Sunday, September 28, 2014

CUBA: CARTA A ANGEL SANTIESTEBAN

Ángel Santiesteban o la imposible tarea de domesticarle la letra “inclinada”

Angel Santiesteban prision militar de Jaimanitas

 BLOG "LOS HIJOS QUE NADIE QUISO"

Hoy, domingo 28 de septiembre de 2014, Ángel Santiesteban-Prats cumple 19 meses encerrado (y aislado) luego de ser condenado –tras las falsas acusaciones hechas por la madre de su hijo– en un juicio amañado por la Seguridad del Estado castrista. Su hijo contó la verdad el 15 de julio de este año cuando tuvo la edad suficiente para despegarse de los chantajes de su madre. La justicia sigue muda.

Angel Santiesteban injusta prisiónQuerido Ángel:
Hoy no es un domingo más en Cuba. Hoy las Damas de Blanco recibirán los palos habituales por parte de la Seguridad del Estado, y tú,  Ángel Santiesteban-Prats, el de la letra “inclinada”, cumplirás diecinueve meses (que se dicen pronto) encarcelado injustamente, por unos delitos que jamás cometiste y que –obviamente- jamás han podido probar.
Y el que te hayan condenado por la altura e inclinación de tu letra, dice mucho más de lo que ellos mismos quisieron asumir al elegir ese “modelo” de criminalización. Antiguamente, se utilizaban la biología y la raza para explicar los comportamientos y costumbres que no encajaban en los parámetros occidentales, y así se justificaba el sometimiento y la explotación de todo aquel “diferente”. Hoy en día, ya no es “políticamente correcto” apelar a tales justificaciones, y se  han trasladado de la biología a la cultura e incluso a la psicología. Tú no encajas en el modelo “revolucionario”. cortado con la tijera de la uniformidad y la sumisión que la dictadura ha diseñado. Tú “letra”, con la que manifiestas tu oposición, se sale de los moldes del discurso impuesto. Claro que para la dictadura es un “delito” que no escribas con su tipología. No encontraron forma de domesticarla. De allí que a un ciudadano íntegro, decente, talentoso y exitoso, lo condenen por como escribe. A “confesión” de parte, relevo de pruebas…
Lo que sí han probado, es el descaro de la “justicia” castrista, que se arrodilla sin ningún reparo ante el poder político y condena inocentes solo para quitarlos del medio y mantenerlos con la boca cerrada. Porque Cuba –por más que lo intenten disimular comprando voluntades en los organismos internacionales y ante los gobiernos del mundo que no tienen escrúpulos en hacer negocios a costa de la sangre y las lágrimas del pueblo, es una DICTADURA. Y es hora de que todos los que se dicen “disidentes”, tanto dentro como fuera del archipiélago, lo digan así de claro, sin todos esos eufemismos que solo sirven para  lavar la cara de la tiranía frente al mundo.
Ángel, no solo demostraste tu inocencia (en este mismo blog se puede consultar el expediente completo) sino que además, tu propio hijo, manipulado por la madre y la policía política en su momento, desmontó por completo esta infame farsa. Y, aún así, la Justicia duerme, a la espera de las órdenes de los mandamases, cuando ya debieron haber no solo revisado el juicio sino, peor aún, haberte puesto en libertad.
El “premio” que recibiste tras el acto de suma justicia de tu hijo, fue ser aislado más aún, impidiéndote por completo comunicarte con el exterior, pues solo te permiten las visitas de tus hijos y con ello, te han tendido una infame trampa, pues así no puedes intentar siquiera enviar nada para no comprometerlos directamente a ellos.
Una condena de cinco años que no se ajusta al delito por el que falsamente te imputaron. Diecinueve meses cumplidos a raja tabla aunque injustamente y sin que te respeten las derechos carcelarios. Las pruebas de tu inocencia al alcance de todos, y el testimonio –fundamental– de tu hijo explicando cómo lo manipularon para perjudicar a su papá declarando en tu contra. Esta es la realidad, objetiva, comprobable, y al alcance de todos quienes quieran saber la verdad.
En este nuevo “aniversario”, le recordaré al dictador no es de demócratas silenciar a la oposición, acosarla, criminalizarla, y encarcelarla; tampoco tener el monopolio de los medios de comunicación y hacer de la verdad, un panfleto ideológico. Y mucho menos, usar niños en los actos de repudio y manipularlos para declarar contra sus padres.
Las evidencias de la realidad de Cuba, hablan por sí mismas; cada día son más los cubanos que se escapan de la isla, de cualquier modo y a cualquier precio. Nos tiene a todos conmovidos uno de los más recientes casos en que los balseros se agenciaron un tacho de basura para convertirlo en lancha. ¡Sí, un tacho de basura condujo a un grupo humano a la libertad! Tristemente, no es una metáfora, es la única alternativa de un pueblo desesperado. Algunos, llaman a esto  “Revolución humanista”…
Las imágenes que recibimos cada día del drama del éxodo de los balseros y de la represión,  hablan tanto del desespero de los cubanos como de la falta de escrúpulos de toda la élite  gobernante. Debería darles vergüenza ocupar los titulares del mundo con esas imágenes, pero –consecuentes con su tradición “revolucionaria”- optan por revertir los fracasos en éxitos, campañas de marketing mediante. La última estratagema que se inventaron para acompañar las reformas “cosméticas”, son unas fragancias  “que los expertos químicos y diseñadores cubanos esperan haga pensar a sus compradores en atributos como heroicidad o gallardía”, dedicadas, claro, al Ché y a Chávez. Pasadas pocas horas de anunciarlas,  se dieron cuenta del rídiculo que hacían. Ahora sancionarán a los esclavos de su propia empresa por “irresponsables”.

