Saturday, April 19, 2014

CONTRALORÍA VENEZOLANA VE IRREGULARIDADES EN COMPRA DE MEDICINAS A CUBA

Entre 2012 y 2013 Venezuela pagó hasta 9.670% más por los mismos productos

imageRotate
La poca planificación de las importaciones afecta la calidad de los productos (ARCHIVO)
ROBERTO DENIZ |  EL UNIVERSAL
sábado 19 de abril de 2014  06:48 AM
La historia se repite. Aunque el Ejecutivo nacional defiende la relación con Cuba, la Contraloría General de la República, como en 2010, halló una lista de irregularidades en la importación de medicamentos e insumos médicos que negocia Caracas con La Habana.

En el Informe de Gestión 2013 la Contraloría detalla que detectó importaciones "sin una planificación", con "poca celeridad" en la nacionalización, "pagos adicionales" por esos retrasos, una "disminución de la calidad o vida útil" de las medicinas y hasta un lote de productos "contaminado" por insectos tras analizar contratos suscritos por las dos naciones entre 2012 y 2013.

Se trata de 9 contratos por 2 mil 798 millones de bolívares, cifra que oscila entre 444 y 650 millones de dólares si se calcula con las tasas de cambio vigentes al momento de la firma.

"Se observó que estos contratos no responden a un adecuado proceso de planificación y programación de tales adquisiciones, visto que no fue suministrado un estudio o informe técnico basado en los requerimientos y necesidades planteadas por los distintos centros de salud", destacó la Contraloría.

En esos negocios intervinieron tres entes. A la Fundación Misión Barrio Adentro le correspondió ser el órgano "ejecutor de los recursos financieros". La Oficina de Gestión Administrativa del Ministerio de Salud fue la responsable de la "selección y adquisición de medicamentos" y el "almacenamiento y distribución" de los mismos fue la tarea del Servicio Autónomo de Elaboraciones Farmacéuticas (Sefar), adscrito al Ministerio de Salud.

La escasa planificación provocó otros vicios. El documento revela que el Ministerio de Salud compró medicamentos en 2013 que no eran necesarios, ya que en los depósitos del Sefar había 2.672.478 unidades de esos productos. La Contraloría constató, además, que en ese caso se pagaron precios muy superiores a los que se cancelaron en 2012.

"Adquirió los mismos tipos de medicamentos en cantidades mayores, con porcentajes de incrementos que oscilan entre 21,21% y 9.670,11%, sin justificación", dice el documento.

En otro de los contratos pactados en 2013 la Contraloría comprobó el incumplimiento de Cuba "por cuanto la revisión efectuada a las facturas emitidas por los laboratorios cubanos, el Sefar sólo había recibido al 27/09/2013, el 0,84% de los medicamentos, en vez del 74%" que estaba previsto.

Se dañan en los almacenes

La Contraloría encontró retrasos en el proceso de nacionalización y despacho de la mercancía, especialmente en los arribos al puerto de La Guaira.

En las 8 declaraciones de aduana analizadas se comprobó que el agente aduanal "declaró la mercancía fuera del lapso de 5 días hábiles" previsto en la Ley Orgánica de Aduanas y que esa mercancía fue declarada en "abandono legal". "Posteriormente, transcurridos 5 meses, el agente aduanal solicitó ante el Seniat el pase de salida de la mercancía de los almacenes del puerto de La Guaira", agrega la Contraloría.

Esa demora supuso costos adicionales de 624 mil bolívares por el almacenaje de contenedores refrigerados en un lapso de entre 127 y 168 días, tal y como quedó reflejado en 5 "facturas emitidas por una empresa estatal". Esto acortó la "vida útil" de los medicamentos. De la revisión al Reporte de Registro de Entrada del Sefar, del 26/09/2013, "se evidenció que el material médico quirúrgico ingresó 11 meses después de su desaduanamiento". Se trata de 212.454 estuches de diagnóstico de glucosa, cuyo valor era de casi 16 millones de bolívares e iban destinados al plan "buen vivir para el diabético".

"Los referidos materiales tienen como fecha de vencimiento entre febrero y abril de 2014, es decir, que desde la llegada al almacén del Sefar a los fines de su distribución, el período de vida útil aproximadamente es de 6 a 8 meses para su consumo. Por consiguiente, existe el riesgo de pérdida de los mismos, dado que para distribuirlos las fechas de vencimiento no deben ser menores a 3 meses".

Aunado a esto, los lotes 03-14 y 04-14 vinculados a las facturas TS-111/12 y TS-119/12 que provenían de los almacenes de la Contraloría de las Fuerzas Armadas "fueron desinfectados, por cuanto las paletas donde se transportaban estaban contaminadas por insectos".

En una revisión realizada el 27/09/2013 al almacén del Sefar la Contraloría observó que se "programó" una adquisición de casi 2 millones de estuches de diagnóstico de glucosa, aún cuando en inventario había 9.418 estuches con "fecha de vencimiento febrero de 2012 y junio de 2013", correspondientes a contratos de 2010 y 2011.

rdeniz@eluniversal.com

No comments:

Post a Comment