Wednesday, April 20, 2016

EN ESTAMPIDA, LOS CUBANOS HUYEN DE LA ISLA


Otros 11 cubanos son detenidos en Isla de Mona, a 70 kilómetros de Puerto Rico


Once balseros fueron detenidos por agentes del Negociado de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos tras desembarcar en Isla de Mona, una isleta puertorriqueña situada a medio camino entre República Dominicana y el Estado Libre Asociado a Estados Unidos, reportó EFE.
El CBP informó a través de un comunicado que las detenciones se produjeron durante la noche del martes, cuando fue detectada la presencia del grupo de emigrantes.
La Guardia Costera contactó con la estación de la Patrulla Fronteriza adscrita al CBP en el cuartel de Ramey en Aguadilla, municipio de la costa noroeste de Puerto Rico, a la que se notificó la presencia del grupo.
Un helicóptero de la Guardia Costera transportó al grupo, compuesto por diez hombres y una mujer, a Aguadilla, donde la Patrulla Fronteriza asumió la custodia de los personas para su procesamiento dentro del ordenamiento migratorio federal.
En lo que va del año el destacamento de la Patrulla Fronteriza en Aguadilla ha detenido a 162 emigrantes de nacionalidad cubana que trataban de llegar a territorio estadounidense de forma irregular.
El CBP recuerda en su comunicado que la Administración estadounidense no tiene planes de cambiar la actual política migratoria hacia Cuba o buscar cambios legislativos en relación a la Ley de Ajuste Cubano.
Según documentos internos del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos obtenidos por la AP, la cifra de personas que intenta la peligrosa travesía marina desde la Isla es la mayor en ocho años.
Durante el año fiscal 2015, más de 4.400 cubanos se lanzaron al mar, 20% más que el año anterior, según cifras de la Guardia Costera. La agencia tuvo que aumentar su presencia en el Estrecho de la Florida para ocuparse de personas en balsas improvisadas sobrecargadas o embarcaciones apenas en buen estado para navegar.

Unos 500 cubanos son trasladados de Paso Canoas a David

Unos 250 cubanos que se encontraban en la localidad panameña de Paso Caonas, en la frontera con Costa Rica, fueron trasladados al distrito de David y este miércoles ya se encontraban instalados en dos hoteles de la localidad, informó el diario La Prensa.
El director general del Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC), José Donderis, dijo que a la ciudad van a ser trasladados en total 500 isleños y que en los hoteles habilitados para darles cobijo dos policías custodiarán la entrada.
Muchos de los trasladados reconocieron que en David se encuentran en mejores condiciones que en el hangar de San Isidro en Paso Canoas.
De acuerdo con periodistas del rotativo, en un recorrido realizado por el área constataron que muchos cubanos ya han salido a buscar empleos informales en la zona mientras permanezcan en el istmo.
Por otra parte, los cerca de 500 africanos que están en la frontera panameño-costarricense siguen bajo incertidumbre. Aún no han sido ubicados en albergues que, según se había informado el martes, Costa Rica instalaría mientras evaluaban su documentación, para luego deportarlos. Los africanos se mantienen en carpas de la Cruz Roja.
El SINAPROC decidió el traslado de los cubanos desde Paso Canoas a hoteles en la ciudad de David, luego que sus tiendas de campaña resultaran afectadas por fuertes lluvias.
José Donderis explicó que tras la lluvia, quedaron en una condición crítica por lo que tomaron la decisión de mudarlos.
"El fuerte aguacero en horas de la tarde los colocó en una condición muy crítica por lo que se tornó difícil, y tomamos la decisión acertada", expresó Donderis.
Agregó que la medida incluye todas las garantías de salud y humanitarias. "Con esto el país da un ejemplo de cumplimiento de los estándares mundiales en asistencia a refugiados".
Donderis pidió a la población en Chiriquí tranquilidad porque se estará cumpliendo con los parámetros adecuados por medio de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) para la debida atención de los emigrantes.
Según el periódico La Estrella de Panamá, la población en la ciudad de David se mantiene preocupada ante el arribo de los emigrantes. Creen que la situación pueda salirse del control de las autoridades y provocar una crisis aún mayor de lo que ya se registra en el sector fronterizo de Paso Canoas.

Costa Rica y Panamá valoran llevar ante la CELAC y la OEA la avalancha de cubanos y africanos



