Wednesday, November 23, 2011

ARGENTINA: Y EL TERCER VAMPIRO

Pero la edición de hoy 23/11/2011, como digo, es paradigmática de ese sistema nefasto de "desarme moral" frente al crimen de lesa Patria que estamos viviendo.

"FUERTE GESTO CONCILIADOR DE LA PRESIDENTA A LOS EMPRESARIOS", es su título de tapa. Y sigue la crónica de una beatería oficialista inaudita acerca de lo ocurrido ayer en la 17ma. Conferencia Industrial, realizada en el Hotel Hilton a la cual asistieron 900 empresarios.

"Al presidente de la Unión Industrial (UIA) -empieza diciendo- le temblaron los labios de emoción. José Ignacio de Mendiguren acababa de escuchar a Cristina Kirchner decir palabras que los empresarios esperaban desde hacía más de un año y empezó entonces, él solo, un aplauso que enseguida siguió todo el auditorio y que sonó más sincero que otras veces" (loc. cit pag 1)

Las palabras de la Sra. Kirchner no fueron más que opiniones sin que estuvieran acompañadas del anuncio de ninguna medida de gobierno concreta, y contradicen frontalmente varios actos de prepotencia oficial, entre otros, los del Sr. Moreno, como el cierre de exportaciones de carne(que ha casi destruido nuestra tradicional ganadería) , la regulación arbitraria de las de trigo, las retenciones abusivas a la exportación de los productos del campo, la persecución a los ahorristas, el repudio de la deuda pública, el desprecio de las sentencias dictadas en favor de los jubilados, la miseria generalizada, los subsidios "no-trabajar" que restan mano de obra a las pequeñas industrias y fomentan la vagancia, el deficit enrgético, los precios enormes pagados para importar gas y petróleo que encarecen la industria, la continua extorsión sindical con medidas de fuerza no reprimidas, la inseguridad jurídica más desoladora, etc. etc. etc.

Pero esos empresarios adulones le dieron pie a "La Nación" para un palabrerío más de los que a diario y en forma contradictoria nos propina la usurpadora, en el discurso de una estadista dispuesta a modificar el rumbo socialista de su tiranía.

* * *

A eso mismo contribuyó, en el mismo diario y el mismo día en la página de las colaboraciones destacadas, el camaleón Joaquín Morales Solá, “periodista estrella” de ese diario, con su artículo titulado. "Quién es Cristina" (pag. 19).

Este plumífero exitoso escribió no una semblanza sino una hagiografía de la Sra. Kirchner capaz de avergonzar a un molusco. Como habitualmente escribe asbtrusas elucubraciones sobre las combinaciones y descombinaciones políticas de los personajes gubernamentales que pueden ser interpretadas como una cierta crítica, ha sacado también, inmerecidamente, patente de opositor. Por eso esta pieza adulatoria es más apta para ser tomada como sincera y veraz, cuando es obvio que ha sido pagada de alguna manera.

El 5 de Agosto del 2007 hizo algo parecido, en la pag. 1 del mismo diario y en vísperas de la elección presidencial de ese año, y escribí un artículo el 7 del mismo mes (nro 801 de LBM) bajo el título. "Morales Solá, ¿está vendido o no entiende?". Es decir.el hombre es reincidente y "La Nación" también.

En esta nueva muestra de sumisión elogia de todos los modos posibles a la Sra. Kirchner hasta el punto de que justifica su fortuna de dudoso origen -al mejor estilo de Oyarbide- y la forma desaforada en que la gasta:

"Cristina es de gustos caros. Aún vistiendo el color de las viudas, nunca abandonó su decisión de ser una mujer elegante. *Sí, gasto en cosas que me hacen sentir bien. Es mi plata y la tengo toda en blanco*"-

En una pincelada, como al pasar, Morales Solá dice varias cosas elogiosas: que es una mujer elegante, que las cosas que le gustan y que compra en sus numerosos viajes a Europa y los EEUU están bien empleadas, que la plata con que paga no es robada sino que es de ella y que no tiene ni un centavo de plata en negro, o sea, que "sólo" tiene los $70.000.000 de su última declaración jurada del 2010, en la que reveló un incremento patrimonial de más del 250% desde los $28.000.000 que declaró en el 2008 (que ya era un incremente no despreciable del 466% desde los $6.000.000 que informó la pareja en el 2003 al usurpar la presidencia y un crecimiento de un 1.166% desde el 2003 al 2010).

El tinterillo triunfante no tiene empacho en tragarse este sapo y el sobreseimiento que en pocos días le concedió Oyarbide por este enriquecimiento inexplicable, junto con varias otras cositas que todos saben, para adoptar sin crítica la justificación de los rumbosos gastos de la líder de los "descamisados", con lo cual las señora y los señorones que leen "La Nación" se sienten confortados.

Entre varias otras frases que sería largo analizar, dice que es un "oradora profesional", que es una "amante del estricto protocolo", que siendo "hija de una familia humilde de La Plata parece haberse propuesto no volver a ser pobre nunca más" y era "tan linda también, que rajaba la tierra". Está "decidida a escalar hasta las cimas donde no han llegado ni siquiera los retoños de la alta burguesía o de la aristocracia vernáculas...y hasta ahora ha conseguido todo lo que se ha propuesto", (o sea, es un genio). Y eso sin que haya eminencias grises por detrás pues todos los planes políticos, proyectos e ideas son suyos y de nadie más y no delega poder en nadie.

Ama la "estética" y por eso ha nombrado ministros "de buena presencia". No es peronista sino "evitista", "no reconoce errores porque no podría permitirse el error jamás", (o sea es omnisciente), tiene buen gusto y "detesta el mal gusto menemista". Además, es admiradora de Alemania y de la China (M.Solá omite mencionar su cariño por Fidel Castro, por Chavez, por Correa, por Zelaya de Honduras, a quien acompañó en su intento ilegal de retorno a su país del que fue expulsado por usurpador y ladrón)

"El poder es ahora su obsesión, después de haber sido su ambición", termina escribiendo el autor.

* * *

Ahora bien: todo eso es mentira. No tiene ideas propias, es caprichosa, deshonesta, de mal gusto, charlatana, izquierdista, atea, de ideas inmorales, inescrupulosa, la plata que gasta no es de ella. Eso de que "no repara en gastos cuando se trata de de darse todos los gustos en vida" (cita M. Solá) es de un chocante rastacuerismo y en todo caso revela que no le importa un bledo de los pobres que se mueren de hambre en el Norte profundo, ni de los enfermos que no son atendidos en los hospitales en ruinas, ni de las víctimas de la delincuencia (ahora, hasta niños de 8 y 12 años) por falta de policía que las proteja, etc. etc. etc.

Le aseguro, estimado lector, que hoy a la noche, cuando las señoras y los señorones que leen "La Nación", hayan terminado de leer la edición de este día 23/11/2011, se irán a dormir con la sensación de que, al fin y al cabo, las cosas no andan tan mal, que Cristina es admirable, que está bien donde está y que a los "profetas de desgracias" como ese tipo de "La botella al mar" es mejor dejarlos que se cocinen en su propia salsa y no darles la menor importancia. Por eso me aconsejaba el taxista “no hacerse mala sangre”. ¿Para qué si la maniobra es casi perfecta y no hay manera de hacer pensar a quienes que no quieren pensar?

¿Que le juego que muchos de los que tengan la paciencia de leer este artículo dirán que “es demasiado largo”, en vez de concluir, como sería de esperar, que “es demasiado triste”?

Cosme Beccar Varela

No comments:

Post a Comment