Sunday, April 10, 2016

PERÚ: ELECCIONES

Perú elige un nuevo presidente, con Keiko Fujimori como favorita

La hija de Alberto, ex mandatario, encabeza todos los sondeos de votación, pero no le bastaría para asegurar el triunfo en primera vuelta Casi 23 millones de peruanos están convocados a elegir hoy al sucesor de Ollanta Humala, en una votación en la que Keiko Fujimori parte como favorita entre los 10 candidatos, pero no alcanzaría a ganar la presidencia en primera vuelta según los sondeos.

Pedro Pablo Kuczynski, Keiko Fujimori y Verónika Mendoza, candidatos a la Presidencia de Perú

Casi 23 millones de peruanos están convocados a elegir hoy al sucesor de Ollanta Humala, en una votación en la que Keiko Fujimori parte como favorita entre los 10 candidatos, pero no alcanzaría a ganar la presidencia en primera vuelta según los sondeos.
El proceso llega a su fecha clave con varios sobresaltos. El secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, advirtió acerca del riesgo de la realización de elecciones "semi-democráticas", después de que el mes pasado el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) impugnó y dejó fuera de carrera dos candidaturas, debido a una polémica reforma de la Ley de Partidos Políticos.

Se da por descontado que la hija de 40 años del ex presidente condenado por corrupción Alberto Fujimori será la candidata más votada, ya que todas las encuestas le otorgan más de 30% de intención de voto. Sin embargo, no alcanzaría el 50% necesario para ganar la elección en primera vuelta, por lo que la expectativa está en saber quién la acompañaría a la segunda instancia electoral, a realizarse el 5 de junio.

El suspenso se mantiene por el empate técnico que muestran las encuestas entre el derechista Pedro Pablo Kuczynski (77), ex ministro de Economía, y la líder izquierdista Verónika Mendoza (35). El candidato centrista Alfredo Barnechea también estaba en la pugna, pero perdió apoyo en las últimas semanas y parece más rezagado en la disputa.

El ascenso en los sondeos de Mendoza, psicóloga cusqueña, ha despertado la inquietud de los mercados por el cambio que propone para el modelo económico, de orientación liberal desde el gobierno de Fujimori (1990-2000). En tanto, un considerable sector de la población prefiere evitar una segunda vuelta entre dos candidatos de derecha.

El llamado 'antivoto' juega un papel importante en la campaña, con miras al ballotage, de acuerdo a las encuestas previas. Más del 70% de los electores "definitivamente no votaría" por el ex presidente Alan García, quien suma apenas un 5% en los sondeos. En tanto, Alejandro Toledo, presidente del 2001 al 2006, no llega al 2%, lo que muestra el rechazo de la población hacia la clase política tradicional.

Por su parte, Keiko Fujimori es quien sigue a García en rechazo, con casi el 50%, lo que le augura un panorama complicado para la segunda vuelta. Hace solo unos días, en el aniversario del autogolpe de realizado por su padre el 5 de abril de 1992, unas 50 mil personas se reunieron en el centro de Lima para manifestar su oposición al fujimorismo, cuyo líder está condenado a 25 años de prisión por corrupción y crímenes de lesa humanidad.
Además, el JNE fue acusado de parcialidad en favor de Keiko, acusada de entregar dádivas en un concurso musical, lo que dejó fuera de carrera al candidato César Acuña, pero no significó sanción para Fujimori.

Pese a ello, Alianza Popular (el partido de Fujimori) tiene casi asegurado el control del próximo Congreso, ya que de los 130 legisladores que se nombrarán, casi la mitad serían del fujimorismo. La lista está encabezada por Kenji, hermano de Keiko.

Aunque los nombres de cuatro candidatos (Fujimori, Kuczynski, García y Toledo) fueron involucrados en la investigación de Panamá Papers de empresas y cuentas offshore, el tema no incidió en el tramo final de la campaña.

Perú crecería, según proyecciones del FMI, un 3,3% en 2016, por encima del promedio de la región, mientras el saliente mandatario Ollanta Humala mantiene un aprobación popular por debajo del 20%.

 Alfredo Barnechea, el intelectual que aspira a ser presidente de Perú

El candidato de 63 años se presenta a los comicios con el centrista partido Acción Popular del ex presidente Fernando Belaúnde Terry, a quien le tocó dirigir el país en el retorno a la democracia en 1980


Crédito: EFE
En su lista presidencial están el legislador Víctor Andrés García Belaúnde, en la primera vicepresidencia, y Edmundo del Águila en la segunda vicepresidencia, quienes se lanzaron a la campaña con la expectativa de salvar la inscripción legal de su partido.
Barnechea plantea en su plan de gobierno volver a la construcción de grandes infraestructuras y viviendas sociales, tal y como impulsó Belaúnde Terry en su ejecutivo, así como impulsar nuevos sectores productivos que marchen a la par con la minería y la agricultura.

Sin embargo, los inicios de Barnechea en la política peruana estuvieron al lado del Partido Aprista Peruano, del cual fue diputado entre 1985 y 1990, durante el primer gobierno del ex mandatario Alan García.
También se postuló a la alcaldía de Lima por el partido Aprista en 1983, pero fue derrotado por el izquierdista Alfonso Barrantes. Su militancia aprista terminó en 1988, nueve años después de su afiliación oficial en ese partido.
Barnechea atribuyó su alejamiento a la estatización de la banca anunciada por García en su primer gobierno, que significó la enemistad del ex mandatario con la gran empresa.

El candidato hizo una maestría en Administración Pública en la Universidad de Harvard en 1990, después de haber estudiado en la facultad de letras de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Antes de incorporarse a la política, Barnechea se dedicó al periodismo y condujo un programa de entrevistas en el que se codeó con las principales figuras del ambiente político.
Se casó con Claudia Ganoza Temple, heredera de uno de los más importantes empresarios del norte del país, e hijastra de Javier Pérez de Cuéllar, ex secretario general de las Naciones Unidas.
En los últimos años se ha dedicado a asesorar empresas como las españolas Prisa, Maritim y Sacyr, y también fue director de Relaciones Externas del Banco Interamericano de Desarrollo.
En la actual campaña se ha ganado el apelativo de "príncipe" después de que el candidato al Congreso por Fuerza Popular, Kenyi Fujimori, dijera que Barnechea parecería un "príncipe heredero" si visitara un asentamiento humano, a diferencia de su hermana, la candidata presidencial Keiko Fujimori, que recorre el país desde hace años.
Sus declaraciones a favor del aborto en caso de violación y del matrimonio gay le han valido el veto del arzobispo de la ciudad de Arequipa
El apelativo responde también a que el candidato proviene de un sector acomodado de la sociedad, a su hablar pausado y finos modales, que no han impedido que rechace con tosquedad algunos presentes ofrecidos por los ciudadanos en sus visitas de campaña.
Sus declaraciones a favor del aborto en caso de violación y del matrimonio gay le han valido el veto del arzobispo de la ciudad de Arequipa, Javier del Río, quien pidió a sus feligreses no votar por él ni por la izquierdista Verónika Mendoza, porque sería "un pecado".
"Voy a rezar al Señor de Luren, que es la devoción en la que nací, para que ilumine al arzobispo y, además, no use el púlpito de la catedral para hacer política", respondió Barnechea.
El candidato explicó que "la calidad de la democracia se define por el mandato de las mayorías y por el argumento de las minorías", y agregó que hay "circunstancias excepcionales" en que tiene que respetarse la decisión individual de la mujer en el tema del aborto.

INFOBAE

No comments:

Post a Comment