Thursday, February 16, 2012

CRISTINA: UNA GALTIERI MEDIÁTICA

febrero 16, 2012
By
cfk_malvinas_afp

El posicionamiento del Departamento de Estado defendiendo la postura británica de que no existe la militarización del Atlántico Sur es todo un mensaje para la Casa Rosada. La definición coincidiría con el inicio de una operación diplomática de Washington en todo el continente para evitar que en la Cumbre de las Américas que tendrá lugar en Colombia el 14 y 15 de abril se debata la postura que plantea el ALBA, bajo el timón de Hugo Chávez. El ALBA quiere que Cuba sea invitada a la cumbre y que se incorpore a la agenda de la misma el reclamo por las Malvinas. De imponerse esta postura, los EEUU podrían quedar en una posición de debilidad, porque el tema se convertiría en un revulsivo en su contra por su alianza estratégica con Londres.

Así es que la diplomacia de Washington estaría iniciando un operativo a nivel continental para frenar la malvinización de la cumbre. Aunque indirecta, la advertencia a la Casa Rosada para que limite la malvinización parece ser clara. Recuerda -con menos dramatismo por cierto- a la advertencia que el entonces Secretario de Estado Alexander Haig le hiciera a Leopoldo Fortunato Galtieri en el ‘82, cuando la crisis militar se precipitaba. La diferencia es que el gobierno militar libraba una guerra real, en tanto que Cristina conduce sólo una batalla mediática dirigida a distraer la opinión pública de los graves problemas internos.

En cuanto a la postura del Departamento de Estado, también tendría otras razones. Dejar que se instale en la ONU un debate sobre la militarización del Atlántico Sur le daría argumentos valiosos a la diplomacia irania y a sus aliados para atacar a la OTAN en los foros internacionales. Todo esto cuando el conflicto está escalando rápidamente hacia una instancia militar.

En el límite

Por su parte, el cristinismo sería plenamente consciente de que si no consigue instalar el tema en la Cumbre de las Américas, la política de malvinización se complicaría seriamente. La presidente desembarcará en Chile el 15 de marzo para tratar de que Sebastián Piñera dé un apoyo más concreto. Tiene para negociar la flexibilización de las trabas a las importaciones chilenas impuestas por Guillermo Moreno. Rápido de reflejos, David Cameron tuvo el martes pasado una conversación telefónica con Sebastián Piñera sobre el conflicto entre Argentina y Gran Bretaña y le confirmó, además, su visita a Santiago en enero del próximo año. También trascendió que los escribas presidenciales están trabajando en el borrador de un discurso “malvinero” para la inauguración -el próximo 1 de marzo- de las sesiones ordinarias del Congreso.

La gran incógnita, como están hoy las cosas, es si CFK desafiará la opinión del Departamento de Estado para continuar denunciando la militarización del Atlántico Sur. Cualquiera sea su decisión, tendrá repercusiones importantes no sólo en las relaciones bilaterales sino en los organismos internacionales.

No comments:

Post a Comment