 años




Supermercados en Venezuela y Zimbabue. (THE ECONOMIST)
¿Va Venezuela por el camino de Zimbabue? El Fondo Monetario Internacional prevé que la inflación alcance este año el 720% en el país sudamericano, una cifra que Zimbabue sobrepasó en la década pasada, advierte la revista británica The Economist.
Ambos países son culturalmente muy distintos pero los paralelos políticos son ominosos, señala. Enumera unos cuantos:
Los dos "han sufrido bajo carismáticos líderes revolucionarios". El nonagenario Robert Mugabe gobierna Zimbabue desde 1980. Hugo Chávez dirigió Venezuela desde 1998 hasta su muerte. Su sucesor elegido a dedo, Nicolás Maduro, continúa sus políticas, aunque no cuenta con ninguna de las habilidades de Chávez o Mugabe, indica la publicación.
El dictador africano expropió sin compensaciones grandes extensiones de tierra con producciones comerciales, destruyendo la mayor industria del país. Chávez confiscó empresas a capricho, y a veces en directo por televisión, recuerda.
El fallecido presidente venezolano despidió a 20.000 trabajadores de la estatal Petróleos de Venezuela, para reemplazarlos por 100.000 empleados leales pero incompetentes, algunos de los cuales fueron puestos a coser camisetas revolucionarias, critica The Economist.
Mugabe perdió un referendo en 2000, pero amañó la elección para mantener a la oposición fuera del poder. Los chavistas perdieron las elecciones parlamentarias en diciembre pasado, pero han usado su control de la Presidencia y el Tribunal Supremo para neutralizar a la oposición, añade.
La revista británica menciona asimismo que mientras Mugabe formó "una milicia de gentuza (veteranos de guerra)", para intimidar a sus oponentes, Chávez reclutó bandas de barrios pobres, los llamados "colectivos", para aterrorizar a los suyos. El 5 de marzo gánsters en motocicletas rodaron alrededor de la Asamblea Nacional (controlada por la oposición) y pintaron con spray en sus paredes slogans progubernamentales como "Chávez vive". La policía permaneció mirando.
No obstante, para The Economist la similitud principal entre los dos regímenes es su "ineptitud económica": Los dos creen que las fuerzas del mercado deben ser dirigidas como soldados en una parada militar, dice la publicación. En ambos casos los resultados son similares: carencias, inflación y una caída del nivel de vida.
Mugabe, quien como los chavistas dice tener gran preocupación por los pobres, fijó los precios de productos de primera necesidad a principios de la década pasada para hacerlos "asequibles". Pronto de desvanecieron de los estantes. Las subvenciones que se supondría hicieran funcionar los controles de precios han sido a menudo robadas en ambos países. Antes que ofertar los productos al precio oficial, los proveedores han preferido venderlos en el mercado negro.
Durante mucho tiempo, Mugabe ha culpado de los problemas económicos del país a especuladores, traidores, imperialistas y homosexuales, señala la publicación. Maduro no culpa a los gays, pero insiste en que los capitalistas locales y sus aliados estadounidenses están librando una "guerra económica" en Venezuela. Esto es absurdo: en los dos países los ataques a la economía han provenido de los propios gobernantes, considera la revista.
Por el tipo de cambio oficial más sobrevalorado, un dólar americano cuesta 10 bolívares. En el mercado negro el mismo dólar se vende a 1.150 bolívares. Zimbabue abandonó su desvalorizada moneda cuando la inflación mensual alcanzó un porciento de 80 billones en noviembre de 2008. Ahora el país africano usa el dólar estadounidense y otras monedas extranjeras.
Los ingresos reales en Zimbabue se redujeron en dos tercios entre 1980 —cuando se hizo cargo Mugabe— y 2008. Se han recuperado parcialmente gracias a la dolarización y al desmantelamiento de algunas de las políticas del disparatado anciano.
Para Venezuela, dice The Economist, la lección es clara: Si fracasa en encontrar un modelo mejor que el de Mugabe, las cosas solo empeorarán. Los opositores venezolanos están dispuestos a cambiar el rumbo. La falta de ideas de Maduro les da la oportunidad.

No comments:

Post a Comment