Saturday, December 28, 2013

BRASIL: CHAO, CHAO ALBA

El fin de ALBA
Un editorial de "O Estado de Sao Paulo" da cuenta de las dificultades surgidas con las fuentes de dinero fácil que fluían desde Venezuela para financiar en América Latina el “Socialismo del Siglo XXI”. El diario brasileño recuerda la frase del fallecido Hugo Chávez con su llamado “O nos unimos o nos hundimos”, pero pareciera que los aliados se están alejando justamente para evitar “el abrazo de los ahogados”
MILOS ALCALAY
Tal Cual


El editorial de O Estado de Sao Paulo del 27 de Diciembre se refiere a las dificultades surgidas con las fuentes de dinero fácil que fluían desde Venezuela para financiar en América Latina el “Socialismo del Siglo XXI” proyectado desde el año 2000 en torno a tres elementos: el carisma de Chávez, la chequera petrolera y las ideas de la “revolución bolivariana”.
La crisis económica venezolana actual  con una inflación de 50%, unida al desabastecimiento y a la prolongada crisis eléctrica que sufre el país,  le han impuesto a sus socios de ALBA la necesidad de encontrar nuevas alternativas para mantenerse en el Poder. En ese sentido se constata que los países socios dan algunos pasos para dejar de lado el populismo primitivo que se aplicaba gracias a las ayudas sin fin desde Caracas.
El prestigioso diario brasileño destaca que los miembros de ALBA procuran nuevas alternativas para enfrentar la necesaria reducción de la ayuda, como se puede constatar en las medidas adoptadas por Evo Morales en Bolivia que se aleja de su discurso nacionalista para abrirse a las inversiones extranjeras con el fin de lograr nuevos ingresos a través de la exploración de sus riquezas minerales.
O Daniel Ortega en Nicaragua quien acepta las recomendaciones y reformas sugeridas por el FMI para reducir el déficit externo; o en Ecuador, Rafael Correa quien decide  incentivar un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, sin dejar de recordar el cálido saludo entre Obama y Raul Castro en Johannesburgo, que podría significar una nueva etapa de relaciones Estados Unidos-Cuba si se dan las reformas exigidas en la Isla Caribeña.
Es evidente que aún estamos lejos de un cambio profundo, pero se constatan nuevas situaciones que se alejan de la megalomanía  improductiva.
A pesar de la reciente Cumbre de las Cumbres en las que se propuso estructurar desde la capital venezolana una zona económica  especial entre Petrocaribe, ALBA, Mercosur y Unasur, no se pudo concretar debido a la cruda realidad que se prevé en relación al futuro de la cooperación petrolera en la que hasta el propio presidente de PDVSA Rafael Ramírez ha anunciado que “los beneficiados del Acuerdo Petrocaribe tendrán que contentarse con menos, ya que las necesidades de Venezuela se imponen de manera urgente”.
Desde la perspectiva política también se constatan retrocesos determinantes: el fracaso de la esposa de Zelaya en las elecciones de Honduras a pesar de la negativa de Venezuela de reconocer el claro triunfo electoral del candidato del Presidente Lobo; unido al anuncio de Cristina Kirchner al reconocer que no podrá lanzarse a la reelección por no haber logrado la mayoría requerida para reformar la Constitución y lograr su reelección, se suma al aislamiento de Lugo en el Paraguay, lo que muestra el fin de la euforia  del recorrido de la “espada de Bolívar por América Latina” tal como coreaban con entusiasmo en el pasado los seguidores del Foro de Sao Paulo.
El periódico paulista concluye su editorial recordando la frase del fallecido presidente Chávez con su llamado a ALBA:  “O nos unimos o nos hundimos”, pero pareciera que los aliados se están alejando justamente para evitar “el abrazo de los ahogados”.

No comments:

Post a Comment