Wednesday, August 28, 2013

MI RESPUESTA AL PADRE ÁNGEL ANDRÉS GONZÁLEZ GUILLÉN

MI RESPUESTA AL PADRE ÁNGEL ANDRÉS GONZÁLEZ GUILLÉN

Angélica Mora
Frankfort, Alemania

 Estimado Padre Angel Andrés González Guillén:

He publicado en todos mis blogs su aclaración de lo que Ud. dice sucedió el domingo 25 de agosto en la Iglesia de Gibara.
Las informaciones que yo tuve -de varias fuentes- era que las Damas de Blanco habían sido expulsadas, cerradas las puertas del Templo y a su salida habían sido golpeadas y arrastradas por las turbas que las esperaban.
Acontecimientos similares ocurren todos los domingos en las distintas iglesias de Cuba ante el horror de los que sabemos de esta represión en el exterior y no tenemos ningún medio como proteger a estas mujeres y sus acompañantes, salvo publicar los hechos para que el mundo se entere y haya alguna acción que los detenga.
Hay un derecho inalienable para el ser humano y este es su Libertad.
Libertad para expresarse y vestise de blanco y para dar a conocer justamente esa expresión.
He sabido de sacerdotes que han muerto por expresar su fe.
Estas mujeres tienen ese mismo derecho. Derecho a concurrir a las iglesias y vestir de blanco, en libertad, sin ser atacadas por su pensamiento.
Padre, la protección de la Iglesia a los que luchan por su fe es algo que se necesita urgentemente en Cuba. Si Ud. inicia este movimiento, sin temor, como lo han hecho otros sacerdotes, de aceptar que las mujeres concurran vestidas de blanco y luego las acompaña fuera como un acto de protección hacia ellas, no creo que las turbas se atrevan a atacarlo y habría dado el primer paso hacia un diálogo verdadero entre las partes.
Le agradezco su aclaración, estoy a la orden suya  y espero su ayuda en los futuros domingos.

Atentamente
Angélica Mora

1 comment:

  1. Sra Mora: Le agradezco su respuesta, viendo en ella su voluntad de contribuir honorablemente a la verdad.
    La petición que hice a estas señoras, a las cuales ya llevamos unos cuantos meses acogiéndolas en nuestra comunidad, fue en un contexto conocido por todos los que estábamos allí presentes. No sería yo capaz de prohibir a alguien vestir de determinada forma ni en la iglesia ni en ningún lugar. No puedo hacerlo ni me interesa. En el templo sólo recomendamos una vestidura acorde con la moral propia del lugar. Esta petición la hice teniendo en cuenta los sucesos del día anterior, cuando hubo una revuelta en las calles y porque ellas siempre me dicen de que son acosadas y maltratadas. Ante eso, les hice esta sugerencia para que no atrajeran más esos desmanes, pero siempre teniendo en cuennta que es una petición, una sugerencia, no una exigencia ni prohibición ni condición. Algunos que luego han posteado a este blog diciendo que "estoy confundido", no conocen que antes de decir eso hablé a todos de la paz, del no recurso a la violencia que nos daña... y no saben cual ha sido y es mi palabra de pastor, sólo tergiversaron y malinterpretaron una frase sacada de contexto y sin verificar. Por eso le agradezco su corrección. Ayer los esposos de estas señoras fueron a hablar por ellas y dijeron que no tenían nada que ver con esta información. Además, ellos (sin mi consentimiento) grabaron mi homilía, lo cual es la prueba más fehaciente de que todo es mntira. Ellos reconocieron que todo lo publicado era mentira, incluso que al salir no sucedió nada más que algunas ofensas verbales. Ellas se fueron a reunir cerca de allí una vez que salieron del templo, donde nadie jamás les ha cerrado las puertas.
    Gracias a todos los que creen y defienden la verdad como la única arma honorable en la lucha contra el mal.
    Atte: P. Ángel Andrés González G.

    ReplyDelete