Tú continuas preso pero tu alma está libre, como siempre. Imagino el desespero que les provocas por no haberte arrodillado jamás. Y desde aquí, continuaré clamando junto a tí:
¡Abajo la dictadura! ¡Libertad para Cuba YA!
La Editora
—————————————————————————————————————————-
1239720_362212903910344_1838662557_nHermano querido:
Quienes lean este breve mensaje dirán que al llamarte hermano acudo a un gastado recurso con el cual los cubanos solemos comunicarnos, llamando hermano a cualquiera, pero tú y yo sabemos que el peso verdadero, rotundo, casi carnal, que le concedemos a esta palabra nace de muchas circunstancias de la vida, que hemos compartido desde que nos conocimos en aquella lectura junto a Carlo Calcines en la Casa del Joven Creador de La Habana Vieja,  el 10 de septiembre de 1986, justo hace ya 28 años.
Triste ha sido ver que quienes confiaron aquellos primeros años en nuestros talentos y nos auparon y ayudaron a ser, como escritores y seres humanos, buena parte de lo que hoy somos, un día nos dieron la espalda cuando decidimos apostar justamente por lo que ellos mismos nos enseñaron: decir la verdad en la vida, en nuestros libros y vivir en esa única verdad posible que es andar por el mundo sin máscaras. Tú y yo sabemos que es una lógica reacción al miedo que le ha inyectado la dictadura a nuestra gente. Y sólo entendiendo el derecho que tiene cada cual a sentir miedo, he podido comprender que me dijeras en una de tus cartas que ningún rencor ni ningún odio sentías hacia ellos.
Estás detrás de una rejas inmundas, acusado por un delito que has demostrado jamás cometiste. Y eso es duro, injusto, criminal, pues viene de un sistema que tiene el descaro de anunciarse al mundo como lo más cercano al paraíso en la tierra mientras humilla a su pueblo, golpea y encierra a los opositores y comete impunemente cuanto acto abominable contra los derechos humanos se le viene en ganas. Pero tu prisión es también, como me has escrito, una inyección diaria de honor, de ética, de humildad y de amor por las ideas que defiendes… en fin, un desgarrador pero hermoso camino hacia la honra que un día recibirás, ya libre.
Mientras tanto, ahí estás, aquí estamos. Tú, tras las rejas y yo en el destierro, desde que alguien decidió que había perdido mi derecho de regresar a mi tierra, y bochornosamente tu encierro (y el de otros cientos de dignos cubanos) y mi destierro (y el de otros miles de cubanos dignos que han sido desterrados o se han lanzado obligados al exilio) sigue sin importar a muchos cubanos que callan, por miedo, complicidad o pura estrategia de supervivencia (como sucede con todos aquellos escritores, intelectuales artistas que decían ser nuestros amigos y desaparecieron cuando decidimos plantar cara a la dictadura desde la independencia de nuestros criterios como ciudadanos).
Ahí estás, aquí estamos, querido Ángel, juntos en la misma complicidad silenciosa de aquellas tardes en que pasábamos horas paladeando en largas conversaciones de hermanos esa libertad que, al no existir en la realidad que pisábamos, encontramos en la literatura.
Recibe mi abrazo desde una Berlín luminosa, pero ya otoñal.
Amir
Amir Valle
Escritor y periodista
www.amirvalle.com

No comments:

Post a Comment