Friday, March 18, 2016

PRONTO EN CARTELERA: PREPARAN NUEVO SHOW SOBRE MUERTE DE CHÁVEZ

Eva Golinger acusa a Leamsy Salazar de asesinar a Hugo Chávez 


 19 de marzo,2016
En APORREA la mercenaria Eva Golinger, en nómina del régimen chavista desde hace años, dice lo siguiente, 
ver: http://www.aporrea.org/venezuelaexterior/a223774.html “Chávez actuaba para poner en práctica sus palabras, 
Chávez implementaba sus políticas, hacia realidad su visión. Retomó el control soberano de la industria petrolera de Venezuela, que aunque había sido nacionalizada en 1976 funcionaba como una empresa privada cuando él fue electo en 1998. 
Nacionalizó importantes empresas y sectores estratégicas que estaban en manos de trasnacionales, como la electricidad, la telefonía, y otros recursos naturales incluyendo las inmensas minas de oro... El cáncer de lo cual padeció Chávez fue inusualmente agresivo y sospechoso, y cada día salen más evidencias sobre la clara posibilidad de que Chávez fue asesinado. Solo saber que uno de sus edecanes más cercanos durante años, quien estuvo a solas con él y quien le llevaba su comida, su café, su agua, hoy es un testigo protegido en Estados Unidos. 
Las acciones ocultas de Leamsy Salazar y su íntima colaboración con las agencias de inteligencia de Washington pronto se darán a conocer". Esta acusación es repetida por el sitio www.venezuelanalysis.com , otro sitio mercenario dedicado a defender la imagen de la dictadura chavista-castrista-madurista, ver: http://venezuelanalysis.com/analysis/11890 Este artículo hasta pronostica que alguien como el fugitivo de la justicia estadounidense, Snowden, será quien revelará los detalles del “asesinato” de Chávez por orden de la CIA.
 El escrito de la Golinger está lleno de falsedades que, repetidas una y otra vez, pretenden hacerse verdades. Una de ellas es que Chávez realmente “nacionalizó” la industria petrolera venezolana, la cual “actuaba como una empresa privada”. 
Esta ignorante no tiene idea de lo que dice. Precisamente por estar manejada como una empresa privada es la razón por la cual PDVSA era una empresa eficiente. Cuando Chávez, Ali Rodríguez y Rafael Ramírez le pusieron la mano, pasó a ser una empresa importadora de pollos y sembradora de yuca, vio declinar su producción en medio millón de barriles diarios de petróleo, se endeudó hasta la coronilla, sextuplicó su nómina de empleados y se convirtió en la empresa más corrupta de Venezuela, todo lo cual está perfectamente documentado. 
 Dice que Chávez nacionalizó las “inmensas minas de oro” cuándo en efecto se las entregó a las empresas internacionales canadienses y rusas. La única en manos del estado era Minervén y la destrozaron. 
La mercenaria Golinger habla de nacionalizaciones que fueron, en realidad, expropiaciones de empresas que han sido destruidas y están en bancarrota, lo cual es también documentable. Luego lanza la tesis de que fue Leamsy Salazar, quien le llevaba comida y bebida a Chávez quien lo asesinó, por orden de la CIA, y pronostica que esto se dará pronto a conocer. Sin embargo, la verdad es que la gente que estuvo a Chávez en sus manos por dos largos años fueron los cubanos de Raúl Castro. 
Es mucho más lógico suponer que si alguien asesinó a Chávez fue la Cuba de Castro, en vista de que necesitaban colocar en el poder venezolano a un títere más maleable que el impredecible Chávez, quien actuaba por impulsos momentáneos. Por impulso compró el avión Airbus por $70 millones que no tenía. Por impulso le regaló a Evo Morales por TV $30 millones que no eran de él sino de nosotros.
 Por impulso, chillaba “exprópiese” cuando veía algo que le gustaba. Por impulso le mandaba maletines llenos de dólares a Cristina Fernández, la viuda de Kirchner, o mandaba a llamar a Naomi Campbell o le regalaba $18 millones de dinero nuestro al petardista Danny Glover. Los Castro ya no podían manejar a un tipo que, según su compinche Lula (hoy denunciado por la justicia brasileña por ladrón), era un loco que él tenía que ir a tranquilizar cada tres o cuatro meses, ver : http://laprotestamilitar.blogspot.com/2010/05/lula-la-frase-del-dia-loco-suelto.html . 
Entonces, por qué no pensar que fueron los cubanos quienes asesinaron a este desequilibrado, para poner en su lugar a un miserable payaso, entrenado por ellos mismos, ignorante, incoloro e insípido, quien haría exactamente lo que le dictaran desde La Habana? Por qué tratar de culpar a quien fue un fiel servidor de Chávez hasta que se convenció de que sus secuaces eran narcotraficantes? 
Nadie sabe, sino los cubanos y la camarilla del régimen cuándo, cómo y de qué murió el difunto sátrapa. No existe autopsia, no existe partida de defunción, nadie sabe quién o qué yace en lo que llaman La Montaña, donde Maduro va a dormir a veces para hablar con el pájaro. Tendremos que esperar que alguien hable en La Habana. Y no será Snowden.

No comments:

Post a Comment