Friday, February 17, 2012

TESTIMONIO ANTE EL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS DEL EX PRESO DE CONCIENCIA NORMANDO HERNÁNDEZ

Image Detail

 

Testimony of Mr. Normando Hernández González
Independent Journalist
Thursday, February 16, 2012
“House Committee on Foreign Affairs, Subcommittee on Africa, Global Health, and Human Rights”
Chairman Smith, Ranking Member Payne, and members of the sub-committee:
Mi nombre es Normando Hernández González y soy un ex prisionero de conciencia de la causa de los 75 o lo que es lo mismo de la Primavera Negra de Cuba. En el 2003 en tan solo 10 días el gobierno cubano me hizo una petición fiscal de cadena perpetua de libertad, lo que es considerado en Cuba como una atenuante a la Pena de muerte por fusilamiento. A los 11 días, de forma sumaria, me celebraron la vista oral que quedó conclusa a sentencia a cadena perpetua de libertad. Al duodécimo día me sancionaron a 25 años de privación de libertad, de los que cumplí 7 años y 4 meses. ¿Mi “delito”? Defender con la punta de mi lápiz la libertad de expresión, de prensa, de pensamiento… de conciencia. Fui desterrado en 2010, a España, junto a mi esposa e hija después de los acuerdos entre los gobiernos de Cuba, España y la iglesia católica cubana.
En este momento, yo soy un Reagan-Fascell Democracy Fellow por la Fundación Nacional por la Democracia, pero estoy aquí a título personal y las opiniones expresadas aquí son mis propias opiniones.
Desde el principio quiero informarles que la violencia de la junta militar de Cuba contra mi pueblo aumenta por día. La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, una organización independiente dentro de Cuba, constató 631 detenciones arbitrarias en el mes de enero de 2012, para un incremento del 135% en comparación con el mismo periodo del pasado año cuando fuero 268 detenciones. En las calles los defensores de los derechos humanos, especialmente las mujeres, son pateadas y golpeadas por la cabeza por miembros la policía política quedando, como en el caso de Yris Tamara Pérez Aguilera, inconscientes debido a los golpes recibidos. Las Damas de Blanco también son víctimas de represión. Muchas denuncian que mientras la policía las requisa, las desnudan, profieren palabras obscenas, se tocan sus genitales y la amenazan con violarlas.
Estamos lamentando la muerte del disidente Juan Wilfredo Soto, en mayo de 2011, quien fuera pateado por un policía a tal punto que a los dos días muriera a causa de la pateadura. A solo cinco meses de la muerte de Wilfredo Soto, en octubre de 2011, asesinaron a la líder de Las Damas de Blanco, Laura Pollán Toledo. Y hace a penas hoy 28 días asesinaron al preso de conciencia Wilmar Villar Mendoza, después de 50 días en huelga de hambre. Digo asesinaron porque estas muertes ocurrieron bajo custodia del Estado y eran completamente evitables. Tres
disidentes asesinados en los últimos ocho meses a solo 90 millas del país más democrático del
mundo.
Hoy, condeno a la junta militar cubana y pido justicia para los mártires y el pueblo de Cuba.
De mí les contaré que estuve en cuatro prisiones cubanas. Entré a la cárcel siendo una persona
completamente saludable, pero hoy convivo con el bacilo de la tuberculosis pulmonar, tengo un
síndrome de intestino irritable, condromalacia en las rótulas de ambas rodillas y en la tráquea.
Además padezco un síndrome depresivo crónico con síntomas somáticos y vivo sin vesícula
debido a una tortura que sufrí durante los dos últimos años de encierro.
Sin embargo hoy prefiero no hablar más de mí, sino de los que, en estos momentos, son
torturados. Quiero hablar no solo de los presos políticos, sino también de los casi cien mil presos
que malviven hacinados en las más de 250 prisiones y campos de trabajo forzado con los que
cuenta Cuba. Vengo a describirles algunas de las torturas directas e indirectas a que son
sometidos los presos cubanos.
En el argot presidiario la guagüita o crucifixión es una tortura que consiste en esposar a los
reclusos, completamente desnudos, de espalda a la reja del calabozo de castigo con los brazos
abiertos en forma de cruz. Así los mantienen durante horas, viéndose obligados a realizar sus
necesidades fisiológicas en esas circunstancias. En tiempo de frío les tiran cubos de agua en
horas de la madrugada. Los mosquitos les chupan la poca sangre que los puede calentar.
La sillita es otra de las torturas utilizadas por los carceleros representantes del régimen cubano.
Esta consiste en esposar ambas manos a la espalda del preso y unirlas con otra esposa a los pies
que también se encuentran esposados. Tirados de lado en el sucio, húmedo o mojado piso
permanecen los presos durante horas. Las ratas, cucarachas, hormigas y todos los insectos que
pululan en estos antros de perdición hacen presa fácil del torturado. Sus gritos de terror aún los
tengo en mi mente. No sé si algún día los pueda olvidar.
Pero estás torturas no son nada comparadas con, lo que a mi juicio es, lo peor que ocurre dentro
de las cárceles cubanas. El sadismo, la negligencia, la crueldad de los funcionarios y directivos
penitenciarios más las torturas directas e indirectas conllevan a los recluso a que se auto-agredan
reclamando derechos reglamentados. Desesperados, se inyectan petróleo o excremento con orina
en cualquier parte del cuerpo, se cercenan los dedos de las manos, se tragan alambres, se derriten
plásticos encima de sus extremidades inferiores y superiores, se hacen profundas y largas heridas
con cuchillas de afeitar, se cortan sus tendones y venas y hasta se introducen frías agujas de
acero por sus ojos. Muchos pierden la vida, los demás, quedan lesionados por el resto de sus
días.
Honorables miembros del subcomité, todo lo que aquí les expongo, tanto los otros ex presos
políticos cubanos, disidentes y opositores pacíficos de dentro y fuera de Cuba como yo, en sí, la
verdadera sociedad civil cubana, lo hemos denunciado durante años a instituciones
internacionales defensoras de los derechos humanos como: el Comité para la Protección a los Periodistas, Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Parlamento Europeo, Naciones Unidas y muchas más. A su vez estas instituciones sirviéndose de nuestros testimonios han exigido el pleno respeto de los derechos humanos en Cuba.
Sr. Chairman, para Cuba ya es hora. Encarecidamente les pido condenen la deplorable situación a las violaciones de los derechos fundamentales de los cubanos. No permitamos que los mejores hijos de la patria continúen siendo torturados y asesinados. Sin el apoyo internacional a la oposición pacífica cubana, los hermanos Castro continuarán reprimiendo al pueblo de Cuba y terminarán masacrándolo como está ocurriendo hoy en día con el pueblo sirio. Continúen apoyando a la disidencia y la oposición pacífica cubana, a la prensa independiente quienes con valor enfrentan al sistema totalitario que nos asfixia por 53 años. Los cubanos tenemos conciencia de que el problema de Cuba lo debemos resolver entre nosotros, pero necesitamos la ayuda del mundo libre, y específicamente la ayuda de ustedes, como la necesitó Sudáfrica en su momento.
Honorables miembros del Congreso de los Estados Unidos, no lo olvidemos: Para Cuba ya es hora.
Muchas gracias.

No comments:

Post a Comment