El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís. (EFE)
Los gobiernos de Costa Rica y Panamá valoran llevar ante la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y a la Organización de Estados Americanos (OEA) el tema de la crisis generada por avalancha de cubanos y africanos varados en sus territorios, reporta EFE.
"Estamos considerando acciones diplomáticas en el frente Latinoamericano tanto en la OEA como en la CELAC", declaró el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, durante la conferencia de prensa posterior a la reunión semanal de su gabinete.
"Esperamos que en los próximos días podamos desarrollar esta parte de nuestras obligaciones porque este no es un problema de Costa Rica o de Panamá, que somos los receptores del flujo, es un problema de todo el continente y, en muchos sentidos, del mundo", expresó Solís.
El mandatario costarricense agradeció a su colega panameño, Juan Carlos Varela, el contacto constante que han mantenido, así como lo han hecho ministros de ambos países, con el fin de manejar de manera coordinada la situación.
"No queremos ver a Costa Rica y Panamá convertidos en una suerte de Turquía en América Latina, en donde las condiciones en que se encuentran los migrantes lleven a un desorden y a una situación de violación de los derechos humanos que puedan tener impactos en nuestra estabilidad interna", manifestó Solís.
Unos 500 africanos, la mayoría indocumentados, se encuentran varados en el lado costarricense de la frontera con Panamá desde el pasado viernes, con la esperanza de que las autoridades les permitan seguir su migración terrestre por Centroamérica y México hacia Estados Unidos, su destino final.
Un grupo de 200 de estos africanos alcanzó la frontera entre Costa Rica y Nicaragua la semana pasada, pero este último país tiene cerrado desde noviembre de 2015 el paso a los migrantes irregulares.
En Panamá, hay además unos 3.500 cubanos que también esperan seguir su migración hacia Estados Unidos.
Solís dijo que "una de las tragedias mayores" es que estos flujos de migrantes son movidos a través de nuevas rutas por traficantes de personas que lucran con ellos y que ponen en peligro sus vidas.
"Muchos de los flujos que se originaban en África se dirigían a Europa, pero con la crisis migratoria de Siria los traficantes de personas han abierto nuevas rutas que ahora se dirigen a Estados Unidos vía los países de América Latina", afirmó Solís.
El mandatario costarricense comentó que "la presunción que se tiene es que ha aumentado significativamente el traslado de migrantes por la ruta de Brasil, Guyana, Colombia y Venezuela" y advirtió que los flujos continuarán.
El presidente garantizó que Costa Rica está atendiendo esta crisis en el marco del respeto a los derechos humanos de los migrantes, pero también haciendo cumplir las leyes migratorias costarricenses.
Según Solís, la mayoría de los africanos varados en Costa Rica, no porta documentos de identidad y es muy difícil establecer con claridad su lugar de origen.
A ellos la Cruz Roja les está prestando ayuda humanitaria y sanitaria, mientras el Gobierno les ha entregado información en francés, portugués e inglés acerca de sus derechos y las leyes de Costa Rica.
El Gobierno costarricense trabaja en la instalación de un centro temporal de detención de migrantes irregulares, desde el cual se iniciarán los procesos de deportación en los casos que así se requiera.

 

Marco Rubio debate sobre el manejo de EEUU de la crisis migratoria cubana en Centroamérica

Miami | 20 Abr 2016

Marco Rubio en audiencia en el Senado de EEUU. (MARTÍ NOTICIAS)
El senador Marco Rubio debatió el martes sobre el manejo de la crisis migratoria de cubanos en Centroamérica por parte de la Administración Obama, durante una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, según informó Martí Noticias.
"Uno de los nuevos problemas que enfrentan ahora muchos países de Centroamérica es el creciente arribo de migrantes cubanos, que han buscado la forma de llegar a estos países, los cuales ahora están demandando que estos cubanos puedan continuar su tránsito hasta las fronteras de Estados Unidos", dijo el senador republicano por la Florida.
El argumento que están usando los países de la región es que "estas personas no quieren realmente vivir aquí (en sus respectivos países), sino continuar su viaje hacia Estados Unidos", señaló Rubio, quien ofreció una explicación sobre las presiones que esa situación provoca en la región, y para la cual no hay aparentes muestras de solución.
"Es realmente un serio problema que afecta de modo más agudo a Panamá y Costa Rica, adonde arriban esos migrantes por tierra, tras volar de Cuba a Ecuador", admitió Francisco Palmieri, Subsecretario Adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, presente en la audiencia junto a otros funcionarios del Departamento de Estado.
"Es una situación que está poniendo una tensión significativa en los funcionarios de migración de esos países, y estamos trabajando con nuestros socios en la región para lograr una solución segura, legal y ordenada a la crisis", dijo Palmieri.
Rubio apuntó que el objetivo de esa ola migratoria de cubanos es alcanzar la frontera con Estados Unidos, porque "tan pronto un cubano cruza la frontera su presencia es legal en Estados Unidos".
"Así es exactamente, senador", subrayó Palmieri.
Rubio pidió el pasado miércoles al Senado aprobar una propuesta de ley que acabaría con los beneficios que reciben los cubanos al llegar a territorio estadounidense.
Solo si un emigrante recién llegado a Estados Unidos puede demostrar que es un perseguido en su país, califica para obtener dichos beneficios. Actualmente los cubanos clasifican automáticamente para asistencia social. Una "distinción" que, según Rubio, "ya no se justifica".
Durante la audiencia, titulada “Centroamérica y la Alianza para la prosperidad: Determinar las prioridades de EEUU y evaluar el progreso, Rubio también abordó los retos de seguridad en países de la región.

No comments:

Post a Comment