Friday, February 19, 2016

CUBA: QUE VIENE OBAMA, QUE VIENE OBAMA,


Viene Obama: ¡El que no salte es yanqui…!

Alejandro 

Por Alejandro Rodríguez Rodríguez*
Café fuerte
¿Ya te anotaste en la lista?– me dice un viejo del barrio.
-¿En cuál…?- pregunto y subo una ceja, porque eso de “la lista” siempre suena a que te van a quitar algo, ya sea menudo para la corona de un muerto o tiempo libre para chapear y botar basura.
– Pues en la lista pa’ las guaguas que van a llevar a la gente a recibir a Obama allá al aeropuerto de La Habana
Y así, de esta peculiar manera, se entera uno aquí de la próxima visita del Presidente Barack Obama a Cuba.
Entonces voy al Facebook y lo confirmo: “Habemus Obama…” postea Paquito en latín lo que en criollo significa  “al fin, mijo…”. Y  “Esta es tu casa, Obama” pone otro, recordando aquellas placas metálicas que mucha gente pegaba en las puertas de sus casas por allá por los años de la Cuba efervescente, y que decían “Esta es tu casa, Fidel”.
Causas y consecuencias
En las redes el anuncio ha sonado bastante, y en la calle un poco también, pero sin tanto análisis de causas y consecuencias. Algo normal, diría yo: bastante parecido a cuando vino Hollande; más fuerte que cuando viene Maduro, pero menos que cuando viene Francisco.
Según lo que he podido percibir, nadie espera que Obama sea el rey mago que llegue a traernos soluciones: en honor a su visita no bajarán los precios del tomate, ni subirá el salario del maestro, ni ETECSA dejará de tocarnos las nalgas, ni brotarán de la tierra edificios nuevos (con su firma y sus ojitos…) dando vivienda digna a todos los albergados y agregados que habitamos este país.
Tampoco se materializará una moderna flota de guaguas en que la gente pueda ir a trabajar a las oficinas de un recién legalizado Partido Verde “Salvemos a la Cotorra”, o a comprar un 14ymedio impreso en el estanquillo del parque.
Tal vez por eso la resonancia es menor; porque la gente lo que quiere no es Obama, sino mejores salarios, comida barata, casa propia, transporte, Internet y libertades de expresión y asociación.
El puñetero bloqueo
Sin embargo, todo el mundo sabe que Obama, y en primer lugar la gestión del conflicto que haga el gobierno de su país, va a resultar muy importante en el destino final de todo lo anterior.
Si yo fuera ellos, quito de una vez el puñetero bloqueo (argumentando ante el Congreso la urgencia de utilizar en publicidad comercial las gigantografías de la carretera…) y le doy la oportunidad al gobierno cubano de probar que pueden convertir este en un país próspero, aunque el gobierno no diga siquiera cuánto tiempo necesita en un escenario post-embargo para hacer de Cuba un país de donde no se marchen a la primera los jóvenes, los artistas, los peloteros, los médicos… en fin, todo el mundo menos los mosquitos del dengue.
Ya no está de moda que los cubanos vayamos a recibir mandatarios con alegría proletaria, pero si lo estuviera, podría pasar ahora como cuando mandaron a una conga santigüera a recibir al presidente de Tanzania, Julius Nyerere, y dicen que el coro gritaba: “¡Niyerere, Niyerere…. vinimo’a recibirte sin saber quien’ ere…!
Pues aquel coro hoy podría decir algo así como “Obama, Obama, gracias por la’relacionej pero… ¿nos trajiste jama?”.
Y la foto “pitiyanqui” de allá arriba -si le interesa…-, no es una foto reciente: me la hice poco después del 17-D, sabiendo que hoy iba a utilizarla.
*Periodista cubano residente en Camagüey. Autor del blog Alejo3399

No comments:

Post a Comment