Tuesday, August 28, 2012

¿ULTIMAS CONSECUENCIAS? QUÉ PASÓ REALMENTE?

¿Últimas consecuencias?
Chacumbele no sólo no asume la responsabilidad de ninguno de sus desaguisados sino que hace todo lo posible para disimular la responsabilidad de otros si estos le son tan próximos que podrían chispearlo
SIMÓN BOCCANEGRA

Tal Cual

Cuando la irresponsabilidad nacional se prendó de Chacumbele en 1992, una de las virtudes que le fueron loadas fue la de "haber asumido su responsabilidad en un país donde nadie responde por nada". En el caso, fue cierto. Eso fue hace veinte años, pero mucha agua ha corrido bajo el puente de Cúpira desde entonces. Ahora es todo lo contrario.
Chacumbele no sólo no asume la responsabilidad de ninguno de sus desaguisados sino que hace todo lo posible para disimular la responsabilidad de otros si estos le son tan próximos que podrían chispearlo. Con la espantosa tragedia de Amuay, Yo-el-Supremo llegó al sitio para pedir "calma y cordura". Cualquier hipótesis o especulación sería una "irresponsabilidad", según sus propias palabras.
"Sólo un irresponsable" podría sugerir que la explosión ocurrió por falta de mantenimiento, que es por cierto, la versión que más profusamente circula en la zona, entre los trabajadores y entre los expertos. Más aún, de una vez negó la posibilidad de que trabajadores de Pdvsa pudieran tener alguna responsabilidad en la desgracia y, tal como es su costumbre, "los felicitó".
Por supuesto no está pensando en obreros. Su preocupación es que aparezca la responsabilidad de jefes y gerentes, porque esa lo toca de muy cerca. Ante las informaciones que daban cuenta de que desde hacía tres días se sentía un fuerte olor a gas en la zona, tuvo las santas bolas de decir que "eso era imposible".
El mismo que dice que no haría señalamientos, descalifica, sin embargo, todos los que de manera natural aparecen en circunstancias como estas. Sería el colmo que con una tragedia como esta ocurra lo que pasó con Pdval, cuando terminaron pagando el pato dos gerentes de poca monta, que, por lo demás, ya están en libertad y con chamba.
---
75 minutos de suspenso
La nebina engañosa pudo ser activada por un motor de autoLa percepción de la fuga de olefinas no se capta por sus olores, porque son productos inodoros y muy fríos. Se desconoce si pudieron ejecutar el plan de emergencia, que consiste en bloquear el escape de gas
JOSÉ SUÁREZ NÚÑEZ
Tal Cual

Los especialistas que han seguido fríamente los sucesos atribuyen mucha importancia a las declaraciones de Jesús Luongo, gerente general de la planta de Amuay, posteriormente ratificadas por el ministro Rafael Ramírez.
Luongo dijo que como parte de la rutina de revisión de las operaciones una cuadrilla de trabajadores revisó la zona de las esferas ­donde ocurrió la explosión­ entre 9:00 y 9:30 de la noche del viernes 24 de agosto y "no había nada".
"Volvieron a las 12 y ellos detectan que hay un escape de gas y se ha formado una nube. Ellos trataron de entrarle por diferentes sitios y es cuando incluso lograron avisar a la parte del destacamento (de la Guardia Nacional) ­que estamos confirmando con las investigaciones­. Nuestros operadores salieron a la calle e informaron que había un escape de gas, a bloquear el tráfico, después de las 12, 12:10 de la madrugada. Cuando eso sucedió incluso a los gerentes nuestros que estaban de guardia que viven hacia la zona de Cardón que se venían por la autopista nuestros operadores los pararon para que no pasaran."
"Nuestro jefe de proceso se puso un sistema "autocontenido" para tratar de entrar a detectar dónde era la fuga, que si era un problema de una bomba, de una válvula, y "resultó que era una válvula".
Cuando estaban en el procedimiento, después de instalarse el traje de protección y se acercaban, se produjo la explosión." El gerente Luongo dijo que alrededor de la 12 de la noche percibieron olores de gas, la fuga de olefinas o la engañosa neblina, y la primera explosión se produjo a la 1:15 de la madrugada.
No se conoce lo que sucedió en ese intervalo de tiempo de más de una hora y cuál fue el operativo que se aplicó en ese lapso. Fueron 75 minutos de suspenso.
La percepción de la fuga de olefinas no se capta por sus olores, debido a que son productos inodoros y muy fríos, pero dejan su huella y se pudieron identificar lo que han dicho los testigos de una especie de neblina, o de nubes de gases en esa área de la refinería donde están las esferas de las olefinas.
El sitio de las esferas (los tanques circulares que almacenan gases) está a 800 metros del destacamento 44, y aseguran que la frágil brisa la fue moviendo hasta allí. Un motor encendido puede significar la activación de una explosión.
Perfectamente la combustión de algún motor que circulaba, sin intención, pudo ser accionar el gatillo para un disparo. En las gasolineras prohíben encender un cigarrillo, es el más vivo ejemplo.
Se desconoce si pudieron ejecutar el plan de emergencia o fue incompleto, que consiste en bloquear la fuga de gas en el sitio donde se produce, con una acción personal, y la Guardia Nacional evacuar a la gente de los alrededores. Los técnicos experimentados dirán el resto.
La planta de Amuay no arrancará de nuevo, hasta dos días después que no haya señales de fuego y se limpien las tuberías y tanques. Este arranque después del desastre debe hacerse con mucho cuidado y no deben ejercer presiones para acelerarlo con fines mediáticos, porque frecuentemente, al empezar el arranque después de una parada o un accidente no se logra, y aparecen nuevos problemas o equipos dañados.

No comments:

Post a Comment