Sunday, January 15, 2012

OPERACION RESCATE DEL CRUCERO

ship4_134129

-------------------------------------------------

CONMOCIONADA INDUSTRIA DE CRUCEROS

Bastante tendrá que trabajar el negocio del crucero, con base en Miami, Florida, USA, y que cubre todo el Mar del Caribe, para dejar en claro que lo que ocurrió en el Mar Mediterráneo no podría ocurrir en otras latitudes. Así explicó la reacción el diario The Miami Herald:
por DOUGLAS HANS, HANNAH SAMPSON y JANE WOOLDRIDGE

MIAMI (The Miami Herald). Veteranos del sector de cruceros no pueden recordar un accidente tan dramático como el que ha cautivado a la atención mundial este fin de semana.

Un barco crucero italiano quedó escorado, casi la mitad sumergida en aguas poco profundas del Mediterráneo. El Costa Concordia se había escorado tanto que una de las chimeneas estaba casi a nivel del mar frente a la costa de una isla toscana adonde los pasajeros se refugiaron después que el barco encalló. Hasta el momento se han confirmado las muertes de al menos tres pasajeros y las autoridades luchan por encontrar a decenas desaparecidos en medio de reportes de que muchos se lanzaron al agua desde el navío escorado.

Las imágenes del Concordia medio hundido son un gran reto para el sector de cruceros del sur de la Florida, que atrae a millones de turistas a la región y emplea a miles de personas. Carnival Corp., el octavo mayor empleador privado de Miami-Dade, es propietario de Costa, lo que hace de las consecuencias financieras del accidente una gran preocupación para la mayor empresa de crucero del mundo y sus 3,500 empleados locales.

Pero más allá de del hundimiento de un barco de esa envergadura y la muerte de por lo menos tres pasajeros, el incidente del Concordia es una nueva preocupación para los que están pensando en una vacaciones en el mar.

“Obviamente habrá una reacción, como después del 11 de septiembre”, declaró Simon Duval, agente de Expedia CruiseShipCenters en el sur de la Florida. “Creo que el sector sufrirá a corto plazo… espero que no sea a largo plazo”.

El incidente del Concordia causa una gran preocupación porque la tripulación no había realizado simulacros de evacuación cuando el barco de 3.200 pasajeros encalló dos horas después de iniciar un viaje a lo largo de la costa occidental de Italia. Las imágenes mostraron al barco encallado a tiro de piedra de Isola del Giglio, un faro que está en casi todas las fotos.

Los pasajeros describieron el caos después que el barco encalló alrededor de las 22:00 y comenzó a escorarse. Una pareja recordó a una madre que cargaba a su hija pequeña mientras el buque se inclinaba y no podían bajar algunos de los botes salvavidas. El sábado por la noche se habían reportado tres muertos, decenas de desaparecidos y el capitán estaba bajo arresto por abandonar el navío.

Carnival y Costa se comunicaron con el público sólo a través de la prensa hasta el sábado por la noche. “Es una tragedia terrible y estamos muy entristecidos”, expresó un comunicado de Carnival. El comunicado del presidente de Costa, Gianni Oporto, expresó: “En este momento no podemos responder preguntas porque las autoridades están tratando, con nuestra cooperación, de comprender las razones del incidente”.’

Barcos de crucero más pequeños se han hundido completamente y accidentes de ferries han cobrado muchas más vidas. En 1998, el Majesty of the Seas, chocó con un arrecife frente a las costas de St. Maarten , causando un a rajadura de 160 pies en el casco y obligando al capitán a encallar para evitar un hundimiento.

Pero veteranos del sector no pueden recordar cuándo fue la última vez que un barco tan grande como el Concordia, de 950 pies de eslora, estuvo a punto de hundirse o quedó en una posición tan escorada. “Esto es una pesadilla”, dijo Carrie Finley-Baja, que vendía vacaciones en crucero y ahora opera la página de internet cruisebuzz.com. “Lo escucho todo el tiempo. Hay un gran temor a quedarse varado en el mar”.

Finley-Baja y otros observadores del sector dijeron que dudaban de que el incidente del Concordia afecte notablemente las reservaciones en los cruceros. La mayoría de los viajes de crucero se reservan con meses de antelación, de manera que el temor inicial tendrá tiempo para disminuir antes de afectar los planes de viaje. Aunque muy conocida en Europa, la línea Costa no es tan destacada en Estados Unidos y no debe afectar mucho a Carnival, Princess, Norwegian, Celebrity y otras líneas que operan a nivel nacional.

Y sobre la base de las reacciones a calamidades similares en el pasado, expertos y ejecutivos del sector afirman que los viajeros son muy flexibles.

“Fíjese en los accidentes de aviación. Ocurren y el mismo día la gente sigue subiéndose a los aviones”, comentó Stuart Chiron, frecuente comentarista de televisión sobre el sector quien opera la página de internet cruiseguy.com. “Esto es una tragedia única. La gente sigue subiéndose a los cruceros en todo el mundo conscientes de lo que ha sucedido en Italia”.

El agente de viajes Bob Zweig, quien opera una franquicia de Cruise Planners desde su casa en Cooper City, pronosticó un corto período de temor. En los 30 días siguientes a los atentados terroristas del 11 de septiembre, la empresa con la que trabajaba perdió la mitad de su negocio. En los tres o cuatro meses siguientes, todos los que cancelaron sus viajes volvieron a reservarlos, indicó.

Dwain Wall, vicepresidente y gerente general de Cruise One, declaró que las muertes y las dramáticas fotos seguro asustarán a algunos que piensan tomar su primer crucero. Pero pronosticó que la tendencia general del sector se mantendrá y que la mayoría de los viajeros observará el historial de seguridad del sector.

“No quiero restar importancia a la situación y las vidas que esto ha costado”, señaló Wall, que el sábado estaba tratando de determinar el paradero de ocho clientes que su empresa de 1,200 agentes había reservado en el barco de Costa. “Tenemos una gran confianza en los cruceros... Probablemente están más preocupados que nadie por la seguridad”.

Agentes entrevistados dijeron que no habían tenido cancelaciones este fin de semana. Wall aseguró que cuando clientes de Cruise One con reservaciones en el Concordia llamaron a su agencia el sábado, la mayoría preguntó cómo el incidente afectaría sus planes de viaje.

“No esperamos que esto tenga un efecto negativo a largo plazo en nuestra actividad”, agregó. “Los viajeros que saben comprenden que estas tragedias, aunque son cosa rara, suceden”.

El incidente del Concordia ocurre durante un momento delicado en el sector en general. El alto costo del combustible y los problemas financieros europeos han afectado las ganancias, y tanto Carnival como Royal Caribbean han reducido sus pronósticos en meses recientes. Pero la situación puede estar cambiando. En una entrevista la semana pasada, Scott Knutson, jefe de ventas de Concordia en América del Norte, declaró que las reservaciones habían aumentado para el 2012.

Costa, la tercera línea de Carnival, tiene un pequeño grupo de ventas en una oficina en Hollywood. Carnival compró Costa en 1997. Aunque la mayoría de los barcos de Costa tienen su puerto madre en el Mediterráneo, la línea italiana de cruceros mueve algunos barcos a la Florida para la temporada de viajes de invierno por el Caribe. El miércoles el Costa Atlántico tiene programado zarpar de Miami con destino a México en un crucero de 10 días.

No comments:

Post a Comment