Wednesday, November 27, 2013

WASHINGTON BUSCA SOLUCIONES AL PROBLEMA DE LA SECCIÓN DE INTERESES DE CUBA

Washington intentó convencer al Banco M&T para que mantuviera sus servicios a la Sección de Intereses cubana

El Departamento de Estado 'ha estado trabajando activamente' con diplomáticos cubanos 'para identificar un nuevo banco', dice un portavoz.
El Departamento de Estado norteamericano dijo este martes que "ha estado trabajando activamente" con la Sección de Intereses de La Habana en Washington para "identificar un nuevo banco" que preste servicios a las misiones diplomáticas cubanas en Estados Unidos.
Una portavoz citada por Reuters dijo que el Gobierno de Barack Obama intentó convencer al Banco M&T para que mantuviese activa las cuentas de la Sección de Intereses de Cuba y a la Misión Permanente de Cuba ante Naciones Unidas.
El Gobierno cubano anunció el marte la suspensión de los servicios consulares en Estados Unidos "hasta nuevo aviso".
En un comunicado, indicó que "el pasado 12 de julio, el Banco M&T informó a la Sección de Intereses de Cuba en Washington su decisión de no continuar prestando servicios a misiones diplomáticas extranjeras".
El régimen dijo que ha sido imposible encontrar un nuevo banco, "debido a las restricciones vigentes derivadas de la política de bloqueo económico, comercial y financiero del Gobierno norteamericano contra Cuba".
Añadió que hizo "múltiples gestiones" con el Departamento de Estado y con numerosas entidades bancarias.
La suspensión afectará a ciudadanos cubanos y estadounidense que quieran tramitar pasaportes, visas, legalización de documentos y otros servicios.
El hecho de que La Habana haya esperado desde julio hasta ahora para suspender los servicios consulares ha provocado sospechas de que intenta utilizar como presión las fechas navideñas, época en la que miles cubanos y cubanoamericanos viajan a la Isla para estar con sus familias.
Si esta situación "no se resuelve pronto, la gente no va a poder viajar porque los trámites se demoran aproximadamente un mes", dijo Ángela González, empleada una agencias de viajes de Miami especializadas en Cuba, citada por el diario español El Mundo.
"La Administración de Obama ya ha debilitado muchas sanciones y no debe caer en ese chantaje emocional flagrante", consideró la congresista cubanoamericana Ileana ros-Lehtinen, según Reuters.
Motivaciones
La portavoz del Departamento de Estado dijo que Washington no cree que la decisión del Banco M&T haya tenido razones políticas. A juicio del Gobierno estadounidense, estuvo más bien motivada por la complicada naturaleza de las necesidades bancarias cubanas y los problemas de convertibilidad de moneda, que no hacen viable comercialmente mantener las cuentas abiertas.
Para el escritor y analista exiliado Carlos Alberto Montaner, la decisión de M&T "tiene que ver con la imposibilidad de la banca de guardar los secretos comprometedores de los movimientos bancarios".
"Se sabe que el Gobierno de Cuba lava dinero y ya ha habido multas severas por parte de Estados Unidos a la banca, incluso internacional, como es el caso de la Unión de Bancos Suizos", declaró Montaner a El Mundo.
Estados Unidos, opinó, también se encuentra "atrapado entre los acuerdos diplomáticos de Ginebra y sus propias leyes. Y la banca prefiere no meterse en eso".
Por su parte, el abogado Juan Carlos García advirtió que el Gobierno estadounidense tiene la obligación de facilitar las operaciones de las representaciones diplomáticas acreditadas en Washington, al igual que de las misiones diplomáticas ante Naciones Unidas, independientemente de su política hacia el país en cuestión.
"Es cierto que un banco es una institución privada y puede decidir no prestar servicios a alguien. Pero Estados Unidos ha firmado acuerdos que tienen que ser cumplidos", dijo García. "Los americanos están obligados a hacerlo. Que Cuba sea un país comunista, con un embargo económico o que les sea difícil transferir dinero para pagar sus cuentas en el exterior no es una razón para que sus diplomáticos acreditados aquí no puedan abrir una cuenta bancaria", añadió.
La suspensión de los servicios consulares afectará no solo la emisión de pasaportes, visas y otros trámites. También hará mermar los ingresos del Gobierno cubano.
"Esto va a reducir los viajes a Cuba", dijo Jaime Suchlicki, director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos de la Universidad de Miami, citado por el diario El Nuevo Herald. "También reducirá los ingresos para el Gobierno cubano y hará felices a algunas personas e infelices a otras".
Aunque La Habana no publica las estadísticas sobre la cifra de estadounidenses de origen cubano que visitan el país cada año, fuentes del sector turístico y agencias de viajes en Estados Unidos estiman que alrededor de 350.000 cubanoestadounidenses viajan con sus respectivos visados de entrada.
Para viajar a la Isla, deben tener sus pasaportes cubanos actualizados. Un pasaporte nuevo cuesta alrededor de 400 dólares, en tanto que una prórroga de dos años cuesta unos 200 dólares.

No comments:

Post a Comment