Friday, December 21, 2012

MI FIN DE MUNDO

ESTUVE POR UNAS HORAS, EN EL BÚNKER DE LA INCOMUNICACIÓN 


Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York

Cuando me preparaba esta mañana a seguir riéndome del fin de mundo, me encontré con una desagradable sorpresa: mi casa no tenía teléfono ni internet.
Solamente ahora se ha ido el hombre que nos trajo de nuevo a la civilización y que nos reparó la línea.
Lo que pasa es que anoche hubo, en la zona donde vivo, una pequeña tormenta de nieve y viento que derribó un hermoso pino azul y éste a su vez botó el cable del teléfono. Como internet nos llega a través de esa línea, estuvimos privados de todo tipo de comunicación.
Era nuestra Era de las Cavernas. ¡Cómo podemos vivir, sin teléfono ni Internet!
Muchas personas amigas me pusieron mensajes diciendo si me había metido en el búnker y ahora les puedo contestar que no, que se trató sólo de una broma de la naturaleza en el día del Apocalipsis para que supiera lo que es sentirse como una maya.

No comments:

Post a Comment