Wednesday, October 21, 2015

EL DICTADOR SIRIO ENTREGA EL PAIS A RUSIA E IRÁN

Bashar Al-Assad deja su nación en las manos de sus padrinos: Vladimir Putin y el Ayatollah Khamenei. Estos dos regímenes se "dividen" un país devastado

 Vladimir Putin, Bashar Al-Assad y Ayatollah Alí Khamenei
 Vladimir Putin, Bashar Al-Assad y Ayatollah Alí Khamenei Crédito: Rodrigo Acevedo Musto
Cuando el dictador Hafez Al-Assad agonizó durante unos pocos minutos tras el ataque al corazón que colapsó su vida el 21 de mayo de 2000, solo se preocupó por "las cuentas" que debería pagar en la otra vida. Sabía que su legado sería continuado con exactitud y precisión marcial por su hijo, Bashar Al-Assad. Y así fue, con algunos detalles que la rica historia siria no le perdonará a su sucesor.
La dureza de Damasco fue continuada por el actual jefe del régimen, aunque la cintura política y la popularidad que tuvo a su padre en el poder durante casi 30 años se le esfumara producto de su impericia para mantener a raya a tribus milenarias. El ex militar y aliado de los soviéticos nunca habría sospechado, incluso, que cuatro años después de iniciada una brutal y sangrienta guerra civil, su vástago entregaría la arena de combate a dos antiguos y conocidos aliados: Rusia e Irán.
Hoy, visto como una marioneta al servicio de Vladimir Putin y el Ayatollah Alí Khamenei, Bashar Al-Assad ha entregado parte de la soberanía de Siria a dos países cuyas incursiones en territorio propio atentan contra la vida de sus propios habitantes.
"Al-Assad ha perdido la mayoría de su poder y su supervivencia depende en la ayuda iraní y rusa, ya que ni el Ejército de los Guardianes de la Revolución Islámica (IRGC, por sus siglas en inglés), Hezbollah y los chiítas iraquíes y afganos lo han ayudado", señaló a Infobae el experto en contraterrorismo Ely Karmon desde Tel Aviv. Para el académico, Irán necesita de Rusia para la supervivencia de Assad "y el eje que mantiene Siria con Hezbollah en el Líbano y sus nuevos socios en Bagdad".
El pacto secreto entre Al-Assad y sus "padrinos" es simple: atacar a los rebeldes que se oponen el régimen bajo la excusa del combate abierto contra el grupo terrorista Estado Islámico. Es así como, según denunció el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, las víctimas sirias que nada tienen que ver con la banda radical sunita crecen a diario producto de los ataques aéreos de la fuerza aérea rusa.
Este martes se anunció la muerte de Basil Zamo, uno de los máximos comandantes del Ejército Libre de Siria. Zamo, quien supo ser capitán de las fuerzas armadas regulares de Al-Assad, fue alcanzado por un caza de Putin en uno de los tres ataques que contra su división rebelde se hizo en los últimos diez días. El director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, informó que al menos 45 personas murieron y más de cien resultaron heridas en el bombardeo de aviones rusos en la noche del lunes en el norte de la provincia costera siria de Latakia.
"Si en el largo plazo Rusia quisiera incrementar su presencia en Damasco, esto podría acarrearle problemas con Teherán", indica Karmon y añade que esa carta de negociación podría ser usada por Moscú ante una posible nueva incursión de Putin en Ucrania. Ante una creciente influencia rusa en la región, llegado el caso, Putin "podría sacrificar a Al-Assad por una solución política", aclara el especialista en Medio Oriente.
La propaganda rusa
Pero además de enviar sus aviones y drones sobre territorio sirio y bombardear a los rebeldes, Rusia no desatiende el plano internacional e incrementa su propaganda en el resto del mundo. Para ello utiliza su cadena de noticias RT con la cual informa cada uno de los pasos que da en territorio de Al-Assad como si fuera propio.
"Rusia no da tregua a los terroristas", señala uno de los titulares con que quiere convencer Moscú que lucha contra extremistas islámicos. Lo cierto es que organismos de derechos humanos como el Observatorio Sirio ya han denunciado la muerte de civiles en cada uno de los bombardeos rusos. "No hay bajas en las tropas rusas", levanta la moral otro de los titulares de la cadena RT en su versión en español. Noticias similares son difundidas por todos los idiomas y las regiones donde el canal tiene presencia. Cientos de millones de dólares se destinan al aparato propagandístico del Kremlin. Como en las mejores épocas soviéticas.
La propaganda rusa levanta la moral del pueblo mediante la cadena de noticias RT. "No hay bajas en las tropas en Siria", dice el titular.
El Kremlin usa RT para dar su versión de los bombardeos en Siria. Nada dicen de los ataques contra la población civil y los rebeldes el régimen de Bashar Al-Assad.
Para Karmon, los motivos que tienen tanto Rusia como Irán son claros: "Teherán quiere usar su presencia para convertirse en el principal jugador en Siria y está fortalecido por el acuerdo nuclear. Y Rusia porque quiere proyectarse como una potencia global que apoya a sus amigos y aliados". El analista internacional ve una "partición de facto" de Siria en el futuro, lo cual podría evitarse si los rebeldes se fortalecieran mediante la unidad y el suministro de entrenamiento y armas más modernas por parte de Arabia Saudita, Turquía y Qatar, quienes ven avanzar sin vacilaciones al régimen de Teherán.
En este escenario, donde Irán se hace fuerte en todo Medio Oriente y Rusia se erige como un renovado actor de la geopolítica, aparece una Turquía debilitada y con poca capacidad de reacción. "Es el gran perdedor", concluyó Karmon y añadió que sus "relaciones económicas y políticas con Rusia estarán amenazadas".
Mientras tanto, Al-Assad resiste como un espectador que ve cómo Rusia e Irán deciden el destino de los sirios. "No tuvo otra opción luego de que declarara públicamente que no controlaba la situación", explicó el académico y especialista en contraterrorismo. Al-Assad lo sabe. También sabe que su poder se desvanece y que el futuro de Siria ya no está en sus manos, sino en las de Putin y Khamenei.
infobae

No comments:

Post a Comment