Sunday, August 30, 2015

TRUMP, EL FLAUTISTA DE HAMELÍN: EL POR QUÉ DE SU ATRACCIÓN

Donald Trump, el Pescador con Mosca




Crédito: Reuters
 Por: Mariano Tato
31 de agosto, 2015

Donald Trump, precandidato a presidente de Estados Unidos por el Partido Republicano, tiene todo lo que un opositor tiene que tener: incorreción política y sencillamente se opone. No aburre y es contundente. Es un pescador mediático de votos de superficie. No profundiza temas. No le hace falta la pesca de profundidad.
Trump es un empresario millonario, conservador, mediático, controvertido y pragmático. En su perfil de opositor a Barack Obama construye metáforas directas sin ahorrar críticas sustanciales sobre conceptos esenciales de incorrección política. Su instalación política se basa sobre lo que piensa en la intimidad el americano, inclusive el latino americano cerca de rozar su sueño washingtoniano. El sueño americano es más fuerte que la sangre, sobre todo en las segundas generaciones.
Detractar a Trump es una peligrosa arma para sus competidores. Oponerse a él es ir contra los enemigos pre concebidos, verdadera o falazmente creados por el inconsciente americano. Impone agenda de temas tan controversiales como supuestos, y simples y simplificadores hasta el error. Mas allá de la necesidad o importancia real de estos, son aquellos sobre los cuales los americanos quieren escuchar a alguien hablar.
Donald con sus trajes elegantes en realidad habla a sabiendas que es escuchado también en las tabernas. Es un rico de Manhattan que dice lo que quiere escuchar un pobre de Louisiana o un semi-congelado de Alaska.
El perfil empresario de Trump lo hace un explorador y buscador del éxito ahora en el campo político. Su incorrección se basa en mediciones puras. Decir sin anestesia y desde lo coloquial paga. Dice fuerte por qué sus dichos cotizan y porque cotizan encabeza las encuestas. El americano pareciera haberse cansado de la corrección política.

Trump elige sus escenarios, sus temas y sus enemigos sin importarle la corrección del establishment político. Su estrategia es frontal basada en las mediciones. El americano necesita encontrar el chivo expiatorio de cualquier crisis. Trump se los proporciona. No habla para que lo racionalicen sino que para que lo voten. En EEUU el voto no es obligatorio y Trump sabe bien que, a quienes agrede, no mueven la aguja para ganar las primarias. Por eso ataca a los latinos. Tiempo para cambiar el discurso ya habrá.
Los opositores a medias tintas son exactamente lo esperado por los oficialismos. Donald Trump acelera tanto que hoy llega a tener la pole position republicana. Emplea palabras fuertes para crear metáforas emocionales decisivas. Sabe que mas políticamente incorrecto dice, más se habla de él y más se duda de los otros. Ser opositor no es buscar tener una relación de "amigo con derechos" sino "una relación donde tal vez te hiervan el conejo". En el electorado americano funciona.
Los latinos con derecho a voto, como todo converso, son mas americanos que latinos y en tiempos de elecciones elegirán no al que más les guste, sino al que más los acerque a su sueño preconcebido. The American Dream se basa en bienestar económico sobre calles seguras y libres.
Para muestra sobre un botón dirían nuestras abuelas. Cuando los candidatos reaccionan, los electores accionan. El combate por la intención de voto está en la superficie. En la superficie se habla de empleo y seguridad. Todo lo demás para la masa electoral es una entelequia para disertar en TEDx.
Así como los programas de política con más impacto son cada vez "más incorrectamente políticos" en sus formatos, así deben ser los candidatos. Donald Trump es un gran rompedor de debates. En la pesca profunda no hay votos. Para el logro de votos de decisión hay que pescar con mosca en la superficie. Lo políticamente incorrecto no está en la agresión en sí misma, sino en la no aplicación del "entre bueyes no hay cornadas".
Después de aportar a varias campañas de muchos políticos, Trump tal vez ahora emplee la famosa frase rioplatense "sacarse la guita del bolsillo del pantalón y colocársela en la camisa". Su candidatura no deja de ser un ahorro corporativo que puede llegar a ser una excelente inversión personal. Que es patriota pareciera no estar en discusión dicen. Al fin de cuentas él representa con su poder económico el sueño americano de la A a la Z. Diríamos por estos lares "Guita, fama y éxito".
Donald elige la frase "no es personal... solo negocios" y sus oponentes políticos lo sienten en las mediciones profundamente, encabezando las encuestas y con una diferencia al segundo de mas de 15 puntos. Será que pelea por lo que verdaderamente quiere. El que no apuesta no gana en términos lúdicos.

infobae

No comments:

Post a Comment