Wednesday, February 22, 2012

UN PAÍS EN MARCHA

22/2/2012 
Chile ,todavía tiene que superar la pronunciada brecha en los ingresos de su población de casi 18 millones de habitantes
San Cristóbal. Foto: Angélica Mora
San Cristóbal. Foto: Angélica Mora

Por Herman Beals

DIARIO DE AMERICA

Manhattan es el indisputado corazón financiero mundial, aunque los chinos -con la sorprendente venia del gobierno de Barak Obama- están trabajando fuerte para que eso deje de ser una realidad. Sanhattan no aspira a tanto, pero sí tiene la intención de ser el centro del dinero en América Latina.
¿Sanhattan? ¿Qué es Sanhattan y dónde está?
Es el vasto centro de bancos y empresas financieras que crece día a día en el único país de América Latina -con la posible excepción de Brasil- con antecedentes serios para ascender el escalón al primer mundo: Chile.
Los chilenos son aficionados a emplear términos en inglés y por eso idearon la palabra. Unieron la primera sílaba de Santiago con las dos últimas de Manhattan para crear “Sanhattan”.
Sanhattan se extiende por tres comunas del "barrio alto" de Santiago que, no por coincidencia, son la residencia de las clases más adineradas del país. Decenas de edificios de moderna arquitectura alojan a bancos nacionales e internacionales, empresas financieras y firmas que planifican futuras inversiones en Chile.
Dentro de uno o dos meses, será fácil reconocer dónde se inicia este centro de capitales e ideas con la inauguración de un nuevo edificio . Entonces quedará terminado el "Costanera Center" que, con sus 55 pisos será el más alto de América Latina.
Chile es un país en marcha. Todavía tiene que superar la pronunciada brecha en los ingresos de su población de casi 18 millones, pero los drámaticos cambios ocurridos en las últimas décadas son sorprendentes.
Todo comenzó con el modelo de capitalismo y comercio libre impuesto por el general Augusto Pinochet, cuyos métodos de represión aún son rechazados por un amplio sector de los chilenos, aunque los gobiernos izquierdistas que le sucedieron se cuidaron de mantener e incrementar su sistema económico.
"Chile es el país latinoamericano que más se parece a Estados Unidos", dijo un periodista venezolano que anteriormente vivió en América del Norte.
Aunque no total, la similitud entre esta angosta y larga nación que se inicia en la zona árida del norte y desciende hasta el Estrecho de Magallanes y la Antártida, se nota más que nada en su modernismo y en la extirpación de los trámites burocráticos tan comunes  desde el Río Grande hasta el sur del continente.
Quien recorre la "Ruta 5", también conocida como Carretera Panamericana, se maravilla de la fertilidad del suelo chileno, especialmente en su zona central y sur.
Viñedos, cuyos límites escapan a la vista, plantaciones de manzanas, duraznos, kiwis, avellanos europeos, siembras de sandías, melones, maíz, tomates y otros productos de la tierra, se suceden kilómetro a kilómetro a los costados de la autopista.
En todas las regiones han sido construidas modernas plantas de preparación y embalaje de los frutas de exportación.
Muchas de ellas son de capital extranjero, especialmente estadounidense, pero los europeos y asiáticos también están presentes.
Vinos de gran calidad, frutas, madera y otros productos forman un complemento perfecto para la máxima riqueza de Chile, el cobre que abunda en sus valles y montañas. Algunas de las minas de cobre más grandes del mundo se encuentran en esta nación y las subida en los precios de este metal sólo ha acrecentado las sólidas reservas económicas del erario fiscal.
El crecimiento económico de Chile para este año ha sido calculado en el 5,3 por ciento, no al mismo nivel de otros países, pero respetable después de los años de tropezones bajo los gobiernos de centro izquierda hasta que la derecha colocó a su hombre en La Moneda: Sebastián Piñera.
El mandatario, multimillonario y de sólidas opiniones no siempre compartidas por sus compatriotas, ha realizado una buena obra, especialmente en áreas sociales que supuestamente eran el fuerte de los gobiernos izquierdistas que hubo después de Pinochet.
La popularidad de Piñera ha disminuido fuertemente desde el dramático rescate de los 33 mineros que quedaron atrapados en el 2010, una hazaña que despertó elogios y admiración mundial.
Pero las encuestas parecen tenerle sin cuidado al mandatario chileno. No hay reelección inmediata en Chile y sus acciones reflejan más sus antecedentes de exitoso hombre de negocios que los avatares de la política diaria.

No comments:

Post a Comment