Sunday, November 27, 2011

COMO EL CHAPULPIN COLORADO: TODO FRIAMENTE CALCULADO

Hugo Chávez pidió que la deuda con China fuera de 116 millardos de dólares y creo que el Gobierno ha decidido caminar hacia allá”, afirma el diputado Miguel Ángel Rodríguez al defender la veracidad del punto de cuenta en el que el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, le advierte al primer mandatario sobre el problema financiero que afronta Pdvsa por los envíos de petróleo a la nación asiática para pagar préstamos del Banco de Desarrollo de China (BDC) de 32 millardos de dólares.


Asílo reseñó Andrés Rojas Jiménez de El Nacional

“Estar canjeando petróleo por deuda está prohibido por el artículo 93 de la Ley Orgánica de Administración Financiera del Sector Público”, señala el parlamentario. “Más adelante vamos a mostrar documentos en los que se revela el uso del hierro como si fuera moneda de circulación internacional”, agrega.

Rodríguez insiste en que el petróleo que Pdvsa le envía al país asiático se ofrece con descuento y presume que parte de ese volumen (410.000 barriles diarios en este momento, según cifras oficiales) es revendido a cotización de mercado. “En un contrato que estamos revisando aparece que China se reserva la decisión de colocar el petróleo donde quiera”, asegura.

–El ministro Rafael Ramírez negó que las ventas a China se hagan con descuento y que a Pdvsa le queda el excedente entre un precio de referencia de 40 o 50 dólares y la cotización de mercado.

–Si esa diferencia fuera a Pdvsa él no hubiera tenido que acudir a la redacción del punto de cuenta para manifestarle al presidente Chávez que el envío de 410.000 barriles diarios, y proyectado en 430.000 barriles para todo 2011, estaba causando daños estructurales a la empresa.

Ese punto de cuenta tuvo como objetivo pedirle autorización para echarle mano a unos reales para equilibrar las finanzas de Pdvsa.

–Pero el mismo punto de cuenta dice que sí hay un excedente en el Bandes.

–El tema es que los 430.000 barriles diarios, si nos atenemos a la ley, generan un valor en dólares que debió haber pasado íntegro a la caja de Pdvsa, y de ese monto debió haber descontado el pago de regalía y otros impuestos de extracción, costos de producción y refinación; y luego, al final del ejercicio, declarar el impuesto sobre la renta, pero resulta que eso no está ocurriendo y eso lo relata perfectamente el ministro Ramírez en el punto de cuenta.

–Todo indica que el problema financiero de Pdvsa se resolvió, porque en ese mismo punto de cuenta el Presidente ordena proceder.

–Rafael Ramírez relata que esos excedentes no fueron para Pdvsa, sino que hubo retiros para el Ministerio de Energía Eléctrica; entonces no puede estar solucionado un tema financiero de Pdvsa en el que se ha perturbado la operación legal de la compañía. Por otro lado, la viabilidad de la empresa no puede depender de que Hugo Chávez ocasional, temporalmente o como le dé la gana firme puntos de cuenta. El problema de fondo es que esto es una inmensa lavadora de dinero que Chávez administra a su libre antojo.

–¿Por qué dice que Chávez es el único que decide sobre ese dinero?
–Esto es una operación de crédito público, es una deuda y eso no lo estoy diciendo yo, sino que lo confiesa el propio Rafael Ramírez. Ese dinero debió presentarse como parte de las leyes de endeudamiento, en las que se deben especificar los montos que se contratan, modalidades de negociación y los proyectos que se financiarán, pero eso no ocurrió, y eso ha permitido que el Presidente haga uso de ese dinero de manera discrecional. Chávez está disponiendo de los recursos del Fondo Chino como y cuando le dé la gana.

–Ese es un dinero que está atado a proyectos de infraestructura del país que se contratan con empresas chinas.

