Sunday, January 24, 2016

LA MALDICIÓN DE LOS LIBERTADORES Y CÓMO LIBRARNOS DE ELLA





     Jesús Antonio Petit Da Costa
Caracas, 24 de enero, 2016                 
¿Porqué Venezuela está arruinada y los venezolanos empobrecidos? 
La respuesta es muy sencilla: la causa está en que Chávez entregó Venezuela a Cuba y Cuba transformó a Venezuela en una copia suya. Estamos sufriendo las consecuencias de la traición a la patria de Chávez y sus cómplices en la traición, entre ellos sus sucesores en el poder. 
Eso es lo que debieron decir los 108 diputados que rechazaron el Decreto de Emergencia Económica dictado por Maduro. Mientras no se diga esta verdad, se la encubre. Y al encubrirla no se crea conciencia de que la primera tarea de los venezolanos, para poder tomar soberanamente las decisiones sobre nuestro destino, es liberarnos de Cuba, de la cual Maduro es un títere. 
¿Hace falta convencerlos de esta verdad que está a la vista de todos? Entonces léanse el libro BUMERÁN CHÁVEZ de Emili Blasco, cuya lectura debería ser obligatoria para los 112 diputados electos de la MUD. Alguien debería regalárselo.
Precisamente en el capítulo 1 intitulado EL FAUSTO DEL CARIBE (la injerencia de Cuba) leemos: “Quizá lo más extraordinario de la Venezuela chavista haya sido precisamente la sumisión voluntaria a otro país, que además es más pequeño y pobre y está nada menos que a 1.400 kilómetros de distancia….Si por algo distintivo debiera figurar el chavismo en los libros es por esa singular subrogación”. 
Subrogar la soberanía de un país, entregando graciosa y espontáneamente el gobierno a uno extranjero, es un caso absolutamente singular de traición a la patria por lo extraordinario, raro y sin antecedente en la historia por lo menos de América. Por ello podríamos calificarlo como el modo más abyecto y vil de traición a la patria.
El autor cita a Carlos Alberto Montaner que llama a la relación cubano-venezolana de “vasallaje contra-natura”, que lo es efectivamente, formulándose esta pregunta: “¿Cómo una pequeña, improductiva y empobrecida isla caribeña, anclada en un herrumbroso pasado soviético borrado de la historia, puede controlar a una nación mucho más grande, moderna, rica, poblada y educada, sin que haya previa guerra de conquista?” 
Hay que ser bien sinvergüenza para que los chavistas hayan caído tan bajo en la traición que no les remuerda la conciencia saber que a Venezuela, por obra de sus gobiernos, se le tiene como “primer caso en la historia en que un país subsidia a otro y es dominado por este último.”
Acompañándose de dibujos animados el intelectual venezolano Moisés Naím ilustra cómo el “vasallaje contra-natura” de Venezuela con Cuba, en las personas de Chávez y Fidel Castro, condujo al desastre que estamos viviendo: “Había una vez una pequeña isla dominada por un anciano dictador. Era una isla muy pobre. A lo largo de los años el dictador había acabado con las fábricas, con las cosechas, con la actividad económica más importantes. 
Nadie confiaba en él. Nadie le quería prestar dinero y su pueblo padecía cada vez de más necesidades. La falta de progreso y de oportunidades abrumaba a la gente. Cerca de esta pequeña isla existía un país muy rico y poderoso. El viejo dictador, que era muy astuto, invitó a su presidente y le hizo una propuesta. Si le daba un poco de sus riquezas le enseñaría a perpetuarse en el poder para siempre. 
Al presidente le gustó el trato y comenzó a mandar a la isla muy generosas ayudas; a cambio el dictador el enviaba consejeros. Pero estos consejeros fueron tomando las riendas del país más grande, hasta convertirse en jefes… Y así fue como aquel astuto dictador, no solo se aprovechó de la riqueza de su vecino, sino que logró controlar su destino. Y aquel país poderoso se fue empobreciendo, como la isla.”
No es por ineptos, que lo son, que los narco-comunistas han llevado al país al colapso. Es sobre todo por traidores. La traición a la patria nos ha traído esta inmensa desgracia, que jamás había sucedido en Venezuela. Parece una maldición, la maldición de los libertadores, desde su tumba, por haberla permitido y no poner empeño en impedirla, tanto así que aún hoy no la denuncian en la Asamblea Nacional al hablar de la emergencia económica.
Librémonos de esta maldición de los libertadores saliendo del gobierno títere de Cuba.

No comments:

Post a Comment