Monday, September 24, 2012

VENEZUELA: LIBERARNOS DE LA TIRANÍA

Jesús Antonio Petit da Costa
 
No hay comunismo sin tiranía, porque el comunismo siempre se impone por la fuerza. Y en Venezuela no hay tiranía sin reelección. Aquí la reelección ha conducido siempre a la tiranía. El camino a la tiranía es el continuismo mediante la reelección. Liberarnos de Cuba, del comunismo y de la tiranía son tres tareas inseparables.
-----------------
 
Tarde descubrimos que Cuba nos metió un contrabando en 1998. El contrabando es un militar, supuestamente patriota y demócrata, que trajo oculto un plan diabólico contra Venezuela. Se trata del PAQUETAZO COMUNISTA, llamado también PAQUETAZO CUBANO. El objetivo del PAQUETAZO COMUNISTA/CUBANO es convertir a Venezuela en otra Cuba, implantando el comunismo. Y así, al tener el mismo sistema político-económico, unir ambos países en uno solo. La culminación de este plan está previsto para el período 2013-2019.
Para conseguir el objetivo era necesario instaurar una tiranía. Sin tiranía no hay comunismo. Instalado, pues, el gobierno títere (1999), procedió a transformarse en tiranía. LA TIRANÍA SE DIFERENCIA DE LA DEMOCRACIA, NO EN SU ORIGEN ELECTIVO, PUESTO QUE TODAS LAS TIRANÍAS HAN SIDO ELECTIVAS EN VENEZUELA, SINO EN LA AUSENCIA ABSOLUTA DE “FRENOS Y CONTRAPESOS”, TAL COMO SE DEFINEN EN LA DOCTRINA CONSTITUCIONAL, QUE ASEGUREN LA OBSERVANCIA DE LA CONSTITUCIÓN Y DE LAS LEYES. HAY TIRANÍA CUANDO NO EXISTEN ESTOS “FRENOS Y CONTRAPESOS”, AÚN CUANDO EL TIRANO SEA ELECTO POR EL PUEBLO.
Primero fueron barridos los “frenos y contrapesos institucionales”, concentrando el poder político (TOTALITARISMO) en Hugo El Cubano, y detrás Fidel Castro. A tal fin convocaron una Constituyente con plenos poderes (plenipotenciaria), que declaró estar encima de la Constitución (supraconstitucional), y por ello disolvió todos los poderes públicos sustituyendo a sus titulares. Al producirse esta hecatombe institucional se puso en evidencia el PAQUETAZO CUBANO con el cambio de las denominaciones tradicionales venezolanas por las cubanas: Asamblea Nacional en lugar de Congreso, Tribunal Supremo de Justicia en lugar de Corte, Ministerios del Poder Popular en lugar de ministerios simplemente. A diferencia de las tiranías precedentes, la persecución de los opositores no está a cargo de la policía política (Sagrada de Gómez-SN de Pérez Jiménez), sino de los tribunales. Es una modalidad propia del comunismo del siglo XXI que podemos llamar TIRANÍA JUDICIAL COMUNISTA, cuyo funcionamiento está descrito en la denuncia de un “arrepentido”, el magistrado Aponte. El círculo del totalitarismo se cerró con el control del sistema electoral que permite ventajismo y fraude.
Destruidos los frenos y contrapesos institucionales fue fácil tomar el poder económico concentrándolo en el gobierno. Bastó con la purga de los técnicos de PDVSA, los únicos que podían actuar como frenos y contrapesos económicos para impedir la tiranía comunista. En un país mono-productor, cuya economía depende exclusivamente del petróleo, el dueño del petróleo es dueño de Venezuela. El mayor error de la democracia fue el disparate de entregarle el control absoluto de PDVSA al Presidente de la República. Este error le facilitó a Fidel Castro apoderarse de Venezuela poniéndole la mano a PDVSA por intermedio de un gobierno títere presidido por uno de los suyos, Hugo El Cubano.
Destruidos los frenos y contrapesos institucionales y económicos, fue todavía más fácil eliminar los frenos y contrapesos sociales. Por una parte, se neutralizó a cámaras de empresarios, sindicatos de trabajadores y gremios universitarios manipulando la renta petrolera, de la cual dependen directa o indirectamente. Y, por la otra, a los programas sociales se los convirtió en una gran empresa de SOBORNO COLECTIVO,  cuya misión es la compra masiva de conciencia y votos, a la cual se le agrega el LAVADO DE CEREBRO a cargo de una red de medios públicos (prensa, radio, tv), encargados de difundir el pensamiento único y descalificar a los disidentes. A los medios cada vez menos independientes se les puso una soga al cuello (Ley Resorte).
Están creadas las condiciones para la tercera y última etapa: implantación del comunismo y unión con Cuba. Pero estamos a tiempo de impedirlo. Bastará con salir de Hugo El Cubano. Su salida del poder nos hará libres  de Cuba, del comunismo y de la tiranía. Pero no será suficiente para evitar que caigamos después en otra tiranía. HABRÁ QUE RESTABLECER LA NO-REELECCIÓN, PORQUE SI DEJAMOS LA REELECCIÓN VENDRÁ OTRA TIRANÍA CON SUS ACOMPAÑANTES: VENTAJISMO Y FRAUDE. Así lo enseña la historia de Venezuela.
@petitdacosta

No comments:

Post a Comment