Wednesday, April 25, 2012

"NADIE ME HA DESMENTIDO"

Nadie me ha desmentido
La salud del Presidente en 140 caracteres. El doctor José Rafael Marquina sostiene que tratamiento a Chávez ha sido errado. Sus fuentes le informan desde el CIMEQ por twitter y mensajes de texto el día a día del mandatario venezolano. No confirma si quienes le dan información son los mismos que dan datos a periodistas o a Roger Noriega
ELSY MANZANARES
–¿Ha sido entonces mala praxis?
–Sí.
Así de categórico responde José Rafael Marquina, el famoso médico consultado por cientos de seguidores en su @marquina04 de Twitter, acerca de la enfermedad de Hugo Chávez. Agrega el médico que al Presidente lo operan porque le diagnostican un absceso pélvico y a los tres días la biopsia demuestra que es un cáncer, lo vuelven a operar y es Fidel Castro quien informa al mandatario diciéndole: “te vamos a ayudar y te vamos a tratar”.
¿Cómo sabe que esto se lo dijo Fidel? Es parte de la incógnita de esas fuentes que dan tantos detalles al médico sobre el cáncer, sus dolencias y tratamiento; tanto que en el momento que conversábamos, le llegó un mensaje que decía que el presidente Chávez paseaba por los jardines del Hospital CIMEQ de La Habana, en silla de ruedas.
Así comienza nuestra entrevista con el médico internista, tratante de desórdenes del sueño y con especialidad en pulmón, en el Hospital Physicians Regional de Naples, José Rafael Marquina: sentados en una sala de espera del segundo piso de ese hospital, uno de los cuatro donde trabaja el médico venezolano y magallanero, donde también tiene su oficina privada con 19 empleados.
Desde que el doctor Navarrete rompió el silencio de la enfermedad y dijo, según él con información de primera mano, que la situación del presidente Chávez era bastante delicada, los rumores, las informaciones oficiales y los desmentidos han corrido.
Un par de meses después, aparece Marquina ofreciendo información a través de medios en Miami, Argentina y en las redes sociales sobre la salud del Presidente, alegando tener fuentes confiables e insistiendo en que hasta la fecha nadie lo ha desmentido y que todo lo que ha dicho se ha ido confirmando.
¿De dónde logra usted obtener tanta información? Pregunta obligada, con una respuesta también obligada de no revelar la fuente. “Esa pregunta es imposible de responder. No voy a aludir a nadie”. No obstante, el doctor Marquina dice que no solo él maneja información, que hay tres periodistas más que lo hacen (dos venezolanos y uno brasileño), además del embajador Roger Noriega. Todos manejan fuentes confiables, dice, aunque hace silencio y cambia de tema al preguntarle si es la misma.
–¿Por qué habla usted de una cadena de errores?
–Originalmente se hablaba de un cáncer de colon y hacen todos los preparativos para tratarlo, envían radiografías a Boston y Brasil, y se determina que es un leiomiosarcoma de vejiga; y en vez de tratarlo como sarcoma, lo tratan como un cáncer de vejiga y aplican una quimioterapia equivocada con altas dosis de esteroides. No dan seguimiento al tumor, le hacen tomografía en octubre y luego en febrero, tiempo fatal para un tumor tan agresivo. Encuentran entonces que hay recurrencia, lo cual indica que el tratamiento no fue el adecuado. Otra de las preguntas incógnitas es por qué no le dieron radioterapia junto a la quimio, si aquella es bastante efectiva para tratar los dolores, por eso hablo de una cadena de errores. En esta etapa de la enfermedad cualquier otra intervención quirúrgica sería bastante riesgosa.
–¿De qué manera le ha afectado el tratamiento?
–Al presidente Chávez le han suministrado altas dosis de esteroides, lo que ha hecho que gane peso, podría tener supresión de las glándulas suprarrenales. Estas son algunas consecuencias de la enfermedad a largo plazo.
–¿Cuánto es largo plazo?
–Cuatro semanas, y en ese lapso podría tener pérdida de la densidad ósea y cambios emocionales. Porque los esteroides luego de este tiempo hacen que el cuerpo pierda sus defensas, lo que ha hecho que la enfermedad haga metástasis. El uso de esteroides ha sido otro error, esto ha sido de mucho consenso en la comunidad médica.
–¿Cuál es esa comunidad médica?
–Esa información fue dada fundamentalmente a varios médicos del Hospital Militar (Caracas) y coincidía con la información que el presidente Chávez había dado, cuando él dijo que tenía un tumor de 2 centímetros. Hay mucho hermetismo, nunca vamos a tener pruebas de ello. Pero nadie me ha desmentido.

IN CRESCENDO
José Rafael Marquina era un twittero de muy pocos seguidores y cuenta que cuando comenzó a hablar de la salud de Chávez los seguidores empezaron a aumentar hasta los más de 60 mil que hoy le consultan. Él trata de evitar rumores y dice protegerse de las malas intenciones de quienes quieren hacer amarillismo con el tema.
Volviendo al paciente, negó categóricamente que el grupo de médicos cubanos pueda tener relación con médicos de Estados Unidos, aunque sí se conoce la presencia de tratantes de Brasil.
–¿Quisiera usted tratar al Presidente?
–No, no me sentiría cómodo por muchísimas razones, lo que sí haría sería conseguirle, o más bien recomendarle, los mejores médicos en Venezuela y Estados Unidos.
–¿Ha tenido acceso a los informes médicos?
–No, pero insisto en que yo soy serio en mis afirmaciones, lo he dicho muy claro, esta es información que ha sido filtrada. Esto no es un juego de que yo tengo y que yo muestro, no quiero ser el vocero oficial del Presidente. Mi intención es informar desde el punto de vista médico. Cuando la información tiene sentido médico, la he dado a conocer y ha sido escrutada por el mundo entero y todo lo que yo digo tiene sentido. Tenía la esperanza de que alguien saliera a desmentirme y, lamentablemente, cada día que pasa hay más hermetismo, más rumores y se dicen cosas que no son ciertas.
–¿Ha sido amenazado?
–No, me han dejado mensajes pequeños, ofensivos, pero no amenazantes.
–¿Cómo ve la parte emocional del Presidente ante su enfermedad?
–Totalmente impredecible. Ojalá comprenda que es hora de reconciliar al país, lo que ocurre es que el Presidente tiene demasiado poder, todo el poder, y eso parece que está por encima de todo.
–¿Pero la enfermedad está por encima del poder?
–Claro que no, así que habrá que esperar.
–¿Volvería a Venezuela?
–Claro, porque no he cometido ningún delito. Me encantaría ir a la Feria del Sol en Mérida, comprarme una casita en Margarita, poder ir una vez al mes a mi país y sobre todo me gustaría tener la oportunidad de atender a pacientes completamente gratis; si algún hospital o clínica privada me permitiera sus espacios, esa sería mi contribución al país.
–¿Le interesa la política?
–Para nada, solo quisiera ser el manager de un juego Caracas-Magallanes. Soy magallanero.
–¿Cómo hace usted para responder a tanta gente en twitter?
–Gracias a la tecnología. Estos teléfonos me permiten en solo 30 segundos responder muchos mensajes. Tengo además mensajes ya grabados.

Ya levantándonos de la silla en la despedida, me leyó un par de mensajes de twitter que llegaban en ese momento de “su fuente”: “Está respondiendo a su tratamiento, pero ahora ha desarrollado dolor en la cadera, pues parece que tiene un tumor. Está recibiendo fisioterapia”.
Negó tres veces que Nelson Bocaranda fuese su mejor fuente. Luego pidió apagar el grabador y, antes de despedirnos, me leyó algunos datos más de esa fuente, sin revelarla. Uno de los mensajes decía: “se mueve en los jardines del CIMEQ en silla de ruedas”.

No comments:

Post a Comment