Friday, September 28, 2012

PELE EL OJO, VENEZUELA Y EL RESTO DEL MUNDO

  Venezuela: cuadernos de votación generan polémica

Publicado en El Nuevo Herald

 Sistema de votación en Venezuela genera dudas

JIM WYSS

Mientras Estados Unidos se enfrasca en peleas sobre sus leyes de identificación de los votantes, los venezolanos se encontrarán con uno de los sistemas más rigurosos en el continente cuando el próximo 7 de octubre acudan a las urnas.Después de introducir un número de identificación, aparecen en una pantalla una foto y el nombre del votante. Sólo luego de validar su identidad al pasar el pulgar sobre un lector electrónico, se activará la máquina de votación.
El gobierno y los observadores independientes dicen que el nuevo sistema es uno de los más sofisticados en el continente. Está diseñado para evitar la doble votación y genera una copia digital y en papel que hace fácil y rápida su auditoría.
“En realidad, de los 92 comicios que hemos supervisado, diría que el proceso electoral en Venezuela es el mejor en el mundo”, declaró este mes el ex presidente estadounidense Jimmy Carter.
Pero en una polarizada Venezuela —donde el presidente Hugo Chávez enfrenta una de las contiendas más cerradas en sus 14 años en el cargo— algunos están preocupados de que las nuevas máquinas, y otras peculiaridades del sistema electoral, pueden darle una ventaja al gobierno.
Las elecciones en Venezuela han sido cuestionadas en el pasado, pero el fraude se ha convertido prácticamente en un tema tabú en la política nacional. La oposición minimiza los riesgos ya que busca que haya una alta afluencia de votantes. Y la legitimidad del gobierno depende en gran medida del sistema. Quienes alertan sobre la posibilidad de fraude son frecuentemente marginalizados, pero el sistema genera preocupaciones legítimas, de acuerdo con varios expertos.
LAS MAQUINAS
Auditores independientes y el propio equipo técnico de la oposición dicen que el lector de la huella de pulgares que está incorporado a las máquinas de votación Smartmatic mezcla el orden de los votos, así que no hay forma de saber quién votó por quién. Pero el hecho de que el sistema de identificación esté visiblemente relacionado con el panel de votación parece estar diseñado para generar dudas, indicó Ludwig Moreno, un miembro del grupo de vigilancia electoral Voto Limpio.
“Déjenme ser claro, el voto es muy probablemente secreto, pero no parece ser un secreto”, comentó Moreno. “Y es por eso que se instalaron estas máquinas”.
La privacidad del votante es un tema sensible en Venezuela. En el 2004, se dieron a conocer los nombres de más de 2.4 millones de personas que firmaron una petición para destituir al presidente.
Se acusó a las agencias gubernamentales de despedir y discriminar contra personas en la llamada Lista Tascón. En el 2005, Chávez les pidió a sus partidarios que dejaran de usar la lista, pero dejó a muchas personas reacias a oponerse abiertamente al gobierno.
Sin embargo, muchos ven las advertencias sobre la privacidad como un complot de la oposición para opacar una victoria de Chávez. Recientmente, Luis Otorio, de 62 años y dentista retirado, salió de una de las casetas de votación simulada que se colocaron alrededor de Caracas. Declaró que el nuevo sistema era “super fino” y que los únicos que lo cuestionaban eran los partidarios del candidato opositor Henrique Capriles.
“Ellos van a decir o hacer cualquier cosa para ganar esta contienda”, declaró Otorio.
EL PADRON ELECTORAL
En el papel, Venezuela es una de las naciones más activas en el mundo desde el punto de vista cívico, con una tasa de registro de votantes del 96.5 por ciento. En comparación, sólo el 65 por ciento de los votantes potenciales en Estados Unidos están registrados. La administración de Chávez ha dicho que esos niveles históricos son el resultado de un esfuerzo masivo de registro, que comenzó en el 2003. Pero para algunos, las cifras son demasiado buenas.
Alfredo Weil formó parte durante 12 años del Consejo Nacional Electoral (CNE) hasta1994. Weil, quien ahora encabeza el grupo de supervisión electoral Esdata, destaca que en el 2003 la tasa de registro era del 76.5 por ciento. Agregó que es inconcebible que las listas de votantes aumenten tan dramáticamente en un período tan corto de tiempo, particularmente cuando la votación obligatoria se eliminó en 1999.
“De acuerdo con las cifras gubernamentales, todas las personas excepto [un 3 por ciento] se tomaron el tiempo para registrarse, pero el abstencionismo es de un 30 por ciento”, dijo Weil. “No tiene sentido”.
Mientras que Costa Rica y Perú tienen niveles de registro similares del 95 por ciento, el votar en esos países es obligatorio.
Para los que creen en las conspiraciones, muchos de esos nuevos registros representan un fondo de votos fantasma que se puede utilizar al servicio del gobierno.
Sin embargo, la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela sugiere razones más mundanas. En un estudio publicado en junio, la universidad halló que las autoridades no están retirando a los votantes muertos con suficiente rapidez. Como resultado, 49,500 votantes que murieron entre el 2011 y el 2012 se mantienen en las listas.
Pero el estudio también encontró que 14 de los 24 estados venezolanos tienen más votantes registrados que personas que cumplen los requisitos para votar. Por ejemplo, la rural provincia norteña de Delta de Amacuro tiene 122 por ciento más votantes registrados que su población proyectada.
A pesar de esas “inconsistencias”, el estudio determinó que las listas de inscripciones “cumplen con el requerimiento mínimo para celebrar elecciones presidenciales el 7 de octubre”.
Weil dijo que la única forma confiable de auditar las listas de votantes es compararlas con certificados de nacimiento. En el 2005, el Centro para la Promoción y Asistencia Electoral del Instituto Interamericano de Derechos Humanos trató de hacer justo eso.
Pero cuando le pidió al gobierno los certificados de nacimiento de 12,280 votantes elegidos al azar, las autoridades no pudieron entregar los documentos suficientes para llevar a cabo la prueba. El centro no llegó a ninguna conclusión por la omisión, sino que simplemente dejó a un lado esa sección de la auditoría.
Weil reconoció que el problem podría atribuirse simplemente a “una enorme cantidad de desorgnización administrativa”, pero advirtió que también podría ser indicio de problemas mayores.
El CNE asegura que el padrón electoral tiene una exactitud del 99.85 por ciento y que los lectores de huellas digitales eliminarán cualquier posible error. Pero los críticos advierten que las regulaciones del CNE les permiten a los votantes que son rechazados por el lector digital emitir su sufragio, lo que abre las puertas a las irregularidades.
PESADILLA LOGISTICA
Una de las claves de cualquier elección es la observación. “Incluso los sistemas electorales bien estructurados en las democracias funcionales se pueden manipular si una oposición desorganizada no es capaz de tener testigos en las casillas de votación”, destacó un reciente informe del Centro Wilson.
En Venezuela, ese desafío crece de forma exponencial. Durante las elecciones presidenciales del 2000, había 7,000 mesas de votación en todo el país, de acuerdo con la embajada venezolana en Estados Unidos. Este año habrá 39,226 mesas de votación. El aumento puede ser bueno para los votantes, pero es una pesadilla logística para los partidos políticos que tratan de estar presenten en casillas electorales muy alejadas. De acuerdo con un análisis de Vota Limpio, 150 de esos centros tienen menos de 12 votantes y 15 de ellos tienen uno solo.
El tema se agrava por el hecho de que, como en Estados Unidos, los candidatos en Venezuela no reciben financiamiento público, y el país no ha invitado a observadores internacionales desde el 2006.
En las pasadas elecciones, hubo pruebas de manipulaciones de urnas en mesas electorales remotas. Y algunos atribuyen a esta práctica el que Chávez haya podido derrotar un referendo revocatorio en el 2004.
En el 2006, la revista International Statistical Review publicó un análisis del revocatorio y encontró que un 18 por ciento de los centros de votación – representando a unos 2.6 millones de votantes – mostraron patrones irregulares de voto. De acuerdo con el análisis de la publicación, la oposición debió haber ganado el referendo con entre 52 y 60 por ciento del voto, en vez de perderlo con un 41 por ciento, como dijo el gobierno.
La oposición afirma que tendrá suficientes voluntarios – 256,423 – para cubrir este año todos los centros de votación. Y Capriles dijo recientemente a The Miami Herald que había ganado cuatro elecciones muy disputadas “porque siempre he cuidado mis votos”.
La mayoría de los expertos están de acuerdo en que el potencial para un fraude a gran escala es mínimo y que el gobierno ha dado grandes pasos para mejorar el sistema electoral.
“El proceso electoral está más o menos protegido”, dijo Saúl Cabrera, de la firma encuestadora Consultores 21. “Pero así y todo, casi la mitad de los venezolanos no confía en el sistema”.


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2012/09/28/v-print/1310220/sistema-de-votacion-en-venezuela.html#storylink=cpy

No comments:

Post a Comment