Tuesday, July 31, 2012

CHÁVEZ, EL GRAN MANIPULADOR Y "EL DIVINO ROSTRO"

Dejarse atrapar en las manipulaciones de Chávez. “La Gran Toreada de 2012″

julio 30, 2012 Por: Martha Colmenares 
la gran toreada de 2012
Mi artículo en Diario de América: Las fuerzas democráticas con la influencia de gente como los del grupo La Colina, no logran nada más que relegitimar al régimen. “La Gran Toreada de 2012″, pues. Como las corridas de toros, es un espectáculo que todo el mundo (excepto quizás el toro) sabe como va a terminar, a menos que el torero se equivoque… Dejarse atrapar en las manipulaciones de Chávez

“La Gran Toreada de 2012″

Por Martha Colmenares

Hugo  Chávez cuando condena todo lo pasado como malo, es para que nadie se atreva a darse cuenta de las cosas buenas que teníamos y que perdimos, ni que nadie piense en las cosas que estábamos por resolver y que ahora estamos peor que al principio.  Resulta que el cuento de que en el pasado había “exclusión” es pura paja, hoy en día, si no eres chavista, no tienes derechos, y si eres chavista, la verdad tampoco. 
Con el tiempo entendí que su opinión es el campo de batalla, que Chávez nos gana con su capacidad de confundir. Por algo, en el recuento de nuestras luchas, las “victorias” terminaron siendo terribles derrotas porque siendo víctimas, el régimen nos convierte en victimarios. O cosas como cuando nuestras marchas  pacíficas  eran agredidas por los chavistas, Chávez nos acusaba,  mientras los medios  (por cierto, no oficialistas),  venían y decían en su cobertura: "los enfrentamientos en la marcha opositora". Y no que “los chavistas atacaron a la oposición”. Que son dos cosas distintas.
Así funciona su manipulación. Podría explicar,  próximos a otras presidenciales, ese fervor electoral de  figuras connotadas de la oposición,  incluyendo a personas muy sagaces. Lamentablemente, se resisten a plantear con honestidad que el sistema electoral sigue  tan proclive al fraude y prefieren ese protagonismo a las opciones de reconocer que no tienen el coraje de pelear con el régimen como hace falta. De esa forma soslayan lo importante, para luego batallar contra las hojas y no contra la raíz del árbol. Por eso se sostiene el  régimen de Chávez.
Aquí es donde encaja lo expresado recientemente por la profesora universitaria Colette Capriles,  en su artículo del jueves 19 de julio 2012, la matriz de opinión del llamado grupo La Colina:
“…la agitación irreflexiva de quienes, traumatizados aún por la experiencia de 2004 (como si no hubiera habido resonantes victorias en 2007 o en 2010), pretenden condicionar la estrategia de campaña y la opinión pública con el discurso del fraude electoral…”
¿Verdad que amerita ser refutado? De forma muy breve, de ¿“resonantes victorias”?. Tan sencillo como que  el régimen necesitaba guardar más las apariencias que de costumbre; pero de todas maneras, por favor, entendamos que la legitimidad que unas elecciones le dan al régimen, exige que el régimen pague un precio: el de reconocer una derrota como en el consultivo del 2007, o el de dejar para la oposición un repele de diputados como en el 2010. Y ese “precio” es pequeñito, así que no hay mucho que ganar.  Lo peor de todo, es que es el régimen, y no nosotros, quien elige cuál es el repele, y cuáles son los de la oposición que más les convienen.
Así funciona su manipulación. En definitiva, a día de hoy, una oposición entre dos opciones: a) participar en unas elecciones en que el régimen puede garantizar los resultados, b) pelear el problema fundamental que el régimen de Chávez ha pervertido todas las instituciones.  Con estas dos opciones, el régimen logra que la oposición se divida en dos partes: figuras políticas y sus seguidores que en su afán de protagonismo no van a reconocer la futilidad necia de insistir en elecciones en un marco institucional completamente pervertido, versus las personas que se dan cuenta de la futilidad.  El resultado neto es que las fuerzas democráticas con la influencia de  gente como los del grupo La Colina no logran nada más que relegitimar al régimen.
"La Gran Toreada de 2012", pues. Como las corridas de toros, es un espectáculo que todo el mundo (excepto quizás el toro) sabe como va a terminar, a menos que el torero se equivoque...
