Wednesday, January 20, 2016

MADURO ENREDADO EN LA ECONOMÍA


Pide ayuda a los empresarios, pero vuelve a postergar el anuncio de medidas económicas


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (centro). 
Agencias
Caracas, 20 de enero de 2016. (EFE)
Nicolás Maduro reconoció el martes la necesidad de que su Gobierno trabaje en conjunto con los sectores productivos del país para impulsar la postrada economía venezolana, pero una vez más postergó el anuncio de medidas concretas para enfrentar la severa crisis económica que padece Venezuela, informa la AP.
Después de la declaración de emergencia económica de la semana pasada, se esperaba que el gobernante, en su encuentro con empresarios de los sectores público y privado, hiciese "algunos anuncios", pero no fue así.
Luego de dar algunas orientaciones generales, Maduro se limitó a informar la creación del llamado Consejo Nacional de la Economía Productiva, integrado por casi cuatro docenas de personas de diversos sectores. La instancia tendría como meta construir "alianzas estratégicas" con empresarios y trabajadores para superar las dificultades económicas que agobian a los venezolanos.
"Venezuela ha entrado en una verdadera crisis que amenaza la seguridad y los logros sociales alcanzados por la Revolución", como llaman el proyecto ideado por el fallecido presidente Hugo Chávez, dijo Maduro en un acto transmitido a la nación en cadena de radio y televisión.
"Todo lo que vayamos a hacer debe tener al ser humano en el centro", aseveró, sin dar otros detalles.
Maduro presentó el 15 de enero un decreto de emergencia económica que le permitiría disponer recursos especiales para atender los gastos del presupuesto; lograr financiamientos para recuperar la inversión; establecer límites máximos de ingreso y egreso de moneda venezolana en efectivo, y tener acceso a los medios de transporte, canales de distribución y almacenes privados.
La presentación del decreto, que aún no ha sido aprobado por la Asamblea Nacional (Parlamento) de mayoría opositora, coincidió con la difusión que hizo el Banco Central de Venezuela de la tasa de inflación, que alcanzó para septiembre pasado una variación anualizada de 141,5%, mientras que la economía se contrajo en 7,1% para el tercer trimestre de 2015, cifras que Maduro consideró como "catastróficas".
Muchos venezolanos, incluso fieles seguidores del oficialismo, han recriminado al presidente su falta de liderazgo para encarar la profunda crisis económica del país, que se espera se agrave este año, en parte por la tardanza del Gobierno en adoptar medidas de fondo para corregir las distorsiones de la economía.
Desde 2006, los venezolanos enfrentan problemas de desabastecimiento, pero la situación se agravó en los últimos dos años coincidiendo con la caída de los precios del petróleo, principal fuente de ingresos en divisas del Gobierno.
La escasez se ha agudizado debido a que el Gobierno redujo la venta de divisas oficiales, lo que impide a muchas empresas comprar en el exterior materias primas, repuestos y equipos.
Venezuela tiene una fuerte dependencia de las importaciones de bienes, entre los que se incluyen más de la mitad de los alimentos procesados y una amplia gama de productos que se consumen en el país.
Según los críticos del Gobierno, el control de los precios de productos de primera necesidad, los engorrosos trámites para transportar o almacenar los artículos y las expropiaciones de empresas desalientan las inversiones y constituyen las principales causas de la escasez.
Maduro dijo confiar en que el Parlamento apruebe el decreto de emergencia económica, cuyos alcances, en un hecho inédito, explicarán altos responsables del Gobierno el jueves ante la mayoría opositora.
"La Asamblea Nacional tiene el decreto de emergencia que yo le envié. Yo espero que sea aprobado por unanimidad" y que "la Asamblea me ayude a timonear esta tormenta", dijo Maduro reportó la AFP.
En aparente alusión a los temores expresados por opositores y algunos analistas de que el Gobierno utilice la emergencia económica para agilizar las expropiaciones, entre otras medidas que pudiesen coartar las libertades económicas, el presidente afirmó que tiene el propósito de "establecer acuerdos distributivos, comercializadores, basados en las leyes de la economía y en el respeto a los derechos del pueblo".
La Asamblea Nacional debate el decreto
La Asamblea Nacional inició el martes la evaluación del decreto de emergencia económica, pero algunos analistas estiman que el camino para su aprobación no será fácil debido a la cantidad de adversarios que tiene.
El Parlamento aprobó la conformación de una comisión especial de 19 miembros que estudiará el decreto y determinará si la situación amerita una declaración de emergencia por dos meses. La Asamblea Nacional se declaró en "sesión permanente" para discutirlo en los próximos tres días y someterlo a un debate final el viernes.
"Hay un debate, se nombró una comisión (en la Asamblea)... pero bueno, he escuchado por allí opiniones que pretenden seguir la diatriba de la politiquería, de la confrontación estéril, de la confrontación desgastadora, del perder, perder", dijo Maduro al respecto.
Exhortó a "tener grandeza", a quienes han criticado el decreto y a aquellos "que están en privado haciendo lobby (para presionar) para que la Asamblea Nacional me niegue el plan de emergencia (…) y entremos en una confrontación".
El diputado opositor Américo De Grazia comentó previamente que "no están dadas las condiciones para aprobarlo", tras reconocer que hasta el momento no ha surgido ninguna voz de la oposición que respalde el decreto.
Al respecto, el jefe de la bancada oficialista, el diputado Héctor Rodríguez, admitió que no confía en que la mayoría opositora apoye el decreto de emergencia.
"Doy por descontado que la Asamblea no lo va aprobar", afirmó Asdrúbal Oliveros, director de la firma local de análisis financiero Ecoanalítica en declaraciones a la AP.

No comments:

Post a Comment