ALTO

LA SALUD DE LOS COMANDANTES:

La salud de Fidel Castro se complica, por enésima vez, y esa habría sido la razón por la que el presidente Hugo Chávez decidió no ir a Cuba para seguir con su tratamiento de quimioterapia e internarse en el Hospital Militar “Carlos Arvelo” de Caracas para su cuarta dosis de la misma.

Los fármacos recomendados en el protocolo clínico que dictaron los médicos cubanos y el galeno español que trata a Fidel -no los venezolanos ni los brasileros- están aquí desde que se comenzó la asistencia al enfermo de cáncer que viene insistiendo que “tuve cáncer y ya no tengo”, “estas quimioterapias son preventivas”, “Fidel me dijo que no tenía ninguna célula nueva contaminada” y otras frases más haciendo ver que su salud mejoró notablemente y que él está seguro de haber vencido la enfermedad.

Como todo en este gobierno respecto a la información -y mucho más en este caso desde que el presidente se operó en La Habana el pasado 10 de junio de un absceso pélvico- ha de hacerse de manera extra oficial haciendo una cuasi labor de espionaje entre los ministros, los militares, los médicos cubanos y hasta entre sus amigos presidentes de Brasil, Argentina, Ecuador, Nicaragua y Bolivia para ir atando los cabos de la enfermedad en “el más impaciente paciente” como lo definió el propio Fidel Castro, convertido en su médico de cabecera. Nuevo rol para quien ya era padre, mentor, asesor y mejor amigo del caudillo barinés.

El pasado domingo 21 de agosto nos enteramos, y así lo compartí con mis seguidores en Twitter, que el ex presidente cubano había sufrido algunos momentos de inconsciencia. Ello disparó las alarmas en Chávez quien pensó en viajar a la isla con la excusa de otra aplicación de las dosis de quimioterapia y a eso se debió la noticia que circuló esa tarde sobre una petición a la Asamblea el lunes 22 para que le dieran permiso al presidente para viajar a Cuba.Ese mismo domingo Fidel tuvo una reacción positiva y se recuperó del estado comatoso en que pasó varias horas. Tras esa noticia al día siguiente no se formalizó el pedido de permiso para el mandatario venezolano.

Esta semana, Castro volvió a recaer y ha venido siendo tratado de una infección dentro del muy moderno complejo habitacional donde vive y en el que fue instalada una sala de emergencia hospitalaria, así como una unidad de cuidados intensivos, tras su grave crisis de salud en el año 2006 que lo obligó a retirarse de la presidencia cubana y entregar la misma a su hermano Raúl tras 49 años en el mando.

Fidel estaría en la UCI de su casa bajo estricto tratamiento y con la permanente vigilia de su familia más próxima.

Las preguntas que surgen: ¿No se deberá a esta situación inesperada que el comandante criollo decidió aplicarse la quimioterapia en Caracas y no en La Habana como ya lo hizo en julio y agosto? y ¿Habrá pensado que si Fidel esta delicado de salud todo el equipo médico que allá ha estado cuidándolo a él -supervisado y dirigido por el octogenario- estaría abocado al cuido de su mentor?

Todo es posible… Recordemos solamente que Fidel ha estado a punto de morir varias veces, pero no tantas como han circulado en estos cincuenta años de su poder omnipresente. Seguro estoy que en días hará otra de sus apariciones triunfalistas. ¿O no? Todo esto se aclararía si no hubiera ese veto a la verdad informativa que caracteriza a los dos regímenes hermanos…

MEDIO

TREN VARADO:

Recibo este informe sobre el tan cacareado proyecto ferroviario del gobierno bolivariano:

“…entró en crisis debido a las excesivas apetencias de los chinos, a la burocracia sindical, a la conocida mediocridad del “tren gubernamental” y, por supuesto, a la corrupción roja rojita. Sucede que este plan- cuyo costo pasa los 7.500millones de dólares- estaría a punto de hacer aguas debido a una serie de hechos que impiden su ejecución. Por ejemplo, en la población de Zaraza-estado Guárico- debía construirse uno de los más importantes tramos del tren que se basa en uno de los convenios firmados entre los gobiernos de Beijing y Caracas y cuyo principal promotor -después de Chávez- es el incombustible funcionario Diosdado Cabello cuando sus tiempos de “superministro”. Allá en Zaraza, por poner un ejemplo, la empresa constructora “Banpe” comenzó el retiro de toda su maquinaria -subcontratada por los chinos- ya que los asiáticos tratan de imponer criterios y parámetros que rayan en la violación de la ley, en especial todo lo relativo al trabajo. De la misma manera, el gobierno rojo-rojito se hace el loco con los desmanes de los asiáticos que pagarían jugosas comisiones para hacer lo que les venga en gana. Sin embargo, el problema se le complicó a los amarillos debido a que entre sus planes, contando con la vista gorda de los funcionarios gubernamentales, estaba traerse obreros chinos para trabajar en Venezuela dejando en la estacada a los nacionales. Esto trajo como consecuencia que los sindicatos- sobre todo los no tan bolivarianos, aunque ya todos se pliegan- comenzaran una disputa con los empresarios amarillos que mantiene paralizada la obra. Dicho conflicto ha generado conductas de saboteo, de destrucción de equipos y cada día que pasa el ambiente se torna delicado. Algo similar también estaría sucediendo por los lados del centro del país, aunque en esa zona la cosa no ha pasado a mayores. Para ejemplarizar lo que sucede en Guárico, te comento que con el desarrollo de los acontecimientos, se daña una máquina cualquiera y mientras traen el repuesto para refaccionarla pueden pasar semanas y hasta meses. A todo esto agrégale que las disputas trascienden a lo laboral ya que si los contratistas no pagan a los obreros se arma la de San Quintín y los chinos ante los conflictos tampoco le pagan a sus subcontratados lo que vuelve todo un círculo vicioso…”.

Hasta aquí el memo enviado. En definitiva, al tren de “la revolución” parece que lo hundirá el submarino de Giordani.

Adicionalmente hablan de los campamentos con traíleres hacinados de chinos que muestran una fea cara para el ambiente, la vida en conjunto con las comunidades y otras menudencias. Añádale a esto la serie de asaltos y robos en los diferentes campamentos de constructores de esas obras en todo el país. Sin hablar de los criminales que con antecedentes penales descubrieron el gran negocio montando sindicatos de construcción vestidos de rojo. A ellos se deben los crímenes en Guayana, Barinas y otras localidades…

BAJO

ORO:

Para que no se les abran demasiado las agallas a los rojos tengo un presupuesto normal para el traslado de 211 toneladas de oro desde Londres a Caracas, en aviones fletados, no de aerolíneas comerciales. Con un costo por kilo de $ 23.34 tendrían que hacerse 17 vuelos con 13 toneladas cada uno en 2 Antonov diarios. Costo por vuelo de $ 290.000. Un total aproximado de $ 4.925.000. Nunca las cifras de las que hablan (¿por negocio rojo?) de 300 millones de los verdes…