Wednesday, February 24, 2016

ARGENTINA: ADIOS A LA LIBERTAD



Buenos Aires, 24 de febrero, 2016
El 23 de Febrero Macri recibió en audiencia oficial y con gran publicidad, a las abuelas de plaza de mayo junto con varios otros dirigentes de izquierda especializados en la persecución de los secuestrados políticos. Lo acompañaba el ministro de justicia Germán Garavano y el secretario de derechos humanos Claudio Avruj, el mismo que declaró apenas se conoció su nombramiento, que seguiría la misma política de "derechos humanos" del kirchnerismo.

Todos los visitantes estaban encantados con la recepción cordial que les ofreció Macri y sus adlateres. Y como si eso no fuera suficiente para dejar en claro que Macri no tiene la menor intención de liberar a los secuestrados políticos ni de cambiar a los jueces prevaricadores que los "condenaron" y que los mantienen secuestrados contra todo derecho, declaró:

"Macri garantizó la continuidad de los juicios de lesa humanidad..." (“Clarin”, 24/2/2016, pag. 10).

O sea, los encarcelados seguirán encarcelados hasta la muerte. La carta que le mandé a Macri el 26 de Enero pidiendo el indulto de todos ellos, no fue acompañada por muchas otras cartas similares, como se esperaba. Hubo supuestos defensores de los secuestrados políticos que se encargaron de "sabotearla" de modo que muy pocos mandaron una carta similar. Eso le permitió a Macri ignorarla como un hecho político irrelevante.  

Lo que correspondería hacer es organizar una enorme protesta contra esta traición y exigir que Macri cumpla con las cuatro grandes tareas que se esperan de su gobierno: 1) Liberar a los secuestrados políticos. 2) Encarcelar y procesar a los ladrones del régimen kirchnerista, 3) Iniciar el juicio político de los jueces prevaricadores, incluyendo en primer lugar a los de la Corte Suprema , para substituirlos por jueces honorables y justos, y 4) Exonerar a todos los funcionarios públicos militantes del kirchnerismo. 

 No está haciendo ninguna de esas cuatro cosas.

En realidad, no está haciendo nada más que aumentar la carga fiscal, mantener el ritmo inflacionario, bailar (como el día de la asunción del cargo y como ayer en Corrientes, "Clarin", 24/2/2016, pag. 12) y mentir, como en el caso de la liberación del mercado de cambios (que sigue cerrado), el aumento del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, etc.  

Es una desgracia, porque el fracaso de Macri - cada vez más previsible-  implica la vuelta de la izquierda al poder, si es que este gobierno puede considerase contrario a la izquierda.

O los buenos argentinos se deciden a actuar enérgicamente para salvar el voto anti-kirchenrista que mostró la verdadera voluntad popular  y crear alguna opción política que pueda reemplazar a Macri después de su fracaso, o el país no tiene arreglo.

Cosme Beccar Varela

No comments:

Post a Comment