Monday, November 28, 2011

LA MENTIRA DE NACIONES UNIDAS

Un engaño más..


Por: Manuel Pozo.
”…Cuba entre los países con desarrollo confiable.” /
Ahora la ONU, esa organización internacional aparentemente de juicios y decisiones imparciales, le da un “premio” al gobierno de los Castro que puede considerarse la más absurda consideración salida de su sede de Manhattan.
¿Qué tal con la Organización de Naciones Unidas,ONU? Esta vez extendiéndole a la demolida economía de la dictadura un reconocimiento que puede amortiguar su final .
Cierta Agencia de Desarrollo de esa organización repasó la situación de la isla. Se remitió a la información compilada en La Habana y basada en lo que le sirvieron los ministerios del régimen colocaron a Cuba en el lugar 51 del mundo y en el quinto del continente en materia de economía confiable para el desarrollo.
La información que usaron estos economistas de la Agencia de ninguna manera garantiza este dato que ya los cubanos de adentro deben estar utilizando como la burla y el chiste del momento.
Desarrollo confiable en un país que importa sus antiguos productos nacionales… El número 51 de qué mundo.
Esta repetida complicidad de Naciones Unidas con el Castro Comunismo los deja mal parados ante el análisis imparcial de quienes lean esta ridícula nota. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), fabricó cinicamente esta información para poder sacar a Cuba de una antigua clasificación que ubicaba al gobierno de los Castro en un sitio que los limita en la busqueda de socios e inversionistas.
Resulta que estos indicativos del PNUD para beneficiar o limitar la correspondencia con el mercado de una nación, suma puntos que incluyen aspectos de la economía, educación, salud pública y derechos humanos; una combinación de la que sabemos, saldría descalificada la tiranía gobernante si se procesa tal y como viven los cubanos estas actividades.
Consultar con los pobladores de un país puede ser la medida más clara del comportamiento socio-económico que los sostiene. Y claro que una encuesta nacional o regional en Cuba parece imposible, pero emitir una información como esta a nivel internacional y hacerla oficial a través de Naciones Unidas, desprestigia al organismo que por tantos escándalos y sospechosas posiciones debería mudar su sede de Estados Unidos, por lo poco prudente y fiables que resultan las decisiones que salen de sus oficinas.
Desde ese edificio neoyorquino se ha atacado hasta el cansancio el embargo contra la dictadura castrista. Se ha manipulado el tema de derechos humanos al sustituir a la Comisión anterior por el actual Consejo de Derechos Humanos, que entre otras naciones inconcebiblemente tiene como miembros a Libia, China, Arabia Saudita y Cuba, países fichados por su represión y repetidas violaciones a los derechos civiles de sus pueblos. Además de confundir constantemente con informes mentirosos como este que ubica a la maltrecha economía cubana, más atinada que las de Chile, Argentina y Uruguay. Por insultos como estos a la opinión mundial y otras posiciones contrarias a Estados Unidos es que debe moverse a otro terreno esa organización indignante y que nada tiene que ver con sus inicios y fundamentos.
Recordemos los recientes discursos amenazantes del presidente iraní Mahnud Ahmadineyad en Naciones Unidas, y la tribuna ofensiva, en un pleno del organismo, del insolente Hugo Chávez contra un presidente de este país, actitud aplaudida unicamente por el concierto de los amigos de la izquierda y el terrorismo. La instalación neoyorquina no debe seguir siendo conducto de mensajeros enemigos, centro de oficinas ejecutivas contra intereses de Estados Unidos y lo que representa su posición en el mundo.
La bondad de la ONU con el régimen de La Habana es complicidad con un gobierno que reduce su mercado azucarero a una producción de 1.1 millones de toneladas, la menor desde 1905. Que restringe cada vez más la canasta familiar. Le proporciona a su pueblo una severa escasez de viviendas: aproximadamente 6000,000 de unidades en una población de 11.2 millones de habitantes (¡!); en medio de una urgente reforma Raulista después de 50 años de quitarles todo al país, cuando lo que se usurpó ya es tarde para restablecerlo.
Dudo que esta mal intencionada información de Naciones Unidas le devuelva créditos a la dictadura. Ban Ki-Moon, su secretario general se quedará corto en este intento. Para la ONU el desarrollo económico de la tiranía puede ser confiable, pero otra cosa están pensando los que financian y otorgan los préstamos. Estos no van a tomar en serio anuncios despachados por esa organización que cada vez se aleja más de sus principios.

No comments:

Post a Comment