El ex presidente salvadoreño Francisco Flores se encuentra en estado de coma clínico en el Hospital de la Mujer de la capital, al que fue trasladado de urgencia tras haber sido encontrado inconsciente en su casa, donde cumple arresto domiciliario, informó su abogado Edgar Morales Joya. a EFE
Según una de sus representantes legales, Yanira Ticas, el estado de Flores "es muy grave y crítico" dado que los doctores han diagnosticado "un trombo en una arteria que le ha inmovilizado toda la parte derecha del cuerpo" y lo mantiene "sin respuesta a estímulos, ni respuesta de ningún tipo".
Como consecuencia de la obstrucción arterial, el exgobernante ha sufrido un derrame y un paro cardíaco, por lo que "se le está practicando un cateterismo para intentar deshacer el coágulo".
"La situación es difícil y muy compleja, y por el momento no se puede avanzar nada más que lo que nos han dicho los doctores que lo atienden", explicó Ticas a la prensa en el exterior del hospital.
Flores, quien padece de trombosis en su pierna derecha y problemas de vesícula, también fue hospitalizado de urgencia el pasado 22 de diciembre tras sufrir un sangrado interno, pero en esa ocasión no llegó a perder la consciencia.
Durante una audiencia preliminar que se celebró el 6 de octubre del pasado año, Flores tuvo que abandonar la sala en un par de ocasiones para recibir rehabilitación en la pierna y solicitar recesos extra debido a su estado de salud.
Francisco Flores ya había sido hospitalizado durante 19 días en octubre de 2014 por la trombosis que padece y los problemas biliares.
El expresidente se encuentra a la espera de ser juzgado por los delitos que se le imputan, tras haber sido aplazada la vista pública inicialmente fijada para el pasado 18 de enero y retrasada hasta nuevo aviso por petición de Fiscalía "para resolver el sistema de declaración de los testigos que viven en el extranjero".
El exjefe de Estado es acusado de apropiarse y desviar 15 millones de dólares de donaciones taiwanesas que tenían como destino proyectos de reconstrucción y atención a víctimas de dos terremotos que asolaron El Salvador en 2001.
Las cargos que pesan contra Flores son peculado, enriquecimiento ilícito y desobediencia de terceros.
Durante la audiencia preliminar, el juez Miguel Ángel García Argüello, del Juzgado Séptimo de Instrucción, agregó a la imputación el delito de lavado de dinero, pero la citada cámara suprimió ese delito del proceso penal.
Según la acusación fiscal, el imputado sumó 5 millones de dólares a su patrimonio personal y desvió otros 10 hacia una cuenta del partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena), ahora en la oposición y que lo llevó al poder. ACAN-EFE
sb/mmg