Wednesday, December 23, 2015

EL ÁNIMO, LA MORAL Y LAS BUENAS COSTUMBRES

La apatía y desilusión están cundiendo entre los que batallan a diario por dar a conocer las barbaridades de los regímenes autoritarios. 



Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York
Casi en los umbrales de un nuevo año y si se mira el que termina, innegablemente habrá desánimo  y frustración por lo poco alcanzado en materia de avance en Derechos Humanos para Cuba y Venezuela, las naciones más afectadas por la falta de libertades.
El mundo está enfrentado a numerosos peligros, algunos que tratan de borrar las costumbres de decencia  y moral, incluso partiendo desde dentro de las propias familias.
La apatía y desilusión están cundiendo entre los que batallan a diario por dar a conocer las barbaridades de los regímenes autoritarios.  
Sin embargo, la lucha hay que proseguirla, por el mismo desafío que esto implica. Las fuerzas contrarias se sienten invencibles, pero no lo son; y tienen ya sellados en sus armaduras, orificios por donde penetrará el agua que se transformará en torrentes incontenibles.
En Venezuela, el gobierno de Nicolás Maduro ha sido repudiado por la mayoría del pueblo y esa es la fuerza que moverá el dique que contiene la recuperación del país, con la barrida de su corrupta camarilla gobernante.
En Cuba, se necesita la incorporación del pueblo a las exigencias de cambio que enarboran los miembros de la oposición. El cubano de a pie debe sumarse a estas filas para lograr democracia y libertad en su propia tierra y no buscarlas en la quimera de los Estados Unidos.
Este compromiso del pueblo para el pueblo, es lo que se debe lograr en los próximos meses, en propósito ineludible  para lograr la democracia que otros ya han alcanzado con su lucha y esfuerzo.

No comments:

Post a Comment