–Eso no es así porque un punto de cuenta que Ricardo Menéndez (entonces ministro de Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias) le envía a Chávez, le pide dinero para concluir satisfactoriamente las fábricas asociadas a los proyectos con Argentina e Irán; y al final puede verse la firma de Chávez, la rabo e’cochino, como él la llama, con un comentario del comandante presidente que señala lo siguiente: “Ministro Giordani y Edmée Betancourt, denle más de 14 millones de dólares del Fondo Chino Venezolano”. Es decir, Chávez en ese momento decidió dar dinero del Fondo Chino a las empresas de Irán y Argentina. Me interesa que los chinos tengan claro que la operación en la que los metió el gobierno de Hugo Chávez es ilegal y viola la Constitución. Por eso nuestra obligación es decirle al Gobierno chino que está montado sobre una operación fraudulenta.

–Pareciera que más bien fue China la que metió a Venezuela en esa operación porque el gobernador del BDC, Chen Yuan, dijo que el presidente Chávez le había dicho que tenía ideas locas sobre la cooperación, y él le había respondido que sus ideas eran más alocadas, al referirse a la forma de pagar préstamos con materias primas.

–El que juró cumplir con la Constitución y las leyes de Venezuela fue Hugo Chávez, no el primer ministro chino o el gobernador del BDC. Si fueron los chinos a quienes se les ocurrió esa idea, el primero que debió reaccionar y oponerse a tal ilegalidad, que atenta contra las finanzas de Pdvsa, era el Presidente de la República, pero no lo hizo.

–Los desembolsos que hace el BDC entran al Bandes, ¿este organismo no queda exento de cumplir con los trámites de la ley de endeudamiento porque es un ente autónomo?

–En absoluto. Esa fue una decisión del Ejecutivo nacional y se dio en el marco de una negociación y un compromiso entre la República de Venezuela y la República de China. En el punto de cuenta, el ministro Ramírez le menciona al Presidente, como una gran cosota ­que yo considero gran desfachatez­ las ventajas del Fondo Chino como el que puede administrarse al margen del Tesoro Nacional, y olvida que la unidad del Tesoro es un mandato de la Constitución que no puede romperse.

–¿Usted da por sentado que el punto de cuenta es totalmente cierto?

–Los ministros no han podido desmentirlo porque saben que es fidedigno. Cuando vemos cómo Jorge Giordani y Rafael Ramírez han incurrido en contradicciones, para nosotros es más claro que hay un problema de fondo sobre el cual la Fiscalía, la Contraloría y la Asamblea Nacional tienen que actuar de inmediato; y al Tribunal Supremo de Justicia le corresponderá conocer el recurso que llevaremos en el futuro inmediato para la declaratoria de nulidad, por inconstitucional, de esta operación que el Gobierno denomina Fondo Chino.

–Ese acuerdo fue aprobado por la Asamblea Nacional cuando la presidía Cilia Flores, ¿eso no le da el marco de legalidad?

–No. Esa operación pasó por esa Asamblea Nacional ­que era absolutamente roja rojita, salvo por pocas voces disidentes­ para tratar de lavarle el rostro a una operación ilegal, pero existe el principio jurídico de la no retroactividad, y no se podía aprobar algo en 2010 para enderezar lo que se comenzó a hacer mal desde 2007.

–¿Qué posibilidad ve de solicitar un recurso de nulidad en el TSJ si la oposición insiste en que el Poder Judicial está sujeto al Presidente?

–Tenemos la obligación de cumplir con todas las formalidades. Primero, ir al Tribunal Supremo de Justicia a solicitar la nulidad por inconstitucionalidad; y segundo, exigir a la Fiscalía que realice una investigación para que determine las responsabilidades penales que recaerían sobre los funcionarios de la República, desde el Presidente para abajo. Ha sido el Presidente quien ha dado las órdenes que afectan la viabilidad financiera de Pdvsa.

No comments:

Post a Comment