Tuesday, November 29, 2011

CHILE: TRIUNFO DEL GOBIERNO CHILENO AL PAOROBAR PRESUPUSTO EDUCACIONAL

OPOSICIÓN ATÓNITA

EVA VERGARA

El gobierno se anotó un gran triunfo en la Cámara de Diputados al lograr el lunes, con la ayuda de tres diputados independientes, la aprobación por 58 a 55 votos de la partida educacional del Presupuesto 2012, pese a la tenaz resistencia del movimiento estudiantil y de la resistencia de la oposición de centroizquierda.

La partida para el sistema educacional del 2012 contemplaba inicialmente $11,650 millones inicial, y luego de intensas negociaciones con la oposición, aumentó a $12,070 millones , que son considerados insuficientes por la disidencia y los estudiantes y rectores universitarios.

La aprobación del presupuesto en el ítem de educación representa una gran derrota para decenas de miles de estudiantes universitarios y secundarios de la enseñanza pública, que hace siete meses iniciaron multitudinarias protestas, tomas de escuelas y campus, protagonizaron paros nacionales y 42 marchas en demandas de gratuidad y calidad en el sistema.

Al concluir la votación, los ministros de Educación, de Hacienda y de la Presidencia, se daban la mano y palmadas en la espalda en señal de felicidad, mientras los diputados oficialistas se abrazaban y aplaudían.

“Me siento muy orgulloso de que vamos a tener un Presupuesto potente, avanzando lo que no se había hecho en muchos años en materia de becas y muchos otros temas que se han abordado”, declaró exultante el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Las caras de muchos diputados disidentes eran de incredulidad. Algunos, como Osvaldo Andrade, presidente del Partido Socialista, ni siquiera atinaba a moverse de su asiento.

Camilo Ballesteros, presidente de la pública Universidad de Santiago, presente en la sala de la Cámara de Diputados, declaró que “es una vergüenza que parlamentarios después de siete meses de movilizaciones, después de que miles de chilenos se han manifestado y han dicho que quieren cambios, hoy día estén legislando por dar continuidad a un sistema educacional que no resiste”.

Advirtió que las movilizaciones continuarán el próximo año.

Este escenario “nos deja inquieto ante el futuro que se viene para nuestros compañeros. Hoy vendieron al movimiento”, declaró el dirigente universitario Gastón Urrutia.

La partida para educación fue aprobada el viernes último, sin inconvenientes porque la oposición se abstuvo de votar.

La fallida estrategia opositora era que el presupuesto fuera devuelto a la Cámara, que inicialmente lo había rechazado. Confiaban en que nuevamente frenaría la partida, lo que obligaría a trasladarlo a una comisión mixta, en la que pensaban ejercer las últimas presiones sobre el gobierno para lograr mayores aportes.

En los planes opositores no figuraba el que el gobierno lograría convencer a tres diputados independientes, uno de ellos René Alinco, un socialista que renunció este año esa colectividad.

El diputado socialista Carlos Montes, uno de los negociadores de la oposición en la comisión educacional, declaró que “los defensores de la educación de mercado” hoy están contentos.

Un estudio comparativo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), integrada por los países desarrollados más México y Chile, estableció que la enseñanza universitaria chilena es la más cara del mundo después de Estados Unidos.

El informe indica que el aporte estatal a las universidades públicas es de sólo un 15% y el resto es aportado por las familias, que se endeudan con créditos bancarios que, hasta este año, eran recargados con un interés de un 6%.

Un proyecto tramitado en el Congreso rebajará el interés a un 2% y otra norma reprogramará las deudas de 110.000 alumnos morosos en sus pagos a los grandes bancos. Ambas están entre las pequeñas conquistas del movimiento estudiantil, que aspiraba a mucho más como, por ejemplo, a que las becas a los estudiantes más pobres alcanzaran para pagar completas las mensualidades o aranceles, cuyo valor real es superior al cubierto por el beneficio.

Desde el inició de las movilizaciones estudiantiles, apoyadas por un 67% de la ciudadanía, la popularidad del presidente Sebastián Piñera se derrumbó a un 21% y en un mes apenas remontó a un 30%, mientras el respaldo a la oposición --que había prometido a los estudiantes no legislar “entre cuatro paredes”, cayó a un inédito 14%.

No comments:

Post a Comment