Thursday, September 27, 2012

EN VENEZUELA, TODO PUEDE OCURRIR

 27/9/2012

En el chavismo se baraja una posible sucesión que permita la continuidad del proyecto político, a través de Rosa Virginia, quien ha sido colocada por Chávez desde hace meses como "la Primera Dama de Venezuela".

   

                                                                                         

 Por Angélica Mora

DIARIO DE AMÉRICA

En la recta final hacia las elecciones presidenciales del 7 de octubre todo puede suceder.
Las esperanzas de la oposición están puestas en Henrique Capriles y los indecisos ya saben por quién van a votar.
Hugo Chávez ha comprendido que el terreno se le ha puesto difícil y es preocupante el pensar qué clase de trucos puede emplear para mantenerse por otro período más en el poder.
Por de pronto se analiza el hecho significativo de que no lleva candidato a la Vice Presidencia, que en cualquier país democrático es un punto importante en la estrategia para el triunfo en las urnas.
Esto bien pudiera significar que Chávez cree que no estará  mucho tiempo en el poder y desea dejar "a juro", en su puesto a su hija Rosa Virginia.
El gobierno de la Habana tiene como favorito a Adán, el hermano del Presidente, pero Chávez está empecinado en dejar a lo más cercano que tiene, que es su hija mayor.
Son muchos los que rodean al mandatario que están seguros que -de imponerse en las elecciones, posiblemente a través del fraude- no pueda continuar en el cargo por inhabilitación física, copiando en una forma increíble a Fidel Castro hasta en este aspecto.
Por esto "se baraja en el tablero político de la revolución”, una posible sucesión que permita la continuidad del proyecto político, a través de  Rosa Virginia, quien ha sido colocada por Chávez desde hace meses como "la Primera Dama de Venezuela".

Rosa Virginia Chávez Colmenares está casada con Jorge Arreaza, conocido periodista de Venezolana de Televisión, considerado como uno de los hombres más poderosos e influyentes en el entorno del Mandatario La comunidad internacional debe de estar atenta al desarrollo de los acontecimientos.
Los observadores extranjeros deben de prepararse a cualquier sorpresa proveniente del candidato Chávez, quien bajo ninguna forma aceptará perder las elecciones y dejar el poder en manos de Henrique Capriles.
La panorámica, según el Evangelio de Hugo Chávez, es ganar cueste lo que cueste y ahí está radicado el peligro democrático de Venezuela.

No comments:

Post a Comment