Tuesday, August 27, 2013

SACERDOTE EXPULSA A DAMAS DE BLANCO DE LA IGLESIA

 Padre Angel Andrés González Guillén, en la iglesia
de San Fulgencio en Gibara, Holguín
Foto de archivo

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Alemania

La Iglesia católica de Cuba está haciendo oidos sordos a los reclamos de proteger a todos los fieles que concurren a las iglesias en la Isla.

Este último domingo el cura Angel Andrés González Guillén, frente a toda la congregación, sacó de la iglesia de San Fulgencio en Gibara, Holguín, a un grupo de Damas de Blanco, según informa el activista Iván Hernández Carrillo, quien acompaña a las mujeres en sus actos religiosos.

Berta Segura, una de las Damas de Blanco, contó como el sacerdote las empujó una a una, fuera del templo y les cerró las puertas.

Afuera las esperaban las turbas enardecidas quienes las golpearon y arrastraron por las calles.
 Luego las mujeres fueron detenidas y conducidas a los furgones policiales.
La policía política procedió luego a conducirlas fuera de la ciudad y dejarlas abandonadas, lejos de sus hogares.

Sería justo que el sacerdote,Angel Andrés González Guillén, diera explicaciones por su conducta anti cristiana de este domingo para con el grupo de las Damas de Blanco, arrojadas fuera del templo y entregadas a la jauría humana que las esperaba fuera.

ORA PRO NOBIS

1 comment:

  1. Sra. Angélica Mora: ¿Es Usted periodista? Siempre he oído decir que los periodistas honestos verifican las fuentes de la información que publican, pues puede ser que hagan mucho daño. Usted no sabe qué pasó el domingo en Gibara. Lo saben los fieles que asistieron ese día a la iglesia y lo saben estas señoras a las que hasta este momento respeté, pero que me han clavado un puñal en el corazón con sus mentiras y calumnias infames. Nadie expulsó a nadie de la iglesia, ni siquiera nadie les habló mal en ningún momento. Ellas lo saben. No sé de qué corazones podridos puede salir semejante mentira. Tampoco nadie les cerró puertas ni las empujó como dicen vilmente. Todo es mentira. Simplemente, en un clima de conversación sereno, les invité a no venir a la iglesia vestidas de blanco, para evitar todo lo que les hacen y para no crear crispación, pensando en sus propios hijos. Nadie les puso ni siquiera esa condición para no ir a la iglesia. Ellas lo saben. No sé por qué mienten y hacen esta campaña difamatoria contra mí. Ahora sí sé quiénes son y cómo actúan estas personas. Con calumnias, mentiras y amenazas. Superan a los que ellas critican. ¡Qué dolor! Señora Mora, le invito, si Usted es periodista de verdad, y es coherente y es honesta, a qué reconozca su error de no verificar las fuentes y publicar este comentario con las mismas condiciones con la que ha desatado toda una campaña difamatoria en mi contra. Así creeré en Usted. Gracias.
    P. Ángel Andrés González Guillén.

    ReplyDelete