Tuesday, October 21, 2014

CUBA E IRAN A 90 MILLAS


La isla produce uranio y fabrica aluminio refinado usado en centrífugas .

Para el ingeniero Manuel Cereijo, académico de la Universidad de Miami, desde la década de 1990 Cuba e Irán cooperan en el desarrollo millonario de armas biológicas con capacidad de destrucción masiva


 


Por Sergio Boffelli – Diario de Las Américas

Si bien la relación de la República Islámica de Irán con países como Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador resulta preocupante para algunos expertos, la relación de Irán con Cuba merece especial atención.

Cuba, apenas a 90 millas de las costas de la Florida, tiene en su haber una relación mucho más extensa con el país islámico, que sus aliados en el grupo ALBA, y además en 1962 ya demostró que no tenía reparos en prestar su territorio para que ojivas nucleares de la entonces Unión Soviética apuntaran hacia los Estados Unidos.

Si bien la Unión Soviética colapsó a finales de los años de 1980, y se abrió a un sistema democrático y con libertad, no ha ocurrido lo mismo con Cuba, donde los hermanos Castro han asegurado su continuismo en el poder, aferrándose a dogmas ideológicos desfasados que han encontrado cabida en los socios del ALBA y el liderazgo iraní.

La frase de Fidel Castro en mayo del 2001, desde Teherán, “pronto, entre Cuba e Irán, pondremos de rodillas a los Estados Unidos”, fue dicha por el gobernante de un país marcado como terrorista, en otro país en igual condición. Y lo cierto es que cuatro meses después ocurrieron los ataques de Al-Qaeda en Nueva York, que dejaron 2,997 víctimas.

Para el ingeniero Manuel Cereijo, académico de la Universidad de Miami, desde la década de 1990 Cuba e Irán cooperan en el desarrollo millonario de armas biológicas con capacidad de destrucción masiva, y desde principios de los años 1980 Cuba empezó la búsqueda de uranio, el que encontró en la mina de hierro Mantua, al noroeste de Pinar del Río.
A mediados de los 1990 había obtenido lo que se conoce como Pastel Amarillo, o uranio 238, susceptible de enriquecimiento para convertirlo en uranio 235 o plutonio 239, componentes esenciales de un arma nuclear. “Solo con 14 libras de uranio enriquecido puede construirse un arma nuclear de potencia mediana”, aseguró Cereijo, agregando que existen reportes que la Unión Soviética “entregó a Cuba 70 libras de uranio para el reactor de Jaragua”, cantidad que es “suficiente para construir 5 bombas atómicas.”

El académico explicó que el proceso de enriquecer uranio consiste en aumentar su concentración de 235 mientras se disminuye la del uranio 238, lo que requiere el uso de cilindros refinados de aluminio, parte esencial de las centrífugas para enriquecer uranio.

A Irán le está prohibido comprar los cilindros
en el mercado mundial, y no cuenta con facilidades para su fabricación, pero Cuba tiene una fábrica de gran capacidad, la Planta Mecánica, situada al noroeste de Santa Clara, dijo Cereijo.

“Esta fábrica, creada en 1964, es una de las pocas instalaciones que el gobierno cubano ha mantenido con la última tecnología, con maquinarias de control numérico, ya que ahí se fabrican equipos básicos para la industria biotecnológica cubana, como fermentadores y centrífugas. Esta fábrica tiene la tecnología, los equipos, y la materia prima para la fabricación de estos cilindros especiales de aluminio”, explicó el profesor.

De acuerdo a Cereijo, a comienzos de la década de 1980 Cuba intensificó la búsqueda y explotación de minas de uranio, supuestamente para materiales radioactivos de su industria nuclear.
Cuba encontró un yacimiento importante en la zona Noroccidental de Pinar del Río llamada Hierro-Mantua.

En los años noventas Cuba había producido uranio 308, conocido como pastel amarillo, y tiene desde finales de los 1980 dos reactores nucleares de investigación, de baja potencia. “El principal en el Centro de Investigaciones Nucleares, CIN, de Pedro Pi, al Suroeste de La Habana, pero este último puede convertir uranio 238 en uranio 235 o plutonio 239, componentes primarios básicos de una bomba atómica como las lanzadas en el Japón”, dijo Cereijo.

Para el investigador, Cuba y Venezuela han iniciado una cooperación en desarrollo nuclear, y que esta última está próxima a adquirir de Argentina un reactor. Cuba “ha enviado a Venezuela ingenieros nucleares y físicos, para ayudar en el desarrollo de una infraestructura en poder nuclear”, advirtió Cereijo, para quien todo esto constituye “una amenaza real a la seguridad, no solo de Estados Unidos, sino de toda Latinoamérica.”

No comments:

Post a Comment