Tuesday, April 5, 2016

NEGOCIADORES COLOMBIANOS REGRESAN A CUBA, TRAS POSTERGAR FIRMA DE PAZ





Juan Manuel Santos y el equipo negociador del Gobierno colombiano. (EFE)
Agencias | La Habana | 6 Abr 2016 
Los negociadores del Gobierno colombiano viajaron el martes a La Habana para retomar el diálogo con las FARC tras el receso que siguió al 23 de marzo, fecha fijada por las partes para firmar la paz pero en la que no se llegó al acuerdo definitivo, informa EFE.
Como es habitual, el equipo negociador, encabezado por Humberto de la Calle, partió desde la base militar de Catam, en Bogotá, sin dar declaraciones a la prensa sobre este nuevo ciclo de diálogo que comenzará mañana.
De este viaje solo se conoce que los negociadores del Gobierno se reunieron el lunes y el martes en Bogotá con los abogados de las FARC, encuentro del que no trascendieron mayores detalles pero que se hizo para aclarar diferencias que impidieron a las partes llegar a un acuerdo de paz definitivo el pasado 23 de marzo.
"La idea fue tratar los temas jurídicos con relación al fin del conflicto", último punto de la agenda de negociación, que volverán a tratar a partir del miércoles en Cuba, dijo a EFE una fuente cercana a las negociaciones.
Con ese propósito en las reuniones participó el ministro de Justicia, Yesid Reyes, quien explicó los fundamentos jurídicos del fin del conflicto a los abogados de las FARC, el español Enrique Santiago y el colombiano Diego Martínez.
Según dijo la semana pasada el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, la firma de la paz en la fecha prevista no tuvo lugar porque persistieron discrepancias en cuanto a las formas y tiempos en los que el grupo ilegal dejará las armas una vez se firme el acuerdo.
Entre ellas, destaca la exigencia por parte del Gobierno de "una fecha fija, precisa y clara para que termine el proceso de desarme", que según expusieron ambas partes el pasado septiembre tendría lugar "en un plazo de 60 días tras la firma de un eventual acuerdo de paz definitivo".
Sin embargo, Santos apuntó que "por ningún motivo" la fecha para la entrega de armas "puede quedar abierta" y subrayó que el Gobierno quiere la paz "pero no cualquier paz".
"Este momento de la negociación es complejo, pero debe servir para que estemos todos más unidos que nunca. Debe servir para que no perdamos de vista el objetivo, que está cerca. La paz y sus oportunidades están cerca", afirmó.
Junto al aspecto del desarme, para firmar la paz queda pendiente el alto el fuego bilateral y definitivo.
Estos dos apartados incluyen numerosas cuestiones en las que es manifiesto el desacuerdo entre el Gobierno y las FARC, como el número de zonas en las que los miembros del grupo se concentrarán para dejar las armas.

No comments:

Post a Comment