Wednesday, March 28, 2012

¿FUE EL PAPA UN TONTO ÚTIL EN CUBA?

28/3/2012
El nombre del Dictador Raúl Castro ha aparecido antecedido por el título de "Presidente" en historias y fotos de las agencias y eso le ha llenado su ego

  El régimen de La Habana ha usado la imagen del ilustre visitante en su provecho El régimen de La Habana ha usado la  imagen  del  ilustre visitante en su provecho

Por Angélica Mora


DIARIO DE AMÉRICA

¿Fue el Papa un tonto útil? Si no fue, lo pareció.
En todo el viaje a Cuba no hubo un acercamiento y pronunciamiento del Sumo Pontífice hacia el sector olvidado de la sociedad cubana: la disidencia.
Frente al silencio de la Iglesia Católica estalló días antes de la llegada de Benedicto XVI una enorme la ola represiva contra los opositores, pero los obispos en la Isla no se pronunciaron. La honrosa excepción fue un marginado sacerdote, el padre José Conrado, quien ha denunciado una y otra vez la situación.
El resto del clero de la Iglesia guardó un silencio culpable y vergonzoso.
Lo único que hizo el Vaticano fue confirmar un incidente en que un hombre fue agredido en la Plaza Antonio Maceo en Santiago de Cuba, durante la misa papal, por gritar: "Abajo el Comunismo".
Mientras tanto, el régimen de La Habana ha usado la imagen del ilustre visitante en su provecho para recabar un aura de legitimidad, al aparecer sus jerarcas en el mismo plano que el  mandatario de México, elegido democráticamente y no "designado", como lo es Raúl Castro.
La presencia del Papa en Cuba sirvió para reafirmar al gobierno cubano.
El nombre del Dictador Raúl Castro ha aparecido antecedido por el título de "Presidente" en historias y fotos de las agencias y eso le ha llenado su ego, ansioso del reconocimiento internacional.
La sociedad civil cubana no fue tomada en cuenta en la anterior visita de Juan Pablo II y la pluralidad del pueblo siguió siendo ignorada por el Vaticano en este viaje de Benedicto XVI.
Más de 150 activistas fueron detenidos por el solo hecho de pertenecer a la oposición, y para que no asistieran a los actos religiosos de la visita papal.  Varios se declararon en huelga de hambre.
Se comprobó que el viaje de Benedicto XVI -tal como el de su antecesor Juan Pablo II-  sirvió sólo para insuflar  oxígeno al gobierno cubano. Esta vez a un régimen moribundo que sabe que su Mecenas de Venezuela se encuentra en iguales condiciones.
Los  presos políticos venezolanos enviaron una carta al Vaticano al Papa para que "interceda" por ellos y por los "perseguidos políticos" ante Chávez en caso de que se concretara un encuentro entre el Pontífice y el mandatario.  "Nos dirigimos a usted, confiados y esperanzados", manifiestan en la misiva.
Los resultados están por verse.

No comments:

Post a Comment