Monday, October 24, 2011

BRASIL: ENORME CORRUPCIÓN

Brasil: la corrupción roba $37,000 millones en ocho años

Al menos 67,000 millones de reales ($37,700 millones) fueron desviados de las arcas públicas brasileñas entre el 2003 y el 2010 a raíz de casos de corrupción, indicó el domingo el diario O Globo, citando cifras de la Defensoría General de la Unión (DGU, estatal).

La institución, encargada de cobrar a los deudores, indicó que sólo pudo recuperar en esos ocho años 1,500 millones de reales ($845 millones), o sea 2.34 reales de cada 100 robados.

La revista Veja publicó el sábado estimaciones de la poderosa Federación de Industrias del estado de Sao Paulo (Fiesp) con cifras incluso más impresionantes: 720,000 millones de reales (casi 406,000 millones) habrían sido desviados de los cofres públicos en los últimos 10 años.

El dinero equivale a un 2.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país por año, precisó Veja.

O Globo cita como ejemplo el caso del ex senador Luiz Estevao (PMDB, Partido del Movimiento Democrático Brasileño, centro), condenado en el 2001 a devolver 900 millones de reales, en valores actualizados, y que hasta hoy sólo devolvió 54.9 millones al Estado.

Por ley, las acciones no prescriben, pero muchos acusados transfieren patrimonio a terceros, precisó el periódico.

Cuatro ministros del gobierno de Dilma Rousseff se vieron obligados a renunciar en 100 días tras ser acusados de corrupción. Un quinto ministro, el de Deportes, Orlando Silva, a cargo de los preparativos de la Copa del Mundo-2014 y de los Juegos Olímpicos de Rio-2016, fue acusado de corrupción la semana pasada y es investigado por la justicia y la policía.

El pastor evangélico David Castro, fundador de una iglesia que obtuvo en el 2006 unos $676,000 del ministerio de Deportes para realizar actividades de educación física con niños pobres, dijo al diario Folha de Sao Paulo que funcionarios de la cartera le exigieron un soborno de 10 por ciento para el Partido Comunista de Brasil (PCdoB), al cual pertenece Silva.

Según Castro, el convenio no fue renovado porque no pagó el soborno.

El ministerio de Deportes negó las acusaciones en un comunicado, dijo que el diario “repite acusaciones sin pruebas” y que el pastor Castro “está envuelto en irregularidades” y debe retornar al Estado recursos desviados del convenio.

A su vez, el diario O Estado de Sao Paulo afirmó que accedió a documentos que muestran que la esposa de Silva recibió unos $24,500 de dinero estatal hace menos de un año a través de la ONG Via BR, dirigida por miembros del PCdoB, que la subcontrató.

“Este ministerio y su titular no obedecen a intereses partidarios o personales para celebrar convenios”, afirmó el ministerio de Deportes en otro comunicado de respuesta al diario Estado.

Silva fue acusado por un policía afiliado al PCdoB y propietario de asociaciones de kung-fu que tenían convenios con el ministerio de desviar hasta $23 millones de las arcas públicas hacia ONG vinculadas con el PCdoB, y de recibir sobornos en el garaje del ministerio, en un artículo publicado por la revista Veja la semana pasada.

El policía fue detenido en el 2010 por presunto desvío de recursos del ministerio de Deportes y liberado poco después.

Veja reproduce grabaciones entre el policía, Joao Dias Ferreira, y dos supuestos asesores de Silva, que le aconsejan qué hacer para que la investigación sobre el desvío de dinero sea archivada, lo cual sucedió unos días después.

Tras reunirse con el ministro el viernes de noche, Rousseff decidió mantener en su cargo a Silva.

El gobierno “no condena a nadie sin pruebas”, dijo Rousseff en un comunicado. “No vamos a aceptar que alguien sea condenado sumariamente”, añadió.

Silva volvió a negar todas las acusaciones este sábado en una columna en Folha de Sao Paulo.

“No hubo, no hay y no habrá pruebas de lo que me acusan, simplemente porque se trata de una farsa”, afirmó el ministro, que ha pedido ser investigado por la policía y la justicia.

La salida del gabinete de cuatro ministros en 100 días y una serie de escándalos en el Congreso han inspirado multitudinarias protestas convocadas a través de las redes sociales, en reclamo de una “limpieza” en la administración pública.

Rousseff es sin embargo percibida como una presidenta que ha buscado enfrentar la corrupción con mayor determinación que su predecesor Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), y goza de una popularidad de más de 71 por ciento.

Los escándalos en el gabinete y en el Congreso han inspirado en Brasil multitudinarias protestas convocadas a través de las redes sociales, en reclamo de una “limpieza” en la administración pública.


No comments:

Post a Comment