Tuesday, April 24, 2012

MEXICO: OJO CON EL VOLCÁN

Temor e incertidumbre en las faldas del Popocatépetl

ASELA VIAR

El volcán Popocatépetl, en alerta amarilla desde hace diez días, mantiene en alerta a los aproximadamente 28,000 vecinos de comunidades cercanas que ven con temor las continuas emisiones de vapor, gas y ceniza.Según informó el lunes el presidente de México, Felipe Calderón, a través de su cuenta de Twitter: “La actividad del Popocatépetl se mantiene en nivel bajo. Incandescencia y emisión de vapor y gas con altura menor a 500 metros con dirección sureste”.
También el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) informó de que continúa en relativa calma, pero se mantiene el nivel de alerta Amarillo Fase 3, el penúltimo de mayor intensidad, decretado el pasado día 13.
El Cenapred precisó que se han registrado cuatro exhalaciones de baja intensidad en las últimas 11 horas, diversos segmentos de tremor espasmódico de muy corta duración, acompañados por emisiones de vapor de agua, gas y ocasionalmente ligeras cantidades de ceniza.
Desde que hace diez días entró en actividad el Popocatépetl, de 5,452 metros de altura y situado a 70 kilómetros al sureste de la Ciudad de México, ha mantenido en vilo a los habitantes de las comunidades cercanas de los estados de México, Puebla y Morelos.
“Más que miedo lo que tenemos es temor, hay que estar encomendado a Dios, porque uno nunca sabe uno ni en qué momento ni en qué lugar dejará de existir”, aseguró a Efe con visible preocupación Ángel López, cuidador del Parque Nacional Iztaccíhuatl-Popocatépetl, a escasos kilómetros del volcán.
Alrededor de treinta años lleva este hombre de piel curtida trabajando en el centro de atención al visitante del emblemático Paso de Cortés, un puerto montañoso a 3,600 metros de altura, ubicado entre los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, por donde pasó el conquistador español Hernán Cortés, a quien debe su nombre.
“Hay que escuchar con atención el ruido parecido a un avión que emite esta belleza, uno de los mayores tesoros de México. Hace unos días era estruendoso”, expresó López con el humeante “Don Goyo” (como se conoce cariñosamente al volcán) de fondo.
El Paso de Cortés, que une las poblaciones rurales de Santiago Xalitzintla en el Estado de Puebla y San Pedro Nexapa en el Estado de México por una estrecha y sinuosa carretera de montaña, permanece actualmente con acceso restringido a vehículos y caminantes.
“A veces da miedo, porque ya le pasa esto continuamente, antes no hacía nada, pero ya desde que empezó no ha parado”, relató Epifanio Inclán, vecino de 77 años de Santiago Xalintzintla, quien recordó que la última erupción violenta del volcán se registró en diciembre del 2000, lo que motivó la evacuación de miles de personas.
Aunque admitió no querer abandonar el pueblo, no va a esperar más tiempo y hoy tiene previsto marcharse a casa de su familia al Distrito Federal: “Mis hijos no quieren que esté más tiempo aquí solo, así que me voy”.
Armando Canedo, director general en la Secretaría de Gobierno, acudió en las últimas horas a informar a viva voz a los poco más de mil vecinos de este pueblo sobre la situación del Popocatépetl, situado a 12 kilómetros y visible desde cualquier rincón.
“Estamos haciendo reuniones con todas las personas posibles para indicar qué pasos concretos hay que seguir. Aquí ya saben que la plaza será el punto de reunión y el lugar donde estarían los transportes para salir”, explicó a Efe.
Junto a él, el presidente auxiliar municipal Gregorio Fuentes recordó que ya se han establecido protocolos de evacuación no solo para personas, sino también para el ganado, que sería transportado a los corrales de la vecina ciudad de Cholula.
“Venimos trabajando desde hace medio año en simulacros, todo está perfectamente bien, la gente ya sabe qué hacer en caso de una evacuación. Aquí los habitantes ya han convivido con el volcán”, afirmó el funcionario local.
Al otro lado del Paso de Cortés, Fernando Conde, vecino de la población de San Pedro Nexapa, explicó que por el contrario, en su comunidad, ubicada a 7 kilómetros del volcán pero por la otra parte de la ladera, desde el 2003 no se realiza ningún simulacro de evacuación.
“La última vez mucha gente no se salió, se quedó dentro, porque si salen todos hay robos, saqueos y la verdad es que no es posible que abandonemos todo en la casa”, relató.
Para este vecino de 60 años, lo peor es la incertidumbre de no saber qué pasará: “Ahora nos están diciendo que a lo mejor nos van a evacuar y vivimos con la sensación de no saber cuándo puede pasar eso. Es muy pesado”, dijo.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2012/04/23/v-print/1186274/temor-e-incertidumbre-en-las-faldas.html#storylink=cpy

No comments:

Post a Comment