Monday, April 23, 2012

SALUD!!! CHILE: CERVANTES PARA NICANOR PARRA

Nieto del poeta chileno Nicanor Parra recibe premio Cervantes en su nombre

Image Detail

El poeta chileno Nicanor Parra recibió el lunes el Premio Cervantes de literatura, que recogió uno de sus nietos en su nombre, al no haber podido viajar a España debido a su avanzada edad.Parra, de 97 años, no pudo acudir al solemne acto de entrega del galardón, el más prestigioso de las letras hispanas, en el viejo paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, a las afueras de Madrid.
Tampoco presidieron la ceremonia los reyes de España, como suele ser habitual, ya que Juan Carlos se encuentra todavía convaleciente de la operación en su cadera derecha tras un polémico viaje a Africa para cazar elefantes. En su lugar, los príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y Letizia Ortiz, fueron los encargados de entregar el premio.
Cristóbal Ugarte, nieto del autor, recibió el premio de manos de los príncipes y fue el encargado de leer el discurso preparado por Parra.
"Los premios son como las 'Dulcineas del Toboso', mientras más pensamos en ellas, más lejanas y enigmáticas", leyó Ugarte, quien tenía a su lado una vieja máquina de escribir con la que Parra escribió numerosos poemas.
Parra es considerado el creador de la denominada antipoesía. Además, es el único superviviente del trío más famoso de poetas chilenos, con Pablo Neruda y Vicente Huidobro.
Es hermano de la famosa folclorista Violeta Parra, ya fallecida.
El autor chileno comenzó a escribir poesía desde muy joven, publicando su primer libro en 1937 bajo el título "Cancionero sin nombre".
Con el paso de los años adoptó una línea denominada por él mismo antipoesía, que supuso la introducción del lenguaje cotidiano en la poesía tradicional. La muestra más sorprendente se observó en su obra "Poemas y antipoemas", de 1954.
En 1969 recibió el Premio Nacional de Literatura de Chile por "Obra gruesa". También fue galardonado con el Premio Internacional Juan Rulfo.
Su obra ha sido traducida a numerosos idiomas. Es miembro de la Academia Chilena de la Lengua y la Fundación Gabriela Mistral.
Parra sucede en el palmarés a la española Ana María Matute, por lo que una vez más se cumple la ley tácita que reparte alternativamente el premio entre un escritor latinoamericano y otro español.
El Cervantes, al que se ha llamado el Nobel de las letras en español, está dotado con 125.000 euros (167.550 dólares). Fue creado en 1975 por el Ministerio de Cultura de España para reconocer la figura de un escritor que, con el conjunto de su obra, haya contribuido a enriquecer el legado literario hispano a uno y otro lado del Atlántico.
La nómina de ganadores incluye nombres como el Nobel de literatura Mario Vargas Llosa, Alejo Carpentier, Jorge Luis Borges, Camilo José Cela y Alvaro Mutis.

Anti- poesía de Nicanor Parra. 


 Los versos de Parra, normalmente cargados de ironía, utilizan un lenguaje trivial, directo, con un ritmo que se adapta a las circunstancias. Gran parte de su poesía se inscribe en lo que él mismo ha denominado anti-poesía, ya que una de sus virtudes es la de sacarse la camisa de fuerza de la métrica. Esta antipoesía supone una apertura hacia zonas cotidianas pobladas por el malestar de la modernidad y caricaturizadas en su misma agonía. La aventura del hombre contemporáneo es vista con un sentido vital y un incisivo humor, habitualmente desde un prisma pesimista.
7255389-copa-de-vino-oscuro-uva-y-souvenirs-crianza-en-madera-de-superficie
Nervioso, pero sin duelo 
a toda la concurrencia 
por la mala voz suplico 
perdón y condescendencia.
Con mi cara de ataúd 
y mis mariposas viejas 
yo también me hago presente 
en esta solemne fiesta.
¿Hay algo, pregunto yo 
más noble que una botella 
de vino bien conversado 
entre dos almas gemelas?
El vino tiene un poder 
que admira y que desconcierta 
transmuta la nieve en fuego 
y al fuego lo vuelve piedra.
El vino es todo, es el mar 
las botas de veinte leguas 
la alfombra mágica, el sol 
el loro de siete lenguas.
Algunos toman por sed 
otros por olvidar deudas 
y yo por ver lagartijas 
y sapos en las estrellas.
El hombre que no se bebe 
su copa sanguinolenta 
no puede ser, creo yo 
cristiano de buena cepa.
El vino puede tomarse 
en lata, cristal o greda 
pero es mejor en copihue 
en fucsia o en azucena.
El pobre toma su trago 
para compensar las deudas 
que no se pueden pagar 
con lágrimas ni con huelgas.
Si me dieran a elegir 
entre diamantes y perlas 
yo elegiría un racimo 
de uvas blancas y negras.
El ciego con una copa 
ve chispas y ve centellas 
y el cojo de nacimiento 
se pone a bailar la cueca.
El vino cuando se bebe 
con inspiración sincera 
sólo puede compararse 
al beso de una doncella.
Por todo lo cual levanto 
mi copa al sol de la noche 
y bebo el vino sagrado 
que hermana los corazones.

No comments:

Post a Comment