Thursday, March 10, 2016

"MI HIJO ES UN PATRIOTA..."

La odisea de un padre que lo da todo por su hijo.


 Raúl Borges con las Damas de Blanco, izq. con camisa a cuadros. Foto Angel Moya.
Se une a la campaña dominical pidiendo por la libertad de su hijo Ernesto cada vez que logra escapar la vigilancia de la Seguridad del Estado.



Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York

 
Raúl Borges Alvarez es fácil de distinguir, entre los miembros de la campaña  #TodosMarchamos" que se dan cita en la iglesia Santa Rita, luego se reunen en el parque Gandhi y recorren las avenidas céntricas en el Vedado.
Siempre está ahí, cuando logra burlar a la policía política y puede salir de su hogar para unirse a los que piden por los presos políticos. Es un padre infatigable que clama por la libertad de su hijo Ernesto Borges.
"El es un patriota",  me dice con vehemencia, en una conversación que tuvimos y donde me adelanta que hace nuevos esfuerzos para que su hijo logre ser liberado.
Tiene esperanzas en que esa libertad pueda lograrse, como lo fue el caso del espía cubano Rolando Sarraff Trujillo. Señala, "El gobierno de Cuba, si tiene interés en darle un gesto de cooperación al gobierno de Norteamérica, ¿qué  mejor que poner en libertad a un hombre que luchó por Norteamérica y luchó por el pueblo de Cuba? ¿Si a Rolando Sarraf se le puso en libertad, por qué a Ernesto no?

El caso de Rolando Sarraf Truijillo



En la izq, Sarraff con 32 años, fecha en la que fue encarcelado, y en la der, en una foto cedida por la familia Sarraff

Sarraf Trujillo fue liberado en el canje de prisioneros, previo al anuncio del acercamiento entre Cuba y Estados Unidos de diciembre de 2014.  Lr fue otorgado el Premio Libertad por Asopazco, para subrayar su caso.
Rolando Sarraff Trujillo tenía 32 años cuando lo detuvieron. Pasó 20 años en la prisión de Villa Marista,  Fue liberado y aparentemente fue colocado en el sistema de Protección de los Estados Unidos, por lo cual su paradero, luego que salió de la prisión, es desconocido
Sarraf Truijillo en sus labores de espionaje entregó importante información a Washington, que permitió apresar entre otros, a la espía Ana Belen Montes, quien trabajaba como analista de inteligencia en el Pentágono.

El caso de Ernesto Borges Pérez
 



El ex capitán de la Dirección General de Contrainteligencia, Ernesto Borges Pérez, es un prisionero político que cumplió 18 años  de prisión. Sobre él pesa una condena de 30 años, por supuestas acciones de contraespionaje, según la causa #2, de 1999.
Borges Pérez, tenía 32 años cuando se convirtió en analista y abogado del departamento 1 de la contrainteligencia cubana. El 17 de julio de 1998, fue arrestado por la Seguridad del Estado acusado de espionaje, tal como sucedió con el caso de Sarraf Truijillo.
Raúl Borges, el padre de Ernesto, indica que su hijo pide libertad condicional, extrapenal o indulto, porque ya está pasado en 4 años el tercio de su sanción. Ha estado en celdas de castigo durante 10 años y hoy está recluido en el Combinado del Este en compañía de reos comunes.
Quizás en la visita de Obama a Cuba se esté preparando la liberación de un grupo de presos políticos y Borges tiene la esperanza que, dentro de la lista, pueda estar incluido el nombre de su hijo quien sufre múltiples achaques debido a la humedad de la celda donde ha estado recluído todos estos años.
Ernesto Borges presenta un cuadro clínico de enfisema pulmonar, dermatitis, faringitis, gastritis, dolores en el pecho, asma crónica, problemas prostáticos y de colon, además de afecciones en dos vertebras de la columna.
También ha sido devastador el desgaste del padre en su lucha por lograr la libertad de Ernesto.  Raúl  Borges fue operado del corazón  en Madrid,  pero regresó a Cuba, ya que nada lo puede detener en su campaña por lograr la libertad de su hijo. Por eso, semana a semana está junto a las Damas de Blanco pidiendo por su ser querido y otros presos políticos.
Pero esta presencia es objeto de un terrible hostigamiento por parte de las autoridades cubanas: "Los esbirros me golpean el pecho porque saben mi historial médico", dice Raúl Borges.
Explica que está sometido a una enorme represión por parte de la Seguridad del Estado:
"Tengo a seis oficiales constantemente custodiando mi casa en el Vedado, en una vigilia que se inicia los viernes y se acrecienta los sábados y domingos, para no permitir que me  sume a los integrantes de la campaña "TodosMarchamos".
¿Hará algo sobre este caso, Roberta Jacobson y el Departamento de Estado?

No comments:

Post a Comment