Quiere decir entonces, que aun no se ha entendido, que para ganar nuestra lucha, para lograr la victoria, para poder hacer valer nuestra voluntad,  hay que minimizar el efecto que la manipulación de Chávez ocasiona en nuestro bando.
Twitter: @Marthacolmenare
Mi blog: http://www.marthacolmenares.com/
---
30/07/2012
Jaime Jaramillo Panesso
Blog Debate Nacional, Medellín, julio 30 de 2012
El rostro es la carta de presentación de todo ser humano. Es la parte del cuerpo que emite todas las señales más importantes. En ella están los ojos,  cuyas formas de expresión han consagrado un aforismo: son las ventanas del alma. El estado de ánimo se puede deducir con solo mirar a los ojos de una persona. En el rostro se encuentra la boca cuyo papel de entrada de la ingesta es secundario comparado con el más importante instrumento de comunicación y de desarrollo de la inteligencia:  la palabra.-     En la cara están los principales elementos que componen los rasgos anatómicos de la “raza”, es decir, las características que diferencian a los humanos según la región donde se desarrollan sus antepasados por centenares de años en evolución. El rostro es la presencia de un ser frente a otro.      Por estas razones los delincuentes  cubren su rostro en el momento de cometer sus fechorías.  Se cubren también los agentes de seguridad del estado para impedir ser luego objeto de retaliación por parte de los bandidos capturados. En fin,el rostro es el asiento de la huella de los años y en él vemos el efecto del tiempo.
La pintura ejerció durante siglos la tarea de dejar para la historia, la faz de los personajes sobresalientes  para mostrarlos en su esplendor, como los monarcas europeos, sus familias y los hombres de armas.  Retratos al óleo pintados por manos maestras o pintores anónimos llevaron al lienzo, a la escultura y a los frescos en paredes, centenares de rostros y cuerpos que nos permiten conocerlos después de largos períodos de la historia. Más precisa fue la fotografía y la filmografía, esos maravillosos inventos que captan el rostro y todo el entorno. En tiempo de Bolívar, por ejemplo, aún no existía la fotografía, pero si los pintores.    Sus trabajos reposan en los museos. Como en la literatura de ficción existen también relatos de grandes personalidades que resucitaron después de la muerte en tiempos antiguos, sus rostros narrados llevan a un conocimiento inexacto,    pues no hay rastros objetivos para reconstruir sus rostros.     Pero quedaron relatos que permiten deducir sus caras.
Sin embargo el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, en un arrebato místico para que Simón Bolívar se parezca a él,    ordenó la exhumación de los restos mortales del Libertador y que fabricaran su rostro hipotético. Además, se investigara el homicidio cometido por la “burguesía” colombiana que, según Chávez, lo había envenenado.  Chávez,un aprendiz de marxismo leninismo  y  un fanático de un bolivarismo  a  su manera chabacana, usa la categoría “burguesía” para calificar a unos criollos que poseían haciendas, otros eran funcionarios de la corona y algunos comerciantes de raquíticos establecimientos. Pero esa es la profundidad conceptual del ideólogo del socialismo del siglo XXI.   De la investigación ordenada por Chávez ha resultado un nuevo rostro y una conclusión no concordante con el dolor presunto atribuido a la “burguesía” colombiana en la muerte de Bolívar, nacido el 24 de julio de 1783 y bautizado como Simón José Antonio de la Santísima Trinidad,descendiente de otro Simón de Bolívar que en 1589 llegó a Venezuela,    de origen vasco.
El nuevo rostro del Libertador, hecho al gusto del mestizaje ideológico del Presidente Chávez, contradice a los pintores que lo retrataron en  vida.    Es un instrumento de propaganda política en medio de la lucha electoral.     Ahora habrá que esperar que en un decreto de “ordénese y cúmplase en el término de la distancia”    todos los bustos, las estatuas ecuestres y pedestres y los rostros enmarcados del Libertador que están en cientos de municipios, cuarteles, escuelas, despachos judiciales  y  oficiales de Venezuela sean remplazados por el nuevo rostro, el divino rostro aprobado por el hijo “predilecto” de Simón Bolívar, Libertador de cinco repúblicas. ¡Lo que puede el “cáncer” del populismo dictatorial!
 

No comments:

Post a Comment