Sunday, December 23, 2012

COPOS DE NIEVE Y ZAPATOS BAJO EL ÁRBOL

Foto Angélica Mora

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York

Cuando era niña en Chile, solía prepararme muy bien para la llegada del Viejito Pascuero.
Escribía una larga carta pidiendo un montón de cosas.
Luego armaba un Nacimiento con un pesebre rústico y un espejo que formaba una laguna donde nadaban dos patos de juguete.
María, José y el Niño Jesús eran figuras que debía poner cuidadosamente en su lugar, porque se podían quebrar.
El resto, los pastores, los Reyes Magos y los animales del establo eran todos de material diferente, que hoy estarían prohibidos por eso de la contaminación con plomo.
A continuación armaba mi árbol de Navidad con copos de algodón, como si fueran de nieve.
Luego iba y limpiaba muy bien mis zapatos blancos. En Chile la Navidad es en Verano. El que está  equivocado es el resto del mundo donde es Invierno.
Pero igual, trataba de copiar a Estados Unidos y Europa y le ponía copos de algodón a mi Nacimiento y a mi árbol.
Decía que limpiaba mis zapatos blancos, que comenzaba a usar en septiembre para las Fiestas Patrias. Como era una niña inquieta, mi calzado estaba bastante gastado en el mes de diciembre y yo, con un poco de tiza, trataba de tapar su deterioro para la visita del Hombre del Polo en Nochebuena.
Ah, porque todo niño y niña chileno pone sus zapatos debajo del árbol o en un lugar donde el Viejito Pascuero los vea, para que allí -al lado- deje los regalos sacados de su bolsa prodigiosa e inagotable.
Hoy armo mi Nacimiento tratando que parezca chileno, mientras afuera caen los copos de nieve.

No comments:

Post a Comment