Thursday, October 25, 2012

VENEZUELA: A UN PASO DE LA TIRANÍA

Democracia o autocracia
La amenaza progresiva de una dictadura. Más de la mitad de los ingresos millonarios del país los maneja discrecionalmente el presidente Chávez. El 55% del electorado no lo autoriza para liquidar la democracia a nombre de una entelequia de Estado comunal.
JOSÉ GUERRA
Tal Cual


En la Constitución vigente, se define en su artículo 2 a Venezuela como un Estado democrático y social de derecho y justicia, donde prevalecen la libertad, la igualdad, la solidaridad, la democracia y el pluralismo político.
El artículo 4 habla de Venezuela como un Estado federal descentralizado. Estos fueron principios políticos que el pueblo venezolano apoyó cuando aprobó en 1999 mediante un referendo la Constitución.
Hugo Chávez ha venido separándose peligrosamente de esos principios y, guiado por el dogma del marxismo-leninismo, ha concentrado todos los poderes en sus manos, ello en nombre de los supuestos intereses del pueblo pobre, de los necesitados y los oprimidos.
Pobres, necesitados y oprimidos no pueden conferir poderes ilimitados a un hombre por muy bien intencionado que este sea, sin que el gobierno comience a degenerar en una autocracia. Autocracia, según la Real Academia de la Lengua Española, es un "Sistema de gobierno en el cual la voluntad de una sola persona es la suprema ley". El autócrata ejerce el poder sin límites ni condicionamientos de otros poderes.
En 2007, creyendo que tenía la mayoría, el presidente Chávez intentó mediante referendo cambiar la forma de gobierno y deshacer las bases del Estado democrático, descentralizado y plural, contenido en la Constitución.
El pueblo le dijo que no a Chávez, pero él siguió adelante desmantelando la democracia y haciendo de ella una caricatura. Antes había ampliado y cambiado la composición del Tribunal Supremo de Justicia para lograr una mayoría incuestionable que avalara legalmente decisiones fundamentales, para así guardar las apariencias democráticas. Fueron nombrados como magistrados fichas partidistas con credenciales dudosas.
PODER ABSOLUTO
En 2008, al resultar electo Antonio Ledezma por el pueblo de Caracas para la Alcaldía Metropolitana, la más importante de Venezuela, Chávez con la venia del TSJ impuso una ley que le permitió crear la figura de Jefe de Gobierno Metropolitano y con ello literalmente pulverizó la Alcaldía Metropolitana. Igualmente resultaba vital contar con un Consejo Nacional Electoral sumiso a sus dictados y así fue.
Ese órgano cambió la geografía electoral y le hizo un favor enorme a Chávez en 2010, cuando obteniendo su partido el 48% de los votos logró más del 60% de los diputados en tanto que las fuerzas democráticas con el 52% de los votos populares, mantienen el 40% .
Ni siquiera esa mayoría popular de votos se expresó en la conformación de la directiva de la Asamblea Nacional, que desprecia la expresión del pueblo. En Venezuela el presupuesto nacional se elabora sobre la base de 50 dólares por barril.
Sin embargo, el precio suele pasar de 100 dólares por barril, quedando los ingresos provenientes de la diferencia entre el precio real y el presupuestado para gastos discrecionales del presidente Chávez. Semejante poder para gastar no lo ha tenido nadie en Venezuela.
Actualmente Chávez tiene el poder absoluto en Venezuela. Todos, absolutamente todos los poderes están subordinados a su voluntad. Chávez tiene un poder igual o mayor que el que tuvo Juan Vicente Gómez.
También mayor al que tuvo Pérez Jiménez. Los poderes Legislativo, Judicial, el Ministerio Público, la Defensoría del Pueblo, la Contraloría General de la República y la Fiscalía son entidades vacías, sumisas, sin capacidad para adoptar decisiones con criterio propio y conforme al principio de la ley.
Ciertamente el pueblo venezolano ha votado por Hugo Chávez como Presidente pero no ha elegido a un rey o un tirano. En 1998 y 2000 Hugo Chávez ganó limpiamente los comicios presidenciales. Sin embargo, en 2012 tuvo que recurrir a un acto de corrupción masiva y generalizada para derrotar a Henrique Capriles, mediante la compra de votos, el uso vulgar de los fondos del Estado para financiar su campaña, la presión a gente humilde que firmó listas para que le adjudicaran viviendas o recibieran ayudas del gobierno y a una propaganda avasallante en los medios de comunicación.
Y con todo y eso obtuvo el 55% de los votos, menos que en cualquier otra elección presidencial. Hay una minoría creciente y sólida que no comparte su proyecto. El 55% del electorado no autoriza a Chávez para liquidar la democracia en Venezuela a nombre de una entelequia de Estado comunal que pretende desbaratar las gobernaciones y alcaldías, las instituciones políticas más cercanas al pueblo.
Tiene que haber un control sobre el gobierno y sobre Chávez porque cuando los gobiernos no son divinos sino dirigidos por hombres, éstos tienden a perpetuarse en el poder y a abusar de éste. Como dijo James Madison, si los hombres fuesen ángeles no sería necesario el gobierno y si los ángeles gobernaran a los hombres, no se necesitaría el gobierno ni mucho menos el control sobre quienes gobiernan.
TIRANÍA
Pero como la realidad es que unos hombres gobiernan a otros hombres, hay que diseñar instituciones para que el Presidente electo pueda gobernar y luego limitar el poder del gobernante para que no abuse del poder. De allí que otros poderes independientes deban forzosamente actuar como contrapeso al Poder Ejecutivo.
El poder absoluto lleva a una tiranía. Bien por Benjamin Constant cuando afirmó que hay voluntades que ni siquiera el pueblo, menos un Presidente, tiene derecho a tener. Ninguna autoridad sobre la tierra puede ser ilimitada.

No comments:

Post a Comment