Wednesday, April 25, 2012

EL CARDENAL VA DESNUDO...


 Image Detail

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York

El Cardenal Jaime Ortega está vez sí demostró su color, al desdeñosamente tildar de "delincuentes" a los 13 activistas que se encerraron en la Iglesia de la Caridad, días antes de la visita del Papa, con el fin de pedir ser recibidos por el Pontífice.

El arzobispo se encuentra en Estados Unidos dictando una serie de charlas y durante una conferencia en la Universidad de Harvard se refirió al "bajo nivel" de los ocupantes del templo, negando de paso, que hubieran sido desalojados por la fuerza.

El cardenal acotó que incluso, uno de los activistas tenía antecedentes por "exhibicionismo".
"Yo quisiera que ustedes vieran el informe de las personas que tomaron esa iglesia", señaló Ortega, revelando de ese modo que había leído los expedientes de la seguridad del estado. "Era lamentable. Había uno, totalmente desquiciado, que decía: 'yo personalmente voy a hablar con el Papa'".
Asimismo, agregó que los medios 'fabrican las noticias', sin querer ver que es él, el que no acepta la realidad cubana.

Lamentablemente, con este incidente Ortega se ha demostrado tal cual es. Si hasta ahora, alguna persona dudaba  de qué lado estaba el máximo exponente de la Iglesia Católica, en este momento lo ha verificado.
Jaime Ortega con su actitud preponente exenta de la caridad y humildad que debería tener un Siervo de Dios, ha apartado a muchos fieles de las iglesias.
Lo mismo ha sucedido con el Papa, quien evitó pronunciarse a favor de la disidencia cubana.

Con este último triste episodio el cardenal Ortega afirma su desdén y desprecio para los que sufren represión en su Patria.
Con razón el Papa no quiso recibir ni siquiera "un minuto" a las Damas de Blanco.
Ortega, en un aparte en la conferencia de la Universidad de Harvard, reveló que este grupo le "propuso que sus esposos fueran enviados a otro país, ya que era preferible estar separados por el mar que no por las rejas de la cárcel".

La vocera de las Damas de Blanco, Berta Soler, confirmó tal petición al Diario de Cuba, pero explicó que ellas no hablaron por todos los presos.
"Realmente, muchos hombres nos llamaban para decirnos que preferían irse para Haití antes que estar presos. Eso hay que respetárselo a cada uno. Así se lo planteamos al cardenal en una cita (... ) Nosotros no hablamos por todos, porque no todos querían irse. Porque ni el marido de Laura Pollán ni el mío quisieron irse. Los otros fueron deportados, porque salieron directo de la cárcel para el aeropuerto".
Berta Soler declaró asimismo, que el cardenal se equivoca al calificar de "delincuentes" a los 13 opositores que ocuparon el templo.

El alto prelado debería entender que --tal como advirtió Jesús-- "no se puede servir a dos señores"...  y él sirve gustoso los intereses del gobierno cubano.

Por lo mismo, debería recordar también que Jesús expulsó a latigazos a los fariseos del Templo por corruptos.
Jesús se molestó sobremanera con los mercaderes por lo que ocurría dentro de la Iglesia:
Hizo salir el ganado, regó las monedas de los cambistas, voltéo las mesas de la gente que vendía palomas y dio de latigazos a los infractores.
Una lección de la Biblia -narrada por los cuatro apóstoles- que el Cardenal no debería olvidar.

No comments:

Post a Comment