Tuesday, September 27, 2011

CHILE: FLOJERA O POLÍTICA

Image Detail

Chile: estudiantes aceptan dialogar con Gobierno pero sin retornar a clases

La Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) aceptó este martes instaurar una mesa de negociación con el gobierno pero sin llamar a retornar a clases y manteniendo las movilizaciones como medida de presión, tras casi cinco meses del estallido de las protestas en favor de una educación pública de calidad y sin lucro.

Al final de un extensa reunión que se alargó por casi 10 horas, la Confech -que reúne a 25 federaciones de estudiantes de las principales universidades del país- resolvió aceptar la propuesta de diálogo del gobierno, pero haciendo un llamado a no iniciar las actividades del segundo semestre académico y ratificando la convocatoria a paro nacional para este jueves.

“Seremos parte de este espacio (de diálogo) para continuar nuestra lucha constante por la gratuidad de la educación chilena y su democratización, como ejes centrales para construir un sistema público de calidad”, dijo uno de los voceros de la Confech, Giorgio Jackson, en conferencia de prensa.

“El inicio de este diálogo no condiciona nuestra forma de movilización. El regreso a las actividades académicas dependerá de la voluntad que el gobierno tenga para responder efectivamente a las demandas del movimiento y, a su vez, las determinaciones que cada comunidad educativa decida de manera autónoma”, señaló por su parte la dirigente estudiantil Camila Vallejo.

“Bajo el actual contexto, llamamos a no iniciar las actividades correspondientes del segundo semestre mientras no veamos esa voluntad traducida en avances concretos por parte del ejecutivo”, agregó Vallejo, portavoz también de la Confech.

Unos 250.000 escolares y varios miles de estudiantes universitarios completan casi cinco meses sin clases producto de la paralización u ocupación de sus colegios y universidades.

La semana pasada, el gobierno señaló que del total de escolares movilizados unos 70.000 perderían su año escolar, por no haberse inscrito en un programa especial de estudios diseñado especialmente para enfrentar esta coyuntura a través de tutorías por internet o clases parciales en diferentes dependencias públicas.

A nivel universitario no existe sin embargo una cifra oficial de afectados, pero la situación es crítica en varios planteles públicos, que además están al borde de la insolvencia porque al estar paralizados sus estudiantes han dejado también de pagar sus aranceles.

En su declaración de este martes, la Confech señaló que pedirán también al gobierno transparentar la partida de Educación en el Presupuesto de la Nación 2012, que debe ser introducido al Congreso a más tardar este viernes.

“Planteamos la importancia de que el gobierno transparente, previo a su lanzamiento, las prioridades y el detalle para dicha ley para el año 2012, específicamente el ítem de la cartera de educación”, señaló Vallejo.

La posibilidad de crear finalmente una mesa de negociación se allanó luego de que el gobierno del presidente Sebastián Piñera flexibilizara el fin de semana su postura al aceptar algunas exigencias planteadas por los estudiantes, entre ellas retirar la urgencia a la tramitación de dos proyectos de ley sobre educación enviados al Congreso sin consensuarlos con los estudiantes.

Los proyectos rebajan de 5,6 a 2% el interés de un crédito privado avalado por el Estado al que recurren hoy los universitarios para pagar los aranceles, y también permiten la renegociación de la deuda de unos 110.000 estudiantes morosos, con una deuda media de unos 5.000 dólares.

Hasta ahora el gobierno se negaba a aceptar esta exigencia, aunque había accedido a transparentar el diálogo a través de la realización de actas y a fiscalizar con mayor rigor la obtención de beneficios por parte de universidades privadas, prohibidos en la legislación pero vigentes de hecho.

Las protestas estudiantiles estallaron a inicios de mayo, en reclamo de una educación pública gratuita y de calidad en un país con uno de los sistemas más segregados del planeta, producto de las reformas liberales impuestas por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

El reclamo de los estudiantes cuenta con un alto apoyo ciudadano, de entre 75% y 80% y al mismo tiempo ha reducido la popularidad del presidente Piñera a entre 22% y 26%, de acuerdo con varios sondeos.

En más de cuatro meses de conflicto, los estudiantes han protagonizado multitudinarias marchas, consideradas las más masivas desde el retorno a la democracia tras la dictadura de Augusto Pinochet, en 1990. La última de ellas se realizó el pasado jueves en Santiago con la asistencia de unos 60.000 estudiantes.


No comments:

Post a Comment