Sunday, June 28, 2015

EL PAPEL DE PATRICIO DE LA GUARDIA EN CHILE. REFRESCANDO LA HISTORIA


Patricio de la Guardia: En 1997 fue dejado en libertad. Actualmente vive junto a su
madre Graciela Font en el barrio habanero de Miramar, en un régimen de
libertad vigilada.

 "Yo no maté a Allende"

 

LaTercera / Mundo
El alto militar desmintió hace diez años la versión, divulgada en Francia, que sostenía que él habría asesinado al gobernante de la Unidad Popular El papel del cubano Patricio de la Guardia en Chile: "Yo no maté a Allende"
El jefe del contingente cubano en Santiago al momento del golpe de Estado, llegó a Chile a fines de 1972. Durante todo el 11 de septiembre de 1973 habría permanecido en la legación diplomática y desde allí habría telefoneado al Presidente socialista para ofrecerle ayuda.
Fecha edición: 16-10-2005
En los días previos al golpe de Estado y el mismo 11 de septiembre de 1973, Patricio de la Guardia era el jefe del contingente militar cubano presente en Chile y el responsable de la seguridad de la embajada de Cuba en Santiago.
Y desde La Habana -donde vive bajo libertad vigilada, tras ser condenado en 1989 a 30 años de prisión en un controvertido caso-, descalificó la versión divulgada de que él, por orden de Fidel Castro, mató a Salvador Allende en el Palacio de La Moneda.
 "Yo no maté a nadie. Eso es mentira, es una campaña en contra mía", respondió en una breve comunicación telefónica, al ser consultado por La Tercera sobre la tesis aparecida en el libro Cuba Nostra, de Alain Ammar, publicado en Francia.
De acuerdo con diversas fuentes consultadas, De la Guardia -quien viajó a Chile desde 1971 y quien fue asignado a la misión cubana en el país sudamericano en el último año del gobierno de la Unidad Popular- permaneció durante todo ese martes 11 de septiembre en la casa que ocupaba la legación diplomática caribeña, en la comuna de Providencia, sin ausentarse en ningún momento.
Cumplía así con la orden, emanada desde La Habana tras la fallida asonada golpista del 29 de junio, de mantener al personal militar bajo una situación de semi acuartelamiento en la casona de la calle Los Estanques. "Patricio de la Guardia estaba en la embajada de Cuba el día 10, el día 11 y el día 12, hasta que se fueron de ahí los cubanos.
Y eso a mí me consta porque yo estaba ahí, o sea que nadie me lo contó. No hubo ningún cubano que estuviera en La Moneda, ni que fuera a La Moneda, entre otras cosas porque Allende nunca quiso que nadie fuera" hasta allá, comentó a este diario Max Marambio, ex jefe del GAP, el grupo de seguridad del Presidente socialista y quien permaneció en la sede diplomática durante esos días de 1973.
 En la misma línea Filiberto Castiñeiras, ex ayudante ejecutivo del general cubano Pascual Martínez Gil, quien entonces era el jefe de Tropas Especiales, el cuerpo de elite cubano al que pertenecía De la Guardia, ratifica que el militar no abandonó la legación ese 11 y que, por lo tanto, no se presentó en la sede de la Presidencia chilena. "Patricio siempre, en todo momento, estuvo en la embajada" el día del golpe, aseguró el coronel Castiñeiras, quien vive en Florida (EE.UU.) en el más absoluto anonimato.
Sin embargo, Castiñeiras -quien estuvo en Chile junto a Martínez Gil hasta pocos días antes del golpe de Estado- afirmó que De la Guardia sí tomó contacto con el Presidente chileno durante esa mañana.
 En dos ocasiones el militar cubano telefoneó a Allende para ofrecerle toda la ayuda de que disponía el contingente cubano. "Cuando ya está el golpe de Estado andando y cuando estaba el ataque (contra La Moneda en curso) Patricio llamó a Allende para ofrecerle ayuda o si quería que los fuesen a reforzar (las posiciones del palacio de gobierno). Pero Allende le dijo que no, que no quería que se movieran de ahí, para no crear más problemas", dijo a La Tercera Castiñeiras.
 Los gemelos De la Guardia Patricio de la Guardia, quien años más tarde llegaría a ser general de las Fuerzas Armadas cubanas, se instaló en Chile en los últimos meses de 1972 y, de acuerdo con algunas fuentes, su permanencia se debió a que su hermano gemelo, Antonio de la Guardia, había trabado una excelente relación con Salvador Allende.
Antonio, quien llegó a Chile tras el triunfo de la Unidad Popular en 1970, estuvo encargado de estudiar las unidades militares chilenas, de introducir armamento, fue el responsable de la seguridad de Fidel Castro durante su gira por el norte de Chile, en noviembre de 1971, y de garantizar la protección del embajador cubano Mario García Incháustegui.
Pero en octubre de 1972 fue llamado desde La Habana para encargarle la ejecución de un nuevo operativo internacional. El gobernante socialista, al conocer de la partida de Antonio de la Guardia, se quejó ante Castro, en vista de lo cual el entonces primer ministro cubano envió al mejor reemplazante que pudo encontrar: el otro gemelo De la Guardia.
 En 1989, el general Patricio de la Guardia, junto a su hermano gemelo y al general Arnaldo Ochoa, serían tres de los principales acusados de un polémico proceso de narcotráfico iniciado al interior del régimen castrista y que terminó con el fusilamiento de cuatro altos militares, entre ellos Ochoa y Antonio de la Guardia. Fue durante una de las sesiones de ese juicio, la llamada Causa Número 1, que el propio Patricio de la Guardia detalló que "fui condecorado con la Medalla Internacionalista de Primer Grado, porque estaba en Chile, cuando (se produjo) el golpe de Estado en Chile".
Patricio de la Guardia a.. Nació en La Habana en 1940 junto a su hermano gemelo Antonio.
 b.. Su padre, Mario de la Guardia, inscribió a sus dos hijos, con fama de "revoltosos", en la Havana Military Academy.
 c.. Fue jefe de Operaciones y Preparación combativa de Tropas Especiales.
d.. Fue enviado a Chile, donde permaneció hasta el golpe de Estado de 1973 y ocupó un papel destacado en la guerra de Angola.
e.. Fue condenado, en julio de 1989, a 30 años de prisión por la llamada Causa Número 1, un polémico caso de narcotráfico.
 f.. En 1997 fue dejado en libertad. Actualmente vive junto a su madre Graciela Font en el barrio habanero de Miramar, en un régimen de libertad vigilada --

No comments:

Post a Comment