Tuesday, March 22, 2016

UN DISCURSO PARA LA HISTORIA

Obama llamó en La Habana a “dejar el pasado atrás”

 Foto cubadebate
 
 El presidente de EE.UU., Barack Obama, ofreció en la mañana de este martes un emocionante discurso en el Gran Teatro de La Habana, Cuba. “Vengo a enterrar lo que queda de la Guerra Fría”, dijo el presidente norteamericano, en un mensaje dirigido fundamentalmente a la juventud cubana. Obama abrió su discurso con un verso de Martí, “Cultivo una rosa blanca”, que arrancó los aplausos de la audiencia, una reacción que se repitió numerosas veces durante su intervención.
Las palabras del presidente estadounidense estuvieron dirigidas fundamentalmente a la juventud y a la defensa de la democracia como herramienta fundamental para lograr la libertad y el bienestar. “Nuestros gobiernos tienen diferencias importantes pero nuestros pueblos comparten valores universales”, entre ellos el amor por la libertad.
“Creo en el pueblo cubano”, dijo Obama. “En estados unidos tenemos un claro monumento a lo que el pueblo cubano puede hacer. Se llama Miami”.
Respecto al embargo norteamericano a la Isla, Barack Obama dijo que “debe ser levantado”, ante lo cual varios de los presentes en el teatro incluso se pusieron de pie para aclamarlo.
El mandatario reconoce problemas en la Isla como la dualidad monetaria, y la falta de conectividad a internet. “Incluso si levantáramos el embargo mañana, los cubanos no podrán aprovechar el potencial del nuevo escenario si Cuba no cambia”, dijo Obama. “No hay que temer al cambio, sino abrazarlo”.
“Si no pueden conectarse al mundo, no pueden prosperar, y con el tiempo la juventud pierde la esperanza”, sentenció.
“Depende de ustedes”, apuntó Obama, dirigiéndose al pueblo cubano y a la audiencia en el teatro, donde se encontraban el presidente Raúl Castro, el vicepresidente Miguel Díaz-Canel, el canciller Bruno Rodríguez y el ministro de Comercio Exterior Rodrigo Malmierca.
Además les aseguró que “no deben tener miedo de una amenaza de EEUU”, algo que su presencia “demuestra”. Asimismo, el gobernante cubano “no tiene que temer las voces diferentes del pueblo cubano”.
“Conozco la historia (entre los dos países), pero no quiero ser atrapado por ella”, añadió, y dijo que está dispuesto a “dejar el pasado atrás”, algo que “tomará tiempo”. “La revolución cubana ocurrió en el año que mi padre llegó a EE.UU., desde Kenya, la invasión de Bahía de Cochinos fue en el año que yo nací”.
Obama habló también de la separación “a veces violenta” de los cubanos que salieron al exilio, y para este último tuvo palabras de elogio. Se refirió al “dolor” de la familia cubana, que es “lo más importante”. La palabra “reconciliación” fue utilizada por el presidente.
Mencionó a cubanos como Celia Cruz, Gloria Estefan e incluso el reggetonero Pitbull, como muestras de hasta dónde ha calado la cultura cubana en los Estados Unidos.
Obama tuvo tiempo además para hablar de los balseros y los cientos de miles que han emigrado a EE.UU. “buscando libertad y oportunidades”.
Si bien el gobernante norteamericano elogió el sistema educativo cubano y dijo que “no se puede negar el servicio que han brindado miles de médicos cubanos a los pobres y a los que sufren”, también hizo referencia a los derechos como la libertad de expresión y de asociación.
“Creo que cada persona debe ser igual bajo la ley. Cada niño necesita escuela, salud, comida y techo. Creo que los ciudadanos deberían poder expresarse sin miedo, organizarse y criticar al gobierno, y protestar pacíficamente; que no se debería apresar a la gente por pensar diferente. Creo que debe haber libertad religiosa y que la gente debería elegir democráticamente a su gobierno”, declaró Obama frente a los cubanos que lo estaban viendo en vivo por toda la Isla.
“No hay dudas de que nuestros gobiernos difieren en muchos de estos aspectos”, dijo Obama, “pero no tengo miedo al debate”.
“Sí se puede”, concluyó en español el mandatario.

No comments:

Post a Comment