Thursday, September 29, 2011

CUENTOS DESDE LA CRIPTA VENEZOLANA: EL CÁNCER Y LA MANCHA

AYER Y HOY

Angélica Mora

Nueva York

Apuntes de una Periodista

Ok, me han pedido un nuevo Cuento y aquí va:

Erase una vez, un país en ruinas, a pesar de su mucha riqueza.
El Rey había despilfarrado todo y ya casi no le quedaba dónde poder echar mano.

Los súbditos del monarca languidecían por falta de todo lo esencial y pese a que se agrupaban de vez en cuando, formando entidades políticas, no lograban "llenar el quorum" para realmente solucionar los problemas de sacar pacíficamente, mediante votos honestos, al reyezuelo del trono.

¡Ah!, porque el Rey quería gobernar "per sécula seculorum, amén" y jugaba a llamar a elecciones, sin tener la más mínima intención de entregar el poder.

Tenía países aliados -con gobernantes astutos y corruptos como él- que tampoco querían perder el coroto que les significaba recibir ayuda constante y que les permitía sobrevivir sus propias rebeliones, mínimas, pero que existían.

Los reyes de estos países -que en realidad eran un Clan- asesoraban muy bien al Monarca, porque lo querían ahí, atornillado en su Palacio, para sus beneficios particulares.

Estudiaron todo el asunto de la Perpetuidad en el Poder a fondo y decidieron intensificar en los súbditos el temor a lo desconocido. Para ello hicieron popular el dicho de "Más vale un Diablo conocido..."

Asimismo, contaban con los enormes pagos otorgados a los vasallos que cuidaban militarmente el Palacio.

De pronto corrió por todo ese País de las Maravillas la noticia que el Rey estaba enfermo.

Esa información trastornó al pueblo y a los habitantes de las comarcas vecinas.

Viendo el impacto, el Rey jugó con el tema como con un "yo-yo".

Era divertido ver como causaba zaperoco con sólo llamar a sus allegados para que corrieran nuevos rumores del desarrollo de su enfermedad.

Hasta le apareció una mancha de mariposa al cuello de la que todo el mundo por último hablaba. ( ¿Tatuaje de algún espíritu?)

Sin embargo, le crecía de nuevo el pelo, sin rastros de parches en la piel del cráneo, que hubieran asegurado que realmente tenía la enfermedad que con tanto éxito proclamaba.

Engordó mucho, pero eso (comentaba la oposición) era porque tenía toda clase de alimentos a su alcance, mientras el pueblo pasaba toda clase de necesidades.

Y Colorín Colorado... este Cuento no se ha acabado.

photo

ANEXO FOTOS DE LA MANCHA, PARA VERACIDAD DEL CUENTO

Mancha1

MANCHA6

MANCHA7
Fotos La Patilla

No comments:

Post